Grupo Radio Centro

Complete News World

Omicron: Los hospitales españoles tratan ahora a más pacientes con Covid-19 que en la cuarta y quinta oleadas | Sociedad

La sexta ola de la pandemia de coronavirus se está sintiendo ahora en los hospitales españoles, donde 12.942 pacientes están siendo tratados actualmente por Covid-19. Sin embargo, el crecimiento de los ingresos es más lento que el observado en oleadas anteriores y la proporción de casos graves a infecciones es mucho menor. Pero un número muy alto de contagios resultó esta semana en un número de pacientes hospitalizados que superó el pico observado durante la cuarta y quinta oleadas, cuando el número rondaba los 10.500. Ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI), en tanto, donde el martes 1.983 Los pacientes con coronavirus estaban siendo tratados, ahora se acerca al nivel observado durante la ola de verano (2031) y también se acerca al de la cuarta ola (2 356).

Por ahora, estos números son manejables. Varían mucho de una región a otra y, aunque algunos hospitales han tenido que reorganizar las cirugías electivas, la mayoría no ha tenido que dar este paso. El problema es que esta ola sigue creciendo con una fuerza nunca antes vista.

Según el informe difundido el martes por el Ministerio de Salud, el día anterior se registraron 117.775 nuevas infecciones por coronavirus, lo que eleva la incidencia acumulada a 2.434 casos por cada 100.000 habitantes durante los 14 días anteriores. Esto hace pensar que se avecinan semanas complicadas para el sistema sanitario, tanto en los servicios como en las unidades de cuidados intensivos, donde el pico de ingresos llegará pocas semanas después del de los casos notificados. El informe del ministerio también agregó 116 muertes a la cifra oficial del martes.

Desde el inicio de la pandemia, uno de los principales objetivos de las autoridades ha sido evitar que el sistema de salud se vea desbordado. Más allá de proteger a los más vulnerables de lo que podría ser una enfermedad mortal para ellos, el mantra de aplanamiento de la curva tenía como objetivo evitar la situación crítica observada durante la primera ola de la primavera de 2020: hospitales abrumados, triaje para la admisión. Pacientes que tenían más probabilidades de sobrevivir, y una dedicación total al tratamiento de una enfermedad sin tener en cuenta todas las demás.

READ  Lala cierra operaciones en Costa Rica

La naturaleza más suave de la Sexta Ola – en parte debido al efecto de las vacunas, pero también, aunque no se sabe en qué medida, debido a la naturaleza inherentemente más suave de la variante omicron – impulsó al gobierno central español y a la mayoría de regiones para no aumentar las restricciones sociales. Las medidas para prevenir la infección también están dando un golpe a una economía que ha sufrido durante casi dos años los efectos de la pandemia.

Las autoridades confían en que el sistema de salud no se verá abrumado, o al menos, si lo está, la situación será manejable. Tendrán que pasar varias semanas antes de que se pueda determinar si este es el camino correcto a seguir. Los especialistas consultados por EL PAÍS creen que algunos hospitales podrían llegar a su límite hacia finales de mes. El modelo matemático de Alex Arenas, físico y profesor de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, indica que los casos podrían empezar a bajar a partir de mediados de enero, lo que significa que la ocupación de las unidades de cuidados intensivos podría seguir aumentando durante dos o tres semanas más.

Si el sistema está abrumado depende de dos variables que aún no están claras: cuántas personas se infectarán y qué porcentaje de ellas requerirá hospitalización y cuidados intensivos.

Todavía hay un margen para tratar a muchos más pacientes: en la tercera ola, que vio números mucho más altos, había más de 32.000 pacientes con Covid en las salas y casi 4.900 en la unidad de cuidados intensivos (no existen tales registros estadísticos para la primera ola). Pero estos números fueron sinónimo de apagones en muchas partes de España.

