Grupo Radio Centro

Complete News World

Papa en el Día de los Pobres: “la riqueza es lo que somos, no lo que tenemos”

“No hay fidelidad sin riesgo. En el Evangelio, los buenos servidores son los que arriesgan. No son cautelosos y cautelosos, no guardan lo que han recibido, sino que lo usan”, dijo el Papa en la Jornada Mundial de la Pobre, recordando ese bien, “si no se invierte se pierde; porque la grandeza de nuestra vida no depende de cuánto atesoremos, sino de cuánto fruto demos”. En este sentido, el Santo Padre señaló que los pobres nos permiten enriquecernos en el amor, que es la mayor carencia que se puede tener. Y nos invita a preguntarnos ¿qué puedo regalar ?, en lugar de preguntarnos constantemente, ¿qué puedo comprar?

Sofia Lobos – Ciudad del Vaticano

En la mañana del 15 de noviembre, XXXIII domingo del tiempo ordinario, el Papa Francisco celebró la Misa en la Basílica de San Pedro en el marco de la IV Jornada Mundial de los Pobres, que este año tiene como tema: “Extiende tu mano a los pobres”. ” (cf. Y 7,32).

El Santo Padre profundizó en el Evangelio del día que narra la parábola de los talentos que Jesús les cuenta a sus discípulos: un señor llama a sus siervos, otorga a cada uno una serie de talentos, (una cantidad diferente según su capacidad) y luego Con el tiempo , les pregunta qué han hecho con esas monedas entregadas. Francisco, entonces, divide esta historia en tres partes: “un comienzo, un desarrollo y un final, que iluminan el comienzo, el centro y el final de nuestras vidas”.

“Al principio, todo comienza con un gran bien: el dueño no se queda con sus riquezas, sino que las da a sus sirvientes; a uno cinco, a otro dos, a otro un talento, a cada uno según su capacidad”dijo el Pontífice, recordando que todo comienza así también para nosotros:

READ  Guerra entre Armenia y Azerbaiyán: ataques fuera de Nagorno Karabaj

“Cen gracia de Dios, que es Padre y ha puesto tanto bien en nuestras manos, confiando a cada uno talentos diferentes. Somos portadores de una gran riqueza, que no depende de lo que poseamos, sino de lo que somos: de la vida que hemos recibido, del bien que hay en nosotros, de la belleza insustituible que Dios nos ha dado, porque están hechos a su imagen, cada uno de nosotros es precioso a sus ojos, único e insustituible en la historia. “

Entonces llegamos a centrar de la parábola – continuó reflexionando Francisco – que es obra de los sirvientes, es decir, el servicio.

“El servicio es también nuestro hacer, el esfuerzo que hace que nuestros talentos den frutos y den sentido a la vida: de hecho, el que no vive para servir, de nada sirve vivir. Pero, ¿cuál es el estilo de servicio? En el Evangelio, los buenos servidores son los que arriesgan. No son cautos y cautelosos, no se quedan con lo que han recibido, pero lo usan. Porque el bien, si no se invierte, se pierde; porque la grandeza de nuestra vida no depende de cuánto atesoremos, sino de cuánto fruto demos. Cuántas personas se pasan la vida acumulando, pensando en ser bueno en lugar de hacerlo bien. ¡Pero qué vacía es una vida que persigue necesidades, sin mirar a los necesitados! Si tenemos dones, es para ser dones “

Y para ello, el Papa ha señalado que es imprescindible seguir el ejemplo de san Pablo, que “nos invita a afrontar la realidad y no dejarnos llevar por la indiferencia”.

“¿Pero cuál es el estilo de servicio?” – Se interrogó al obispo de Roma.

“En el Evangelio, los buenos servidores son los que arriesgan. No son cautos y cautelosos, no se quedan con lo que han recibido, pero lo usan. Porque el bien, si no se invierte, se pierde; porque la grandeza de nuestra vida no depende de cuánto atesoremos, sino de cuánto fruto produzcamos. Cuántas personas se pasan la vida acumulando, pensando en ser bueno en lugar de hacerlo bien. ¡Pero qué vacía es una vida que persigue necesidades, sin mirar a los necesitados! Si tenemos dones, es para ser dones “

Precisamente el señor en la parábola muestra al siervo fiel el camino a seguir para que los talentos recibidos den fruto: “Deberías haber llevado mi dinero a los prestamistas, para que cuando regresara, pudiera cobrar lo que era mío con intereses” (v. 27). En este punto, el Santo Padre nos pregunta … «¿Quiénes son los ‘prestamistas’ para nosotros, capaces de obtener un interés duradero?

“Ellos son los pobres: nos garantizan un ingreso eterno y desde ahora nos permiten enriquecernos en el amor. Porque la mayor pobreza que hay que combatir es nuestro desamor ”, afirmó Francisco, destacando El Libro de Proverbios ensalza a una mujer trabajadora en el amor, cuyo valor es mayor que el de las perlas: hay que imitar a esta mujer que, según el texto, “extiende sus brazos al pobre” (Pr 31,20). Extiende tu mano al necesitado, en lugar de exigir lo que te falta: así multiplicarás los talentos que has recibido “

Al final de la parábola, el Papa subrayó las palabras del Señor a sus siervos: “Habrá los que tienen en abundancia y los que han desperdiciado su vida y seguirán siendo pobres (cf. v. 29)”.

“Al final de la vida, finalmente, se revelará la realidad: la apariencia del mundo se desvanecerá, según la cual el éxito, el poder y el dinero dan sentido a la existencia, mientras que el amor, lo que hemos dado, se revelará como verdadera riqueza. Un gran Padre de la Iglesia escribió: “Así es como sucede la vida: después que llega la muerte y termina el espectáculo, todos se quitan la máscara de la riqueza y la pobreza y abandonan este mundo. Y son juzgados solo por sus obras, algunos verdaderamente ricos, otros pobres ”(San Juan Crisóstomo, Discursos sobre el pobre Lázaro, II, 3). Si no queremos vivir pobremente, pidamos la gracia de ver a Jesús en los pobres, de servir a Jesús en los pobres”

Al final de su homilía, Francisco agradeció a tantos siervos fieles de Dios, “que no dan de qué hablar de sí mismos, sino que viven así, sirviendo”:

“Pienso, por ejemplo, en Don Roberto Malgesini. Este sacerdote no hizo teorías, simplemente vio a Jesús en los pobres y el sentido de la vida en el servicio. Se enjugó suavemente las lágrimas, en nombre de Dios que consuela”, dijo el Santo Padre, concluyendo:

“En el principio desde su día hubo oración, para recibir el don de Dios; en el centro del día que hubo caridad, para hacer fructificar el amor recibido; en el fin, claro testimonio del Evangelio. Comprendió que tenía que acercarse a los muchos pobres que encontraba a diario porque veía a Jesús en cada uno de ellos. Pidamos la gracia de no ser cristianos de palabra, sino de hechos. Dar fruto, como Jesús quiere. “