Grupo Radio Centro

Complete News World

Migrantes varados en las Islas Canarias dicen que los campamentos no son adecuados

SAN CRISTOBAL DE LA LAGUNA, España (AP) – Mientras España criticaba a Europa por no compartir sus responsabilidades en materia migratoria, el país se ve atacado por migrantes, funcionarios locales y grupos de defensa de los derechos humanos en las Islas Canarias, donde miles de personas han hecho que el mar sea peligroso. Los cruces de África dicen que están atrapados en campamentos inadecuados.

Más de 23.000 personas de Marruecos y África occidental han llegado al archipiélago turístico durante el año pasado cuando las autoridades tomaron medidas enérgicas contra rutas anteriormente populares en el Mediterráneo.. España ha tratado de evitar que los que considera migrantes económicos, principalmente de Marruecos y Senegal, continúen sus viajes al continente impidiéndoles abordar aviones y transbordadores, al tiempo que permite a los solicitantes el asilo potencial y más vulnerable.

Cuando los centros de recepción existentes en las islas se llenaron, el gobierno alojó hasta 8.000 personas en hoteles turísticos que quedaron vacíos por la pandemia de coronavirus y construyó seis grandes campamentos temporales para acomodar a 6.300 personas.

La mayor de ellas en Tenerife es Las Raices, ubicada en San Cristóbal de La Laguna, al pie de una montaña en la isla volcánica. Construido con fondos de la Unión Europea, puede albergar hasta 2.400 en sus filas de carpas blancas.

Los problemas han plagado al campo desde que abrió, con quejas de que hace frío y está abarrotado, carece de agua caliente adecuada y sirve comida no comestible. La policía arrestó a varios residentes este mes en medio de tensiones por la comida. Algunos han decidido dejar el campamento para dormir en chozas en un bosque cercano.

Papa Seck, un pescador senegalés que fue trasladado al campamento hace un mes, huyó de su ciudad natal de Joal-Fadiouth en octubre porque ya no podía ganarse la vida debido a la sobrepesca de las aguas.

READ  Volkswagen Golf VIII: ya fabricado en China y contará con una evolución electrificada del motor 1.5 TSI

“El océano está muerto. No nos queda nada ”, dijo el joven de 30 años a The Associated Press, y agregó que había vendido muchas de sus posesiones, incluida su canoa o su canoa larga, para buscar una nueva vida en España. Su travesía de dos semanas fue ardua, dijo, y varios de los 140 pasajeros murieron de sed y hambre antes de aterrizar en la isla de El Hierro en Canarias.

Cerca de 23.000 personas llegaron a las islas en 2020, un 750% más que el año anterior, y al menos 849 personas murieron o desaparecieron en el camino, según la Agencia de Migración de las Naciones Unidas. La ruta del Atlántico recuperó su popularidad después de que los países del norte de África intensificaran los controles fronterizos y las intercepciones en el Mediterráneo con el apoyo de la UE.

Cuando Seck y sus compañeros aterrizaron, se les hizo la prueba del coronavirus y se los puso en cuarentena antes de ser trasladados a centros de recepción u hoteles y luego a Las Raices. Si bien nada se compara con su peligroso cruce, Seck dijo que la vida en el campo había sido difícil y que estaba frustrado por no poder continuar hacia Europa continental.

Las tiendas de campaña más grandes del campamento pueden acomodar hasta 64 personas, pero están divididas en secciones más pequeñas, según Accem, una organización no gubernamental encargada por el gobierno para administrar las instalaciones. La ocupación del campamento es un poco más del 50% de su capacidad máxima, dijo el grupo.

Incluso con las subdivisiones, Seck dijo: “Veinticuatro personas en una tienda de campaña es horrible”.

Se espera que más personas sean desplazadas en el campo, y pronto se llenará.

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migración de España, dijo que más de 1.000 migrantes que todavía se encuentran en hoteles de la isla se trasladarán a los campamentos a finales de mes.

