Grupo Radio Centro

Complete News World

Mercenarios rusos al servicio de la mayor influencia de Vladimir Putin en el mundo

Mercenarios rusos custodiando el ayuntamiento de Sloviansk, Ucrania (Europa Press / archivo)

Las empresas militares privadas, como el Grupo Wagner, se han convertido en los últimos años en un herramienta vital con la que Rusia expande su influencia en el mundo mientras defiende sus intereses. Actualmente, hay presencia de mercenarios rusos en al menos 30 países de cuatro continentes, lo que demuestra la expansión de este fenómeno que tuvo su primer ensayo en el conflicto de Ucrania en 2014.

Aunque las empresas mercenarias son técnicamente ilegal según la Constitución Ruso, la verdad es que se han convertido un componente clave de la estrategia de “guerra híbrida” que Moscú ha estado llevando a cabo y ofrece al presidente ruso Vladimir Putin un medio con el cual “llevar a cabo sus objetivos políticos y promover los intereses de seguridad nacional de Rusia en todo el mundo”, dijo el Centro de Estudios Internacionales en un informe reciente. Estratégico e Internacional (CSIS).

En general, según los autores de ‘Las guerras de los mercenarios de Moscú’, estas empresas de seguridad están en manos de oligarcas cercanos al Kremlin, como es el caso del propietario del Grupo Wagner, Yevgeni Prigozhin, que es muy cercano a Putin y está sujeto a sanciones por parte de Estados Unidos.

Mercenarios del Grupo Wagner en la zona de Starobeshevo del Donetsk ucraniano
Mercenarios del Grupo Wagner en la zona de Starobeshevo del Donetsk ucraniano

Una de sus principales tareas es apuntalar la política exterior rusa y expandir su influencia a nivel mundial, ya que gracias a los mercenarios Moscú puede apoyar a determinados países o socios.

Desde un punto de vista militar, dadas las capacidades de estos mercenarios (generalmente ex miembros de las fuerzas de seguridad), los aliados pueden ser reforzados, mientras que al mismo tiempo establece una presencia militar en escenarios donde no la hubo, e incluso altera el equilibrio de poder en determinados conflictos “Manteniendo un grado plausible de negación por parte del Kremlin”, señalan los autores.

Además, los mercenarios son más prescindibles y su uso es menos riesgoso que el despliegue de soldados rusos, especialmente en caso de que mueran en combate o durante misiones de entrenamiento. Los integrantes de las empresas de seguridad también se han convertido en una fuente para recabar información de inteligencia, además de poder realizar acciones encubiertas y actividades clandestinas, según el CSIS.

READ  La vacuna rusa genera entusiasmo y dudas

Entrenamiento apoyado por el ejército ruso

Contratistas de seguridad recibir formación antes de ser enviado al extranjero, en algunos casos incluso dentro de bases militares y con el probable apoyo del Ejército y los servicios de inteligencia. Por ejemplo, según el informe, el Grupo Wagner entrena a sus hombres en dos campamentos junto a una base de los Servicios de Inteligencia (GRU) en Molkino, en la región de Krasnodar.

Por otro lado, las empresas mercenarias y las vinculadas a ellos en los campos de la energía, las minas, la seguridad y la logística también ofrecen al gobierno ruso una forma de “expandir su influencia comercial y económica en los países en desarrollo y construir nuevas fuentes de ingresos. , especialmente la extracción de petróleo, gas y minerales, para reducir el impacto de las sanciones ”, destaca el informe.

En cuanto a las tareas que realizan, su tarea principal es capacitar y equipar a las fuerzas de seguridad del país anfitrión o una milicia local, que incluye entrenamiento en tareas de combate especializadas, como el uso de francotiradores o defensa aérea. Además, trabajan para proteger a las autoridades locales, incluso convirtiéndose en los guardaespaldas de los presidentes, como es el caso de la República Centroafricana.

En algunas ocasiones, según el informe, mercenarios vinculados al GRU reclutan activos humanos además de realizar tareas de vigilancia y reconocimiento y realizar acciones de guerra política, sabotaje y otras misiones encubiertas.

Los mercenarios también se despliegan para proteger la infraestructura energética clave o las minas tanto para los países anfitriones como para las empresas rusas. Además, tanto ellos como los medios de comunicación vinculados a sus empresas ayudan a difundir mensajes a favor de Rusia. En este caso, la ‘granja de trolls’ propiedad de Prigozhin, también sancionada por Estados Unidos, es particularmente famosa.

