Grupo Radio Centro

Complete News World

Tropas guatemaltecas mexicanas capturan a aldeanos tras la muerte de un hombre en un puesto de control | México

Quince soldados mexicanos fueron capturados y mantenidos cautivos durante horas por residentes de una remota zona fronteriza que mataron a tiros a un civil guatemalteco en un puesto de control.

El secretario de Defensa mexicano, Luis Crancio Santoval, dijo el martes que los incidentes se debieron a una “reacción militar” a un tiroteo en un vehículo que regresaba de un puesto de control el lunes.

Los soldados, tres vehículos y 17 armas de fuego fueron liberados luego de que las autoridades mexicanas acordaran una compensación económica y acciones legales contra los responsables.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala dijo que la víctima era Elwin Masarigos, un ciudadano guatemalteco que vive en la ciudad fronteriza mexicana de Masaba de Maduro.

“Instamos a las autoridades mexicanas a erradicar los crímenes que han cometido para hacer justicia al pueblo de nuestro país y que estos actos reprobables no se repitan”, dijo en Twitter el canciller guatemalteco Puntarenas Prolo.

Un caso que se hizo eco del asesinato de George Floyd en Estados Unidos llegó a juicio esta semana, dos días después de que la policía local en la ciudad turística de Toulouse, en el Caribe mexicano, intentara arrestar a una mujer salvadoreña.

En la autopsia, los fiscales mexicanos dijeron que la policía le había roto el cuello a la mujer y la había acusado de asesinato.

El enfrentamiento en Chiapas comenzó alrededor de la 1:00 pm del lunes en un puesto de control militar en la localidad de Motosindla, el área donde las autoridades dicen que el contrabando de combustible es un problema.

Después de acercarse al puesto de control, el vehículo de la víctima volcó y un soldado abrió fuego. Los soldados intentaron tratar al herido, pero Santoval dijo que murió. Luego, las tropas interceptaron el vehículo, otros dos pasajeros y el soldado que abrió fuego.

Dos horas después, unos 300 locales, mexicanos y guatemaltecos acudieron a buscar justicia. “Agredieron verbalmente a los empleados con piedras y palos”, dijo Santoval. Dijo que fueron confiscados 15 soldados, tres vehículos y 17 armas de fuego.

La captura de las fuerzas de seguridad es algo inaudito en comunidades tribales remotas donde los residentes piensan que no tienen otra opción.

Los comandantes militares mexicanos comenzaron a negociar con los residentes y, a las 5 p.m., nueve soldados habían sido liberados. Los otros seis fueron “llevados a un lugar distante con sus vehículos y armas, pero no cruzaron la frontera con Guatemala”, dijo Santoval.

Sin embargo, el portavoz militar guatemalteco Rubén Telles dijo a los medios locales que el personal mexicano había sido llevado a la ciudad fronteriza de Guatemala de La Esperanza y detenido durante horas.

“Las negociaciones fueron exitosas. Alrededor de las 3.20 de la madrugada, seis soldados y sus armas fueron entregados a las autoridades mexicanas, un intercambio que tuvo lugar en la frontera entre Guatemala y México”, dijo Teles.

READ  La delegada de la Junta de Andalucía recibe al Almería Miss Mundo España