Grupo Radio Centro

Complete News World

La carrera por la vacuna Covid-19 se acelera

La carrera por encontrar una vacuna contra el coronavirus entró en una etapa final. Tres proyectos han comenzado la fase 3, que consiste en ensayos en masa: uno chino, otro británico y el último australiano, mientras que Rusia anunció que podría tener su vacuna lista para su comercialización próximamente, en octubre.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha registrado 140 proyectos y hay otros cincuenta no registrados, algunos son los que están por delante, incluido el de la Universidad de Oxford-AstraZeneca y los chinos de la firma Sinovac.

La prestigiosa revista The Lancet anunció ayer que la de Oxford generó una “fuerte respuesta inmune” en un ensayo con más de mil pacientes, mientras que la de Sinovac, bautizada CoronaVac, causó una fuerte reacción de anticuerpos en la mayoría de los 500 participantes. , aproximadamente, de otro ensayo, realizado en Wuhan, donde se originó el Covid-19.

“Si nuestra vacuna resulta ser efectiva, es una opción prometedora, ya que este tipo de vacuna puede fabricarse fácilmente a gran escala”, dijo Sarah Gilbert, investigadora de la Universidad de Oxford.

Tanto este proyecto como el proyecto de Sinovac utilizan como base un adenovirus modificado que no se replica, lo que hace que las vacunas sean más seguras, particularmente para los pacientes más frágiles, y permite que el sistema inmunitario de las personas aprenda a luchar contra el virus. Ninguno de estos dos ensayos generó serios efectos indeseables. La más observada fue fiebre, fatiga y dolor en el sitio de inyección de la vacuna.

“Todavía no se sabe si estos niveles de inmunidad pueden proteger contra la infección … o si esa vacuna puede proteger la forma más frágil de Covid-19”, dijo Jonathan Ball, profesor de virología molecular en la Universidad de Nottingham ( Reino Unido), una institución que no participó en el estudio.

READ  'Regreso a España', la campaña del gobierno que pide el turismo europeo tras el encierro | Economía

Ambos ya han comenzado la fase 3, la última de las pruebas experimentales. Las vacunas deben demostrar que son capaces de evitar que una persona se enferme, que la inmunidad está muy extendida y que su uso es realmente seguro. Implica la existencia de un grupo de control, que recibe un placebo, para verificar mejor la efectividad de la vacuna real.

Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia en todo el mundo, se convirtió en el laboratorio de pruebas para ambas vacunas. El primero fue Oxford, que aplica la vacuna a 50,000 voluntarios en todo el mundo. En el caso de Brasil, se ha probado en más de 1.300 personas, aunque el pronóstico es llegar a 5.000: 2.000 en Sao Paulo, 2.000 en Bahía (noreste) y 1.000 en Río de Janeiro.

En cuanto al tratamiento del laboratorio Sinovac, ayer llegaron a Sao Paulo unas 20,000 dosis, y se espera que 9,000 voluntarios, todos ellos trabajadores de salud, comiencen a postularse hoy.

Las pruebas de la vacuna china, que tienen un costo estimado de 85 millones de reales (alrededor de 15,7 millones de dólares), se llevarán a cabo en 12 centros de investigación en Brasil, a cargo de probar su eficacia y verificar si existe un estímulo para la producción de anticuerpos para protección prolongada contra virus.

El acuerdo con el laboratorio Sinovac prevé que, si es efectivo, el gigante sudamericano, que registra 80 mil 120 muertes y 2 millones 118 mil 646 infecciones, se beneficiará de 60 millones de dosis para distribución, sin tener que comprarlo. el exterior.

“Si tenemos éxito, como esperamos tener, la vacuna se producirá aquí en Brasil a principios del próximo año con más de 100 millones de dosis”, predijo el gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria.

READ  COVID-19 está cayendo, por eso han lanzado una campaña contra López-Gatell, dice AMLO

20jul2020-vacunas2.gif

Los expertos advierten que incluso si estas vacunas tienen éxito en las pruebas de Fase 3, la etapa de producción solo podría comenzar a principios o mediados del próximo año.

Otra cura de fase 3 es la que está desarrollando el Instituto Murdoch para la Investigación de los Niños en Australia, utilizando la vacuna contra la tuberculosis BCG como base.

El objetivo no es proteger directamente contra Covid-19, sino generar una respuesta inmune. En otras palabras, la vacuna “entrenaría” al sistema inmunitario para reconocer y reaccionar a una variedad de infecciones, incluidos virus, bacterias y parásitos.

No son los únicos en la competencia. La estadounidense moderna fue la primera en mostrar progreso y anunciar que su vacuna genera anticuerpos neutralizantes. Los científicos inyectan fragmentos de ARN (código lineal genético), que comienza a producir proteínas virales, para desencadenar una respuesta inmune. Evocó una fuerte respuesta inmune en los 45 voluntarios que participaron en la fase 1.

Otra vacuna que llama la atención, también de China, es la de la firma CanSino Biologics y el Instituto de Biotecnología de Beijing, que anunció resultados prometedores de la fase 2, aplicados a unos 500 participantes. Es la primera vacuna autorizada para su uso, aunque solo por ahora en el ejército chino. Con información de agencias