Grupo Radio Centro

Complete News World

Si tiene síntomas respiratorios, vaya al TRIAGE de su Unidad de medicina familiar: IMSS

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla informa que todas sus Unidades de Medicina Familiar (UMF) tienen módulos especiales (TRIAGE) para atender a pacientes sospechosos de estar infectados con COVID-19. Hasta la fecha, se han tomado aproximadamente siete mil muestras de los beneficiarios, con resultados positivos y negativos.

Durante la emergencia de salud, se recomienda a la población general que controle su estado de salud, y si presentan tos, fiebre o dolor de cabeza, se recomienda ir a su UMF; El médico especialista determinará si es necesaria una recolección de muestra, dijo el coordinador asistente de Vigilancia Epidemiológica en Puebla, Nataly Tlecuitl Mendoza.

Hizo hincapié en la importancia de saber que no todos los pacientes son candidatos para el muestreo, ya que los grupos prioritarios son personas mayores de 65 años, mujeres embarazadas, pacientes con enfermedades crónicas, con VIH o algún factor de comorbilidad.

Independientemente de si se realiza o no la prueba, los médicos son responsables de dirigir a los pacientes sospechosos de COVID-19, que deben mantenerse en casa bajo protocolos de aislamiento, durante 14 días para evitar la propagación del virus.

Además, es de gran importancia que los beneficiarios sepan que las pruebas realizadas por el IMSS son pruebas de diagnóstico que detectan un fragmento del material genético de un patógeno (PCR) y que no se realizan pruebas rápidas.

El médico enfatizó que se está trabajando para mejorar los tiempos de entrega de los resultados; Actualmente hay un promedio de tres a cuatro días, desde la fecha de muestreo, para informar el resultado a los pacientes.

Por último, Nataly recomendó continuar con el uso de máscaras faciales, el lavado constante de manos y el uso de gel de alcohol, ya que con estos mecanismos es muy fácil mantener una salud estable y evitar el contagio de esta y otras enfermedades.

READ  Los análisis de sangre podrían diagnosticar daño cerebral en recién nacidos