Grupo Radio Centro

Complete News World

Proteínas antiguas muestran que los primeros australianos comían huevos gigantes de enormes aves no voladoras

Ilustración detallada de Genyornis siendo perseguido de su nido por un lagarto Megalania en la Australia prehistórica. Crédito: ilustraciones proporcionadas por el artista Peter Trusler.

Los investigadores están resolviendo un feroz debate sobre la especie de ‘pájaro trueno’ y si sus huevos fueron explotados por los primeros australianos hace unos 50.000 años.

Las proteínas extraídas de fragmentos de cáscara de huevo prehistóricos desenterrados en las arenas australianas confirman que los primeros humanos del continente consumieron los huevos de un ave de dos metros (6,5 pies) de altura que se extinguió hace más de 100 años, 47.000 años.

Las marcas de quemaduras encontradas en los restos de caparazones antiguos sugieren que los primeros australianos cocinaron y comieron huevos grandes de un ave extinta hace mucho tiempo, lo que provocó un acalorado debate sobre qué especie los puso.

Huevo de Genyornis

La única cáscara de huevo de Genyornis casi completa jamás encontrada. Localizado por N. Spooner, recopilado por G Miller, Australia del Sur. Cuatro perforaciones en el huevo confirman que fue precedido por un marsupial carroñero. Crédito: Gifford H. Miller

Hoy, un equipo internacional dirigido por científicos de las universidades de cambridge y Turín colocó al animal en el árbol evolutivo al comparar las secuencias de proteínas de los huevos fósiles en polvo con las codificadas en los genomas de las especies de aves vivas.

«El clima, la temperatura y la química de un fósil dictan la cantidad de información que podemos recopilar», dijo el coautor principal, el profesor Matthew Collins, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge.

“Las cáscaras de huevo están compuestas de cristales minerales que pueden atrapar herméticamente ciertas proteínas, preservando esos datos biológicos en los entornos más duros, potencialmente durante millones de años”.

profesor matthew collins

Según los resultados publicados en la revista procedimientos de la Academia Nacional de Cienciaslos huevos viejos vinieron de Genyornis: un enorme «mihirung» no volador, o «pájaro del trueno», con alas diminutas y patas enormes que vagaban por la Australia prehistórica, posiblemente en bandadas.

El registro fósil muestra que Genyornis medía más de dos metros (6,5 pies) de altura, pesaba entre 220 y 240 kilogramos (485–529 libras) y ponía huevos del tamaño de un melón de aproximadamente 1,5 kg (3 libras). Estuvo entre la «megafauna» australiana que se extinguió unos miles de años después de la llegada de los humanos, lo que sugiere que las personas jugaron un papel en su extinción.

La primera fecha «robusta» para la llegada de los humanos a Australia se remonta a hace unos 65.000 años. Las cáscaras de huevo quemadas de especies previamente no confirmadas datan de hace unos 50-55,000 años, poco antes Genyornis Se cree que se extinguió; en ese momento, los humanos se habían extendido por la mayor parte del continente.

Cáscara de huevo de Genyornis

Cáscara de huevo de Genyornis expuesta recientemente por la erosión eólica de la duna de arena en la que fue enterrada, Australia del Sur. Crédito: Gifford H. Miller

«No hay evidencia de Genyornis carnicería en los archivos arqueológicos. Sin embargo, se han encontrado fragmentos de cáscara de huevo con patrones de quemado únicos consistentes con la actividad humana en diferentes lugares del continente”, dijo el coautor principal, el profesor Gifford Miller de la Universidad de Colorado.

«Esto implica que los primeros humanos no necesariamente cazaban estas enormes aves, sino que regularmente asaltaban nidos y robaban sus huevos gigantes como alimento», dijo. «La sobreexplotación humana de los huevos bien puede haber contribuido a Genyornis extinción.»

Entonces que Genyornis siempre fue un competidor para la misteriosa capa de huevo, algunos científicos han argumentado que debido a la forma y el grosor de la cáscara, un candidato más probable era el Programa o «malleefowl gigante»: otra ave extinta, mucho más pequeña, que pesa entre 5 y 7 kg (11 y 15 libras) y es similar a un pavo grande.

Fragmentos de cáscara de huevo de Genyornis

Fragmentos de cáscara de huevo de un viejo nido en el sur de Australia. La masa de cáscara de huevo recogida en un metro cuadrado equivale a unos 12 huevos enteros. Crédito: Gifford H. Miller

La ambición inicial era poner fin al debate tirando del viejo[{» attribute=»»>DNA from pieces of shell, but genetic material had not sufficiently survived the hot Australian climate.

Miller turned to researchers at Cambridge and Turin to explore a relatively new technique for extracting a different type of “biomolecule”: protein.

While not as rich in hereditary data, the scientists were able to compare the sequences in ancient proteins to those of living species using a vast new database of biological material: the Bird 10,000 Genomes (B10K) project.

“The Progura was related to today’s megapodes, a group of birds in the galliform lineage, which also contains ground-feeders such as chickens and turkeys,” said study first author Prof Beatrice Demarchi from the University of Turin.

“We found that the bird responsible for the mystery eggs emerged prior to the galliform lineage, enabling us to rule out the Progura hypothesis. This supports the implication that the eggs eaten by early Australians were laid by Genyornis.”

The 50,000-year-old eggshell tested for the study came from the archaeological site of Wood Point in South Australia, but Prof Miller has previously shown that similar burnt shells can be found at hundreds of sites on the far western Ningaloo coast.

The researchers point out that the Genyornis egg exploitation behavior of the first Australians likely mirrors that of early humans with ostrich eggs, the shells of which have been unearthed at archaeological sites across Africa dating back at least 100,000 years.

Prof Collins added: “While ostriches and humans have co-existed throughout prehistory, the levels of exploitation of Genyornis eggs by early Australians may have ultimately proved more than the reproductive strategies of these extraordinary birds could bear.”

Reference: “Ancient proteins resolve controversy over the identity of Genyornis eggshell” by Beatrice Demarchi, Josefin Stiller, Alicia Grealy, Meaghan Mackie, Yuan Deng, Tom Gilbert, Julia Clarke, Lucas J. Legendre, Rosa Boano, Thomas Sicheritz-Pontén, John Magee, Guojie Zhang, Michael Bunce, Matthew James Collins and Gifford Miller, 24 May 2022, Proceedings of the National Academy of Sciences.
DOI: 10.1073/pnas.2109326119

READ  ¡Prepara tu billetera! Amazon México prepara nuevas ofertas para Black Friday