Grupo Radio Centro

Complete News World

Millones de personas en América Latina y el Caribe se han visto afectadas por el cambio climático y el clima extremo

Ginebra – Los eventos geofísicos y relacionados con el clima se han cobrado 312.000 vidas y han afectado directamente a más de 277 millones de personas en América Latina y el Caribe, según un nuevo informe publicado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) el martes.

El clima extremo y el cambio climático amenazan a toda la región “desde las alturas de los picos andinos hasta las tierras bajas y los fuertes cauces de los ríos”, dice el estudio, “El cambio climático en América Latina y el Caribe”.

El aumento de las temperaturas, los patrones cambiantes de las precipitaciones, las tormentas y el retroceso de los glaciares han tenido un impacto profundo en la salud y seguridad humana, los alimentos, el agua, la seguridad energética y el medio ambiente.

“América Latina y el Caribe (ALC) son una de las áreas más desafiadas debido a los eventos climáticos extremos del agua”, dijo el secretario general de la OMM, el profesor Bettery Thalas, en un comunicado en referencia a la publicación del documento.

‘Visión y efectos a largo plazo’

“Escasez de agua y energía, pérdidas agrícolas, desplazamiento y salud y seguridad comprometidas, todos los desafíos que surgen de la epidemia del Gobierno 19”, señaló Thalas.

En el documento también se plantean preocupaciones sobre los incendios y la pérdida de bosques. Casi la mitad de la región de ALC está cubierta por bosques, que representan alrededor del 57 por ciento de los bosques primarios que quedan en el mundo y almacenan aproximadamente 104 gigatoneladas de carbono.

“Los incendios y la deforestación amenazan ahora a uno de los sumideros de carbono más grandes del mundo, con consecuencias duraderas y de largo alcance”, añadió el Secretario General de la OMM.

READ  The New West Symphony 'Tour of Mexico' continúa la temporada con un festival cultural

Sintiendo el calor

2020 fue uno de los tres años más cálidos en América Central y el Caribe, y el segundo año más cálido en América del Sur. La temperatura máxima en algunas estaciones mostró valores récord con temperaturas de hasta 10 C por encima de lo normal.

La sequía generalizada en América Latina y el Caribe ha reducido el tamaño de los ríos, ha reducido las rutas de navegación nacionales, ha reducido el rendimiento de los cultivos y la producción de alimentos, lo que ha provocado un empeoramiento de la inseguridad alimentaria en muchas áreas.

La deforestación es uno de los principales contribuyentes al cambio climático debido a las emisiones de dióxido de carbono, advierte el estudio: entre 2000 y 2016, se perdieron casi 55 millones de hectáreas de bosque, lo que representa más del 91% de la deforestación mundial.

El aumento de la tasa de incendios forestales en 2020 causó daños irreversibles a los ecosistemas, incluidos los servicios ecosistémicos críticos y los medios de vida que dependen de ellos. Si bien todavía es un sumidero neto de carbono, si la deforestación continúa al ritmo actual, la Amazonía está a punto de convertirse en una fuente neta.

Ola creciente

La temperatura de la superficie del Mar Caribe alcanzó un récord en 2020, y el informe muestra cómo la vida marina, los ecosistemas costeros y sus comunidades humanas dependientes enfrentan amenazas de acidificación y calentamiento marino y aumento del nivel del mar.

Más del 27% de la población de América Latina y el Caribe vive en áreas costeras, y entre el 6 y el 8% de la población vive en áreas más o menos expuestas a peligros costeros.

READ  Vulda A Espa ானா a - Veloniews.com señala que Comonitoro es la 'próxima gran novedad'

Los glaciares han retrocedido en las últimas décadas y las pérdidas de masa de nieve se han acelerado desde 2010, en línea con los aumentos estacionales y anuales de temperatura y las reducciones significativas de las precipitaciones anuales en la región.

Previsto de antemano

El informe identifica sistemas de alerta temprana y un mayor compromiso político y un mayor apoyo financiero para fortalecer los servicios meteorológicos, climáticos e hidráulicos operativos, así como formas de apoyar la gestión de riesgos y la adaptación.

Los sistemas de alerta temprana pueden reducir el riesgo de desastres y daños catastróficos, pero el estudio de la OMM advierte que no se están desarrollando en la región de ALC, especialmente en América Central y del Sur.

Los pantanos son una fuente excepcional de adaptación y mitigación, capaces de almacenar de tres a cuatro veces más carbono que la mayoría de los bosques del planeta.

Sin embargo, el área de manglares en la región disminuyó en un 20 por ciento entre 2001-2018. La conservación y recuperación de los ecosistemas de “carbono azul” existentes, como los humedales, los lechos de algas y las marismas saladas, se ha identificado como una oportunidad importante para mitigar y mitigar el calentamiento global. – Noticias de la ONU