Grupo Radio Centro

Complete News World

Las protestas estallan después de que los insultos del rapero llevaran a la cárcel

LLEIDA, España (AP) – El martes por la noche estallaron violentas protestas callejeras en algunas ciudades españolas tras el arresto de un artista de rap que se atrincheró en una universidad con decenas de seguidores para evitar la cárcel y describió su caso como una lucha por la libertad de expresión.

En Barcelona, ​​varios miles de manifestantes prendieron fuego a papeleras y arrojaron piedras a la policía. Varias tiendas y un banco resultaron dañados en medio de escenas caóticas en una de las calles principales de la ciudad. Se produjeron protestas menores en Valencia y Palma de Mallorca, informaron medios españoles.

Un enfrentamiento de 24 horas entre la policía y el rapero español Pablo Hasél terminó el martes cuando los agentes antidisturbios arrestaron al artista poco después del amanecer y lo escoltaron fuera del edificio del rectorado de la Universidad de Lleida. Él y más de 50 simpatizantes se encerraron en el interior de la universidad en la región noreste de Cataluña el lunes al mediodía.

Hasél fue enviado a prisión, donde está a punto de cumplir una condena de 9 meses por insultar a la monarquía y glorificar el terrorismo.

La barricada universitaria fue el último esfuerzo del rapero para evitar cumplir su condena y llamar la atención sobre lo que dice es una campaña por la libertad de expresión. Ha enfrentado críticas y acciones legales por algunas de sus declaraciones, incluidas las relativas a la monarquía y la necesidad de resistencia armada.

“¡Ganaremos! ¡No nos doblegarán con toda su represión, nunca!”, Dijo el rapero de 32 años, pasando frente a las cámaras de televisión.

El caso de Hasél, cuyo nombre al nacer es Pablo Rivadulla Duró, ha ganado cada vez más atención en España, con muchos ciudadanos, artistas, celebridades y políticos mostrando su apoyo y exigiendo un cambio en la llamada “ley mordaza” del país. “. “

READ  El spin-off de `` Bird Box '' en preparación en España por la productora de `` The Batman ''

El gobierno de coalición de izquierda de España también anunció inesperadamente la semana pasada que enmendaría el código penal del país para eliminar las penas de prisión por delitos relacionados con la libertad de expresión. No mencionó específicamente a Hasel ni estableció una línea de tiempo para los cambios.

El rapero no es ajeno a la controversia. Con una obra artística que incluye canciones con una fuerte crítica antisistema, ha visto crecer su notoriedad entre el público en general español con cada encuentro con las autoridades.

Habiendo sido acusado al menos cuatro veces por asalto, elogio de grupos extremistas armados, allanamiento de locales privados o insultar a la monarquía del país, fue sentenciado en 2014 a una pena de prisión condicional de 2 años. Pero en un nuevo caso juzgado en 2018, los jueces le dieron una sentencia reducida de 9 meses tras las rejas por una canción sobre el ex rey Juan Carlos I y 64 tuits que publicó entre 2014 y 2016.

Los tuits se situaron a caballo entre la opinión y los llamamientos a una insurgencia violenta, con varias menciones a ETA y Grapo, dos grupos armados extremistas que ahora han desaparecido en España. En la canción, Hasél rapeó sobre la corrupción vinculada al ex monarca, pero también se refirió a él como esposa baterista, borracha, cabeza de una mafia y usuaria frecuente de la prostitución.

La Audiencia Nacional española rechazó este lunes su último recurso para mantenerlo fuera de prisión. Los jueces dijeron que la condena se dictó después de una sentencia suspendida y que los infractores debían cumplir una condena en la cárcel si recaían.

READ  Con motivo de su 25 aniversario, 'DDLJ' llega a los cines de España

Salvar a Hasél de la cárcel, dijo el tribunal, “discriminaría” a otros convictos, y agregó que la campaña en torno a su caso podría usarse para cambiar las leyes en el parlamento, pero que los tribunales deberían aplicar el código penal existente.

“No permitiré que me digan lo que tengo que pensar, sentir o decir”, dijo Hasél a The Associated Press el lunes por la noche. “Me da un impulso extra seguir escribiendo las mismas canciones”.

Jordi Dalmau, jefe de policía de los Mossos d’Esquadara para el oeste de Cataluña, dijo que la detención de Hasél, que implicó el desmantelamiento de barricadas de oficinas y bancos que bloqueaban la entrada al edificio, se llevó a cabo “con normalidad” y que los militantes no habían resistido. El rapero se había negado la semana pasada a responder voluntariamente a una citación para comparecer en prisión.

Antes de ser arrojado a un coche de policía, gritó a los partidarios “¡Muerte al estado fascista!”

Más de 200 artistas, entre ellos el director Pedro Almodóvar y el actor Javier Bardem, firmaron una petición a favor del rapero la semana pasada. Amnistía Internacional señaló que el caso de Hasel fue el último de una serie de juicios de artistas y figuras de las redes sociales en virtud de la Ley de Seguridad Pública de 2015 introducida por un gobierno conservador.

Valtònyc, otro rapero condenado por motivos similares en 2018, huyó a Bélgica, donde las autoridades judiciales rechazaron la solicitud de extradición de España. Otros casos recientes han involucrado a titiriteros que difunden sátira política y blogueros que bromean sobre los asesinatos autoritarios del general Francisco Franco en 1939-1975.

READ  En la bañera y en lo natural, Camila Sodi se roba todos los suspiros

La propuesta de último momento del gobierno español para modificar el código penal de acuerdo con la ley es rechazada por la oposición conservadora y de extrema derecha.

Pero el arresto del martes también provocó una nueva tormenta política dentro de la coalición de izquierda gobernante liderada por los socialistas de su socio más pequeño, la extrema izquierda Unidos Podemos (Unidas Podemos).

“Cualquiera que se jacte de esta ‘normalidad democrática total’ y se considere progresista debería estar avergonzado”, tuiteó el partido el martes. “¿Van a cubrirse los ojos?” No hay progreso si nos negamos a reconocer los déficits democráticos actuales. “

__

Parra informó desde Madrid. Los periodistas de AP Renata Brito en Barcelona y Ciarán Giles y Aritz Parra en Madrid y contribuyeron a este reportaje.