Grupo Radio Centro

Complete News World

Vicepresidente de Guatemala pide al presidente que renuncie “por el bien del país”

El Vicepresidente de Guatemala Guillermo Castillo pidió el viernes el presidente Alejandro Giammattei que ambos renuncian a sus cargos “por el bien del país” luego de diversas situaciones que mantienen el descontento social.

Entre otros reclamos, destaca la aprobación de un presupuesto para 2021 que recorta fondos para salud y educación, entre otros.

Castillo dijo en una conferencia de prensa que llamó al presidente para dialogar, pero no tuvo éxito.

“Renunciemos los dos”, dice Castillo, quien dijo que estaba tratando de contener la ira de la población. Agregó que sugirió desintegrar el Centro de Gobierno y otras entidades, vetar el presupuesto 2021, evaluar la destitución de funcionarios gubernamentales cuestionados y tener una relación más cercana con sectores del país.

Por el momento no se conoce reacción del presidente Giammattei.

Antes, mientras Iota tocó suelo guatemalteco y Y había dejado a comunidades pobres sin comida durante días Guatemala, diputados aprobaron el presupuesto antes mencionado, que recorta fondos para educación, atención a pacientes con COVID-19 y la protección de los derechos humanos. Y, por si fuera poco, destinaron 65 mil dólares para sus comidas en el hemiciclo.

El rechazo social creció cuando se conoció que el presupuesto de $ 12,7 mil millones había sido negociado en secreto y aprobado por el pleno del Congreso en la madrugada del miércoles, mientras la población dormía.

La ira, que comenzó en las redes sociales y continuó con muestras de repudio frente al Congreso, donde los manifestantes quemaron pancartas, colocaron coronas y se enfrentaron con la policía, se ha convertido en un llamado a manifestaciones masivas el sábado.

Mientras tanto, la Conferencia Episcopal pidió al presidente el viernes Alejandro Giammattei que el controvertido presupuesto se vaya.

READ  VIDEO MUY FUERTE: Durante protestas en Perú, una bala alcanza a un hombre en la cabeza y es abatido

Uno de los primeros en rechazar el recorte de fondos para la Cruzada Nacional contra la Desnutrición fue el vicepresidente Guillermo Castillo. Horas después, los diputados retrocedieron y devolvieron los fondos.

Castillo También le pidió al presidente que vetara el presupuesto.

“Fue un golpe tortuoso para la población porque Guatemala se debate entre fenómenos naturales, hay señales de corrupción del gobierno, patrocinio de la ayuda humanitaria ”, dijo el abogado de derechos humanos Jordan Rodas a The Associated Press.

“La alianza oficial aprovechó la noche y con traición y ventaja aprobó un presupuesto opaco”, agregó.

El fiscal explicó que el presupuesto fortaleció ministerios como Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, que históricamente han sido fuentes de corrupción.

Mircini Moliviatis, un reconocido chef guatemalteco, y otros artistas hicieron videos en sus cuentas de Facebook pidiendo al público que rechazara el presupuesto.

“Pido una manifestación porque quiero un país mejor y si no nos involucramos, no pasará nada. Debemos participar en una protesta pacífica para expresar nuestro descontento, tenemos que ser escuchados. La prioridad debe ser la educación y nutrición de los niños, acabar con la corrupción ”, dijo Moliviatis.

Aunque Giammattei Dijo en la cadena nacional que los fondos para combatir la desnutrición estaban garantizados y que este año solo se habían reportado 932 casos de niños desnutridos, el Ministerio de Salud informó que hasta octubre de este año más de 24 mil niños menores de cinco años presentaban desnutrición aguda, moderado y severo.

En 2015, la sociedad guatemalteca tomó las calles de manera pacífica en rechazo a las denuncias de corrupción en el gobierno del general Otto Pérez Molina. Las protestas llevaron a la renuncia de Pérez Molina, su vicepresidenta Roxana Baldetti y miembros de su gabinete. Tanto el expresidente como Baldetti se encuentran en la cárcel a la espera de juicios por varios casos de corrupción.

READ  Urabá y Córdoba reciben pacientes con coronavirus del Valle de Aburrá

agv