junio 15, 2024

Complete News World

La inflación española vuelve a subir a medida que se fortalece la inflación subyacente | instantáneo

3 min read
La inflación española vuelve a subir a medida que se fortalece la inflación subyacente |  instantáneo
La inflación española vuelve a subir a medida que se fortalece la inflación subyacente |  instantáneo

La inflación española repunta hasta el 5,8% en enero, por una nueva aceleración de la inflación subyacente

La inflación española subió ligeramente hasta el 5,8% en enero desde el 5,7% de diciembre. Mensualmente, la inflación cayó un 0,3% respecto a diciembre. La inflación armonizada subió hasta el 5,8% interanual en enero, desde el 5,5% del mes anterior, y cayó un 0,5% intermensual. El aumento de la inflación general se explica principalmente por el hecho de que los precios de los combustibles aumentaron más y los precios de las prendas de vestir y calzado cayeron menos que en enero del año pasado. Por otro lado, una mayor desaceleración en la inflación de la energía ejerció cierta presión a la baja sobre la inflación general. La eliminación del subsidio estatal a los precios minoristas de los combustibles también habrá ejercido cierta presión a la baja.

Por otro lado, la inflación subyacente, excluyendo alimentos y energía, aumentó nuevamente, pasando del 7% el mes pasado al 7,5% en enero. La inflación subyacente continúa aumentando de manera alarmante, lo que demuestra que las presiones de precios subyacentes en la economía siguen siendo muy altas. Las cifras actuales también pueden estar sesgadas ya que este mes se actualizaron los pesos de los distintos componentes de la canasta de inflación y se realizaron varios cambios metodológicos. Habrá que esperar a las cifras definitivas por componentes para estimar el impacto de estos cambios.

La caída de los precios de la energía eleva la inflación subyacente

La tasa de inflación general se ve afectada por dos factores opuestos. Por un lado, los precios más bajos de la energía están ejerciendo cierta presión a la baja sobre la inflación general. Gracias al clima cálido del invierno, los inventarios de gas aún se encuentran en niveles muy altos a pesar de la reducción de las importaciones. Como resultado, existe un creciente optimismo de que podemos pasar el próximo invierno cómodamente, permitiendo que bajen los precios del gas y la electricidad. Por el contrario, las presiones de precios subyacentes en el resto de la economía siguen siendo muy elevadas. La alta inflación subyacente muestra que todavía existen muchos efectos de traspaso. La inflación de los alimentos también se mantiene obstinadamente alta. El número de productores de alimentos que planean subir aún más los precios apenas ha caído desde sus máximos. Otro factor es que el gobierno español ha puesto en marcha varios programas de apoyo para ayudar a las familias en esta crisis energética. Una desventaja de estas medidas es que pueden prolongar las presiones inflacionarias.

La fuerte caída en los precios de la energía está brindando cierto alivio a la inflación general, pero las presiones inflacionarias en el resto de la economía se mantienen en un nivel preocupante. A menos que los precios de la energía se recuperen con fuerza, los precios más bajos de la energía frenarán aún más la inflación general. La gran pregunta sigue siendo cuándo alcanzará su punto máximo la inflación subyacente. Las cifras actuales aún no indican un enfriamiento. Dado que la economía va mejor de lo esperado, también es más fácil para las empresas trasladar más aumentos de precios que si hubiéramos caído en una recesión severa. Esperamos que la inflación subyacente se mantenga obstinadamente elevada durante algún tiempo antes de que también comience su trayectoria descendente. Esto debería motivar al BCE a continuar con su ciclo de ajuste. El BCE no permitirá que sus decisiones de política dependan de la fuerte fluctuación de los precios de la energía. Probablemente también necesitemos ver una señal de una caída permanente en la inflación subyacente para que suavice su tono.