Grupo Radio Centro

Complete News World

Pumas logra mínima ventaja ante Pachuca

Pumas ganó gracias al 10, el día en que el 10 más famoso del mundo, descansó la paz. Marcador de posición de Favio Alvarez, mediocampista universitario, se echó fuera del área para batir al portero Oscar Ustari y lo celebró mostrando su número, el 10, como homenaje a Diego Armando Maradona.

Pero lo más importante para la Universidad Nacional fue salir con la victoria, aunque fuera por la más mínima diferencia del estadio Hidalgo. Ahora para pasar, los Tuzos deben ganar el juego en ciudad Universitaria, donde no será fácil. Es ventaja, mínima pero ventaja. Pumas Llegó a toda prisa al estadio Hidalgo.

Nada más sonó el silbido inicial, y pasó hambre por la presa, y ese impulso le dio frutos temprano. La Universidad Nacional sale jugando, en medio del campo cambia de velocidad, acelera, Juan Pablo Vigón se coloca como un poste, devuelve el balón a Marcador de posición de Favio Alvarez que toma una poderosa mano derecha que golpea el tramo de Oscar Ustari (7 ‘). Álvarez celebra quitándose la camisa y mostrando su número, «10», como el de Diego, el que se ha ido.

Puedes leer: «Cruz Azul vence a Tigres y tiene pie y medio en Semifinales»

Pachuca Trató de reaccionar poniendo a trabajar a Felipe Pardo, pero sin una referencia en el ataque, no había forma de llevar el balón a la zona de peligro. Erick Aguirre Con disparos lejanos fue el que hizo trabajar a Julio González, portero de los Auriazules.

El juego iba y venía. Con Pumas jugando más y Pachuca elaborando aún más las obras. Y llegó la polémica, en la agonía del primer tiempo, se marcó un penalti, muy riguroso, sobre Erick Sánchez. Víctor Guzmán cabeceó al empate, pero lanzó el balón fuera.

READ  Jesús Seade defiende ante la OMC su candidatura para liderar la organización

Pachuca se subió a bordo en la segunda mitad, la contienda de Pumas desapareció y los centrales se hicieron papel, pero el Tuzos no dieron el último pase correctamente: O fallaron en asistir o fallaron en disparar a portería, donde en cualquier caso, el portero González era gigantesco, como en ese trozo de Freire que es casi un gol en propia puerta.

La heroica defensa a la que se enganchó Pumas se sufrió, pero suficiente. Pachuca Los tenía, pero los dejó ir, con penalti incluido. Parece difícil, peor no imposible, hacer la hazaña en CON.