READ  La niña muere por tener piojos; tus padres podrían ir a la cárcel en los Estados Unidos

De Ucrania a Venezuela

Ucrania fue el primer país en el que aparecieron mercenarios rusos. Antes de su papel central en el conflicto en la todavía activa región de Donbas, ya estuvieron presentes en la anexión rusa de Crimea en marzo de 2014. Según el CSIS, en el punto álgido del conflicto entre separatistas y fuerzas ucranianas había entre 2.500 y 5.000 mercenarios rusos, incluidos los del Grupo Wagner.

Su papel fue “desestabilizar y luego consolidar el control sobre Crimea y Donbas, presionando y presionando a Kiev y sus aliados occidentales para que hicieran concesiones diplomáticas”, todos “negando cualquier participación oficial rusa”, subrayan los autores expertos del informe. A pesar de ello, el conflicto ha terminado por convertirse en un “conflicto congelado” del que Rusia ha sabido extraer algunas lecciones para aplicar en otros entornos.

Siria ha sido uno de ellos. Aquí, los mercenarios rusos han sido clave para apuntalar al régimen de Bashar al Assad y frenar los esfuerzos de Estados Unidos y sus aliados. Además, han sido cruciales para apoderarse de campos petroleros, refinerías, plantas de gas y otras infraestructuras que estaban en manos de los rebeldes.

Según el CSIS, en este país se han llegado a contar entre 1.000 y 3.000 mercenarios rusos de distintas firmas, incluido el Grupo Wagner, que han jugado un papel cada vez más directo en las operaciones de combate del régimen sirio y muchas veces sincronizados con prioridades. Economía de Moscú. Este país también ha servido como campo de pruebas para un modelo de despliegue híbrido que incluye fuerzas estatales y mercenarios.

En el caso de Libia, el apoyo de los mercenarios no ha sido para el Gobierno reconocido por la comunidad internacional, sino para el General Khalifa Haftar, cuyas fuerzas ha entrenado y apoyado en su ofensiva para tomar Trípoli. El papel de los 800 a 1200 mercenarios, principalmente del Grupo Wagner, también ha incluido la defensa de los intereses rusos en el país.

READ  el nuevo escándalo que sacude el Vaticano

“Rusia vio un vacío de poder y una oportunidad para aprovechar la inestabilidad para expandir la influencia rusa, utilizando mercenarios para fortalecer a Haftar, cambiar el conflicto a su favor y tomar la recompensa”, subrayan los autores del informe. Además, los mercenarios rusos han reforzado “la posición geoestratégica y la influencia diplomática” en Libia, dando a Rusia un papel en cualquier solución del conflicto.

También hay presencia de mercenarios rusos en el Africa Sub-sahariana. En RCA, han estado capacitando a las fuerzas de seguridad, además de proteger a su presidente, Faustin-Archange Touadéra, y las operaciones mineras. Sin embargo, Mozambique ha sido un fracaso. Los mercenarios del Grupo Wagner que llegaron para apoyar al gobierno en su lucha contra los yihadistas en Cabo Delgado “tenían poca experiencia en realizar operativos en los bosques y tenían dificultades para coordinarse con las fuerzas locales”, según el CSIS. Llegados en septiembre de 2019, fueron reemplazados en abril pasado por mercerarios de la firma sudafricana Dyck Advisory Group.

Militares y mercenarios arriban al aeropuerto internacional de Caracas en los aviones rusos Il-62 y An-124, en 2019
Militares y mercenarios arriban al aeropuerto internacional de Caracas en los aviones rusos Il-62 y An-124, en 2019

Además, los mercenarios rusos también han cruzado el Atlántico. Desde 2017 están presentes en Venezuela, que tiene uno de sus mayores aliados en Moscú, para velar por los intereses de Rusia y sus empresas, incluida Rosneft.. Además, desde enero de 2019, alrededor de un centenar de ellos se desplegaron en proteger a Nicolás Maduro, luego de que Juan Guaidó se autoproclamara presidente encargado.

(Con información de Europa Press)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La clínica secreta de mercenarios rusos que luchan en las guerras sucias del Kremlin