Grupo Radio Centro

Complete News World

Vivir en Cataluña (I) | El Rincon

Polo Clemente | Vivir en Cataluña es cada vez más opresivo. Incluso para los que hemos decidido un día hacer las maletas y trasladarnos a una Comunidad Autónoma que destaca entre las demás por su dinamismo social y cultural y su vocación cosmopolita. Cuando me ofrecieron una plaza en la Universitat Autònoma de Barcelona tras dar un seminario en junio de 1984, a nadie se le ocurrió preguntarme de dónde venía ni en qué idioma iba a dar las clases. Asimismo, desde que aterricé en Barcelona en septiembre de 1984 no se me había pasado por la cabeza pedirle a nadie que me hablara en español. Solo tenían que escuchar mi presentación y apreciar mi trayectoria profesional, y para mí el deseo de formar parte del Departamento de Economía e Historia Económica, que incluía a tan notables economistas e historiadores.

Desde entonces, el escenario ha cambiado por completo en Cataluña. Y hoy leo con horror que aumentan las campañas de acoso y denuncia contra los profesores que enseñan en castellano en las universidades catalanas, impulsadas por la asociación subvencionada Plataforma por la lengua. Y ello a pesar de que el castellano es la lengua mayoritaria en la sociedad catalana y la única lengua comprendida por la mayoría de los estudiantes extranjeros. ¡Escapé de la piel ardiente de mis dientes! Aunque se han escrito cientos de artículos detallando la política sectaria del gobierno catalán y la situación de opresión en la que sobrevivimos los constitucionalistas catalanes, de izquierda y de derecha, me asombró ver que el Gobierno de la Generalitat ya no se limita a imponer multas a las empresas. Alienta abiertamente la persecución de escolares y maestros.

READ  Embajada de Panamá celebra 200 años de independencia

Los líderes secesionistas cuentan con la connivencia del presidente del Gobierno Sánchez para continuar con el proceso insurreccional. Fue ascendido a La Moncloa el 1 de junio de 2018 por los dos partidos, JxC y ERC, cuyos líderes impulsaron y lideraron el proceso que culminó en la constitución de “la República Catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y sociales” el 27 de octubre de 2017 (27-O). Sánchez les devolvió con creces su apoyo al indultar a los cabecillas el 23 de junio de 2021, ignorando fuertes argumentos legales presentados por la Corte Suprema de Justicia (SC), que los había juzgado y condenado a varias penas de prisión por sedición y peculado. Incluso antes de recuperar su libertad, se dieron a la fuga gritando a los cuatro vientos “lo volveremos a hacer tantas veces como sea necesario”. Una vez libres y más envalentonados que nunca, exigen que Sánchez negocie un referéndum concertado de autodeterminación. ¿Cómo se tomarán en serio otros países la orden europea de extradición dictada por el juez Llarena contra el prófugo Puigdemont cuando el Gobierno español indulte a los sediciosos? La nueva estrategia de los partidos secesionistas es evitar a toda costa un enfrentamiento frontal con el Estado, como el que obligó al presidente Rajoy a aplicar el artículo 155 de la Constitución el 27-W…

Mañana segunda parte

(Publicado originalmente en Expansión 01/08/22)