Grupo Radio Centro

Complete News World

Marcello Dantas habla de encuentros de arte y ciencia – 07/01/2021

Marcello Dantas es un curador brasileño que no se detiene. Su producción en año normal ha alcanzado más de 20 espectáculos. Pero la pandemia ha cambiado ese flujo y su forma de pensar. Hablamos con él sobre cómo esta transformación afecta al mundo del arte y el papel de las tecnologías en este escenario futuro.

¿Cómo vivió este período de pandemia? ¿Física y mentalmente?

Dos Covid. Conseguí la primera edición. Luego obtuve la versión 2.0 en abril de este año. Por otro lado, creo que tuve una cualidad de inmersión en este período que no tengo desde hace mucho tiempo. Por lo tanto, tiene sentido que Covid tenga un daño humano terrible y un trauma enorme para las personas, pero al mismo tiempo creo que logró desacelerarse, lo que produjo un nivel de pensamiento que creo que no tiene precedentes. Al menos en mi vida, no recuerdo que el mundo se haya permitido hacer preguntas. No minimizaré el dolor de ninguna manera. Pero creo que es un cambio. Creo que nos hemos vuelto más permeables. Estos son los cambios, la aceptación de nuevas condiciones. Si sabemos cómo tomar esto en el lado seguro, podría ser bueno.

Muchos artistas aprovecharon este tiempo de inmersión para reevaluar su trabajo. Incluso después de salir de clase, a veces haciendo algo completamente diferente.

Yo creo que es verdad. En otras palabras, es la urgencia. Poner temas vitales sobre la mesa ha hecho que la gente reconsidere su papel en la sociedad. Y eso, como mínimo, produce algo nuevo. Y creo que si volvemos exactamente a lo que éramos antes, habremos perdido una maravillosa oportunidad de mejorar las cosas que estábamos haciendo hasta entonces.

Marcello Dantas: “el futuro podría ser más humano”

Imagen: Juliette Bayen

También has producido mucho, ¿no?

Suficiente. Quiero decir, ¿cerca de lo que solía hacer? No. Antes, abríamos de 20 a 25 exposiciones al año. Pero logramos realizar algunos proyectos: proyectos para museos, exposiciones … Ahora estoy haciendo la Bienal del Mercosur. Hemos abierto Ai Weiwei en Lisboa, hemos abierto Ivan Navarro en Brasil, estamos preparando una exposición de realidad virtual que ahora también se inaugurará en São Paulo. Así que de ninguna manera fue una parada. Y pude hacer una cosa que nunca antes había podido hacer, fue escribir sistemáticamente. Obviamente, viajé mucho menos de lo habitual, pero al mismo tiempo, todo tiene gracia. Ahora, cuando viajo a un lugar, me quedo un mes. Anteriormente, me quedé un día. Así que te quedas un mes, entiendes la lógica de eso mucho mejor. Entras en inmersión. Es decir, viajas menos, pero viajas con más calidad, con más profundidad. Menos movimiento y más profundidad, más buceo. Creo que esa es la diferencia con Covid. Lo ralentizó aquí, pero nos permitió hacer algo más y más profundo. Y en ti también, creo que este es un viaje muy importante. Que también valoramos las experiencias que de alguna manera nos permiten tener más autoconocimiento, más conciencia. Que entendamos esta cosa súper importante, que creo que es el gran tema de nuestro tiempo, que es la fricción entre especies. Nosotros, como nosotros mismos, tenemos que dejar de pensar como brasileños, mexicanos, portugueses, estadounidenses o lo que sea. Empiece a pensar en nosotros como la identidad de una especie, ¿verdad? Que ocupa un lugar en un planeta y que vive en permanente conflicto con otras especies. Constantemente criamos plagas de otros rincones y tenemos miedo de las plagas de otros.

¿Y cómo puede ayudar la tecnología en este proceso?

Creo que la tecnología y el arte siempre han tenido, como el arte y la ciencia, una relación permanente. Es una tontería que la gente no piense, ¿entiendes? Desde el punto de vista, crear arquitectura con arte. Es un flirteo fabuloso, es una hermosa historia. Creo que ahora mismo toda la pregunta es qué es la tecnología, ¿verdad? Lo estoy respaldando un poco, lo estoy devolviendo a la ciencia, ¿no es así? Creo que la tecnología es una forma de poner en práