Grupo Radio Centro

Complete News World

Un gran paso adelante para la justicia fiscal en España – PR News blog

El multilateralismo ha estado a la defensiva en los últimos años. Hoy, en un entorno global que es más multipolar que multilateral, la competencia entre estados parece tener prioridad sobre la cooperación. Sin embargo, el reciente acuerdo global para reformar el sistema internacional de impuestos corporativos es una prueba positiva de que el multilateralismo no ha muerto.

Sin embargo, tampoco goza de buena salud. La globalización siguió su curso durante la pandemia de Covid-19, aunque de una manera menos uniforme y a pesar de la creciente sensación de aislamiento entre las poblaciones, pero las interdependencias son cada vez más conflictivas. Incluso el poder simbólico se utiliza de forma coercitiva: las vacunas, los datos y los estándares tecnológicos se han convertido en instrumentos de competencia política.

El mundo también está perdiendo su libertad. La democracia misma está siendo atacada, en un amargo enfrentamiento ideológico en el que el sistema político y económico puede producir mejores resultados para los ciudadanos.

La Unión Europea sigue creyendo y trabajando por un mundo predecible de multilateralismo basado en normas, mercados abiertos, colaboración de suma positiva, justicia social y solidaridad.

Seguimos convencidos de que los desafíos del mundo actual, desde la lucha contra la pandemia hasta la lucha contra el cambio climático, solo pueden superarse mediante la cooperación mundial. Por tanto, la UE seguirá liderando la revitalización del multilateralismo basado en normas, para mostrar a nuestros ciudadanos los beneficios tangibles de un concepto aparentemente seco y tecnocrático.

Al final, la alternativa a esta cooperación multilateral – “cada uno por su parte” – pasa por un acceso más limitado a las vacunas, una acción insuficiente sobre el clima, el agravamiento de las crisis de seguridad, una regulación inadecuada de la globalización y un aumento de las desigualdades globales. Ningún país, ni siquiera el más grande, puede sobrevivir por sí solo. Por todas estas razones, Italia ha colocado acertadamente el multilateralismo entre los elementos prioritarios del programa de su actual Presidencia del G-20.

READ  Cambiar la reforma laboral en España sin derogarla, esa es la cuestión

Sin embargo, la UE no puede simplemente enfatizar sus credenciales multilaterales. Europa debe demostrar que la acción multilateral puede ser beneficiosa para todos si todos los países invierten en ella. Y eso es precisamente lo que hace el Nuevo Acuerdo Fiscal Global.

El acuerdo, aprobado a principios de julio por los ministros de economía y finanzas del G-20 y respaldado por 132 países, establecerá una tasa impositiva mínima global de al menos el 15% para las empresas multinacionales y garantizará que estas empresas paguen impuestos en los países. en el que generan sus beneficios. Este es un paso histórico hacia una globalización más justa y un hito hacia un multilateralismo eficaz.

En los últimos años, los gobiernos han tomado medidas importantes contra la evasión de impuestos personales. Según la OCDE, entre 2009 y 2019, el intercambio automático de información fiscal entre estados generó ingresos fiscales adicionales de 95.000 millones de euros (112.000 millones de dólares) en los países del G-20, y resultó en una reducción del 34% de los depósitos en paraísos fiscales.

Sin embargo, la lucha contra la evasión fiscal por parte de las multinacionales, un problema aún mayor, ha resultado más difícil. En 2018, la OCDE estimó que la evasión fiscal por parte de las multinacionales resultó en pérdidas de ingresos totales de entre $ 100 mil millones y $ 240 mil millones por año, o entre el 4 y el 10% de los ingresos fiscales totales. empresas. Además, el actual sistema internacional de impuestos corporativos, diseñado hace más de un siglo, es cada vez más obsoleto en la economía globalizada y digitalizada de hoy.

READ  ¿Cuánto va a cotizar este viernes 11 de diciembre?

La UE se ha comprometido durante mucho tiempo a formular una respuesta integral a este desafío. Sin embargo, fue la colaboración constructiva de la administración del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, durante los últimos seis meses, lo que hizo este avance reciente. Esta es una restauración sorprendente y bienvenida del apoyo de Estados Unidos a una cosmovisión multilateral. Los 132 países y territorios que actualmente apoyan el nuevo acuerdo sobre fiscalidad empresarial representan el 90% del PIB mundial. El acuerdo por sí solo no resolverá el problema de la evasión fiscal por parte de las empresas multinacionales, pero es un gran paso adelante. Marca el comienzo del fin de la carrera mínima global sobre las tasas de impuestos corporativos,

El acuerdo garantizará ingresos más altos y más estables para los estados en un momento en que todos los países deben asumir los costos de abordar la pandemia y movilizar las inversiones necesarias para abordar la crisis climática. Además, garantizará una mayor justicia en un momento de crecientes desigualdades entre los países desarrollados y en desarrollo.

Es importante destacar que el reciente acuerdo fiscal muestra cómo la acción multilateral puede conducir a una forma más equitativa de globalización. Ahora necesitamos respuestas internacionales igualmente efectivas en otras áreas, desde el acceso a las vacunas hasta la crisis climática y la seguridad de los datos y los estándares tecnológicos.

Las generaciones futuras no nos perdonarán si ignoramos la principal lección de la pandemia: todos estamos en el mismo barco. Necesitamos estrategias inteligentes y tácticas audaces para lograr una agenda verdaderamente universal para todos.