Las cifras publicadas por el Ministerio de Salud pueden inducir a error. Según el último informe, el 10,58% de las camas de hospital están ocupadas por pacientes con Covid; algunos de ellos pueden tener el coronavirus, pero fueron admitidos por otras afecciones, que las estadísticas oficiales no reflejan. Puede parecer un porcentaje pequeño, pero en realidad es increíblemente alto para una sola enfermedad.

READ  Bruselas opta por eludir las normas de deuda de la UE inicia un debate sobre la reforma de las normas fiscales

El porcentaje sube al 21,35% para las camas de cuidados intensivos, y aquí están todos los casos de Covid. Esto sugiere que muchos más podrían ser admitidos sin problemas importantes, pero no es así. La vida continúa (más o menos) a pesar de la pandemia, y todavía hay accidentes de tráfico, infartos y cirugías que han salido mal. Las víctimas de muchas de estas circunstancias requieren cuidados intensivos. Según datos del Ministerio de Salud, hay más personas en cuidados intensivos con otras afecciones (alrededor de 3.000) que con Covid (casi 2.000).

Los últimos datos oficiales sobre camas de cuidados intensivos estructurales son de 2017, cuando había 4.404, desde entonces, el número ha aumentado y la pandemia ha visto su capacidad más del doble. En los peores momentos, se pueden poner a disposición hasta 11.000 camas. Pero un espacio de cuidados intensivos no es solo una cama con ventilador. También requiere la atención de personal cuyo número no ha cambiado significativamente y que está listo para atender a alrededor de 5.000 pacientes. El hecho de que haya más camas y ventiladores, además de instalaciones quirúrgicas, cuya actividad se ha suspendido durante los peores momentos de la pandemia, hace que se pueda tratar el doble de pacientes en cuidados intensivos, pero esto está lejos de ser una situación óptima.

Cualquier región con más del 20% de los pacientes de Covid en cuidados intensivos entra en una situación estresante, como es el caso actualmente en Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Valencia, Madrid, en Navarra y La Rioja. A partir del 30% la situación se complica mucho, como ocurre actualmente en Cataluña y el País Vasco.

READ  El español BBVA abre el servicio de comercio de Bitcoin a sus clientes en Suiza

Perfil de admisiones

Media docena de neumólogos y especialistas en cuidados intensivos consultados por EL PAÍS coinciden en que en los casos graves los síntomas de neumonía que presentan los pacientes con coronavirus son muy similares a los observados en oleadas anteriores. La única diferencia, según Pedro Landete, de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), es que parecen recuperarse un poco más rápido. Trabaja en el Hospital Isabel Zendal de Madrid, donde ha visto descender la estancia media en la Unidad de Cuidados Respiratorios Intermedios de siete u ocho días a cinco. Estos números deberán analizarse, pero si son correctos, este menor tiempo de procesamiento conduciría a una mayor capacidad del sistema para tratar a más pacientes sin llegar al límite.

Virginia Fraile, de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Coronaria, dice que aproximadamente la mitad de los pacientes en las unidades de cuidados intensivos no han sido vacunados. Esto representa una proporción mucho mayor de enfermedades graves que entre los vacunados, dado que el 90% de la población adulta en España ha sido completamente vacunada contra Covid-19. «Del resto, la mayoría son personas con dos dosis que no recibieron una tercera a tiempo», explica.

Los profesionales de la salud ahora están observando la gran cantidad de infecciones con algo de vértigo, ya que inevitablemente conducirán a más ingresos, pero nadie en este momento puede predecir cuántos. José Luis López Campos, director de formación y educación de Separ, dice que la presión ya está aumentando. “Antes de la sexta oleada, prácticamente no teníamos más ingresos desde hace varias semanas, lo que no veíamos desde el verano de 2020, tras el encierro”, explica. “Nos permitió ver un rayo de luz. Tomó un tiempo, pero ahora estamos en un período de ascenso. Nos esperan días y semanas muy complicados.