Grupo Radio Centro

Complete News World

Migrantes encontrados entre vidrios rotos y cenizas tóxicas en el puerto de Melilla

MADRID – Algo le pareció mal al guardia que inspeccionaba bolsas selladas de ceniza tóxica en el puerto de Melilla, uno de los dos pequeños territorios españoles en el norte de África. Entonces sacó un cuchillo, abrió la bolsa y encontró una pierna inmóvil, lo que confirmó su sospecha de que había una persona dentro.

Levantó y dejó caer la pierna varias veces, sin reacción. Pasaron unos momentos. De repente, la pierna se echó hacia atrás y un joven se levantó de las cenizas, asustado y desorientado, pero vivo.

La inquietante escena de un vídeo difundido el lunes por la Guardia Civil española puso de relieve las distancias y los considerables riesgos que corren los migrantes y solicitantes de asilo en sus desesperados intentos por llegar a Europa.

El sobreviviente se encontraba entre las 41 personas encontradas escondidas en medio de un cargamento en la zona del puerto de Melilla el viernes, tratando de colarse a bordo de un barco que los llevaría a través del mar Mediterráneo hasta la España continental.

Cuatro de ellos fueron descubiertos enterrados en contenedores de reciclaje debajo de botellas de vidrio, algunos rotos con bordes afilados.

Rodeados por Marruecos, los pequeños enclaves de Melilla y la cercana Ceuta han sido el objetivo de muchos inmigrantes africanos durante años. Pero los dos territorios se encuentran fuera del espacio Schengen de libre movilidad en gran parte de Europa, por lo que muchos de ellos están atrapados en sus esfuerzos por llegar a suelo europeo.

El puerto de Melilla, donde camiones y contenedores inician un viaje a España que puede durar hasta siete horas, ofrece una vía de escape para muchas personas. Algunos intentan ingresar al área vallada del puerto nadando allí o escondiéndose debajo de los vehículos, saltando sobre ellos cuando disminuyen la velocidad o se detienen en las puertas del puerto.

READ  Los 5 signos del zodíaco más mentirosos: ten cuidado con ellos

Otros intentan trepar vallas y muros perimetrales, a veces cayéndose y lesionándose gravemente.

Con la ayuda de perros de búsqueda y micrófonos para detectar los latidos del corazón, la policía a menudo encuentra personas escondidas entre la carga, desde contenedores hasta hormigoneras. Solo este año, la Guardia Civil dijo que había identificado 1.781 migrantes que ingresaban al perímetro de seguridad del puerto de Melilla; el año pasado ese número fue de 11.700.

Sin embargo, descubrimientos como los de la semana pasada preocupan a los oficiales más experimentados.

“Nunca nos acostumbraremos”, dijo Juan Antonio Martín, portavoz de la Guardia Civil en Melilla.

La frontera entre los territorios del norte de África de España y Marruecos, cerrada desde el inicio de la pandemia en marzo, es más difícil para los migrantes pasar. Según el Ministerio del Interior de España, casi 1.500 personas entraron ilegalmente a Melilla el año pasado, frente a las más de 5.800 en 2019.

Pero los que intentaron salir de Melilla la semana pasada ya estaban en el enclave, dijo Martín. No pudieron tomar transbordadores de pasajeros ni vuelos a la península, ya sea porque no tenían documentos de viaje o porque entraron ilegalmente a España.

No se reveló su nacionalidad, pero el portavoz dijo que la mayoría eran de ascendencia marroquí.

Dado que el cierre de Marruecos de la frontera terrestre con Ceuta y Melilla se produce tras años de fortalecimiento de la seguridad fronteriza, que ya había provocado una fuerte disminución de los cruces ilegales, las Islas Canarias españolas en el Océano Atlántico se han convertido en el principal punto de desembarco de las personas que huyen del Norte y el Oeste África a Europa.

READ  Andrea Legarreta, con la piel TRITURADA tras sufrir Covid-19; recurrir a un tratamiento intensivo

El año pasado llegaron al archipiélago unas 23.000 personas, la mayoría sacadas de las aguas por el servicio de salvamento marítimo español, y más de 500 murieron o desaparecieron en el intento.

Y aquí también, los rescatistas se han enfrentado a veces a lo impensable. En diciembre, el diario español El País informó que un nigeriano de 14 años pasó dos semanas colgado del timón de un petrolero antes de ser encontrado por una patrullera cerca del puerto de Las Palmas en la isla de Gran Canaria.

Brito informó desde Barcelona, ​​España.