READ  Las familias más ricas del mundo controlan una fortuna de 621 mil millones

Para muchas personas en Las Raices, es difícil imaginar lo que significará más gente, especialmente con la expectativa de una hora al amanecer para los aguaceros. Los migrantes dijeron que el agua caliente se estaba enfriando rápidamente.

Accem admitió que uno de los dos calentadores de agua del campo estaba roto y estaba siendo reparado.

La comida fue la mayor queja. Seck dijo que les sirvieron una especie de caldo de patatas. Accem admitió que “se debe mejorar la calidad y cantidad de los alimentos proporcionados”, y dijo al ministerio de gobierno.

Pero Escrivá negó con vehemencia que las condiciones de vida en los nuevos campos fueran malas y desestimó las afirmaciones de que la comida era insuficiente.

“Esto está mal, simplemente mal”, dijo recientemente a los legisladores durante una audiencia sobre su manejo de los migrantes en Canarias.

Decenas de hombres jóvenes, en su mayoría marroquíes, se mudaron al suburbio de Las Raices, construyendo refugios improvisados ​​con ramas de árboles, cartón y plástico.

Roberto Mesa, miembro de un grupo de apoyo a los migrantes en Tenerife, criticó la decisión de España de mantenerlos en las islas y dijo que se mantienen fuera de la vista del resto de la población.

“Estas personas no van a salir de Canarias (para Europa), y estos macrocentros se han preparado… porque estos lugares no son muy visibles para la población. De esa manera, no pueden ver lo que está pasando aquí ”, dijo Mesa, cuyo grupo proporciona a los migrantes alimentos, ropa y otros servicios, incluida asistencia legal para solicitantes de asilo y lecciones de español.

José Manuel Bermúdez, alcalde de Santa Cruz de Tenerife y diputado de la oposición que visitó el campamento, pidió su cierre inmediato porque era “una ofensa para España, y me avergüenza eso. Que está sucediendo en nuestras islas”.

READ  El Banco Central de China distribuirá 1,5 millones de dólares en e-yuan en la primera prueba pública del nuevo sistema de pago

“No hay ninguna razón legal que impida que estas personas continúen su viaje a otras partes de España o las reubiquen en otras zonas con condiciones más humanas”, tuiteó.

Escrivá, el ministro de Migraciones, cuestionó la decisión de los migrantes de dormir en la calle en lugar de en el campo, diciendo que habían sido “impulsados ​​por algunas organizaciones a montar un espectáculo”, mientras aumentaban las expectativas de crecimiento de una vida mejor en Europa. ya que muchos de ellos enfrentaron el regreso a su tierra natal.

España ha celebrado acuerdos bilaterales con países africanos para finalmente devolver a los migrantes a sus países de origen o aquellos por los que han pasado.

España, Grecia, Italia, Malta y Chipre han impulsado el nuevo Pacto Europeo sobre Migración y Asilo para obligar a otros miembros de la UE a establecer un sistema de reubicación justo y un mecanismo de retorno centralizado.

Estrella Galán, chef de la Commission espagnole d’aide aux réfugiés, a souligné la contradiction dans les commentaires publics et les politiques du gouvernement lors d’une récente audition à Bruxelles de la commission des libertés civiles, de la justice et des affaires intérieures du Parlamento Europeo.

“Nos sorprende porque vemos que en Canarias se están aplicando ahora las mismas políticas que España rechazó con tanta fuerza. Es cierto que Canarias no es Lesbos, no es Lampedusa, pero las políticas de vigilancia y bloqueo son las mismas ”, dijo, refiriéndose a las islas que albergan migrantes en Grecia y en Italia.

Para Seck, regresar a Senegal no es una opción.

“Preferiríamos morir antes que volver”, dijo.

___

Renata Brito informó desde Barcelona.

___

Siga la cobertura de migración global de AP en https://apnews.com/hub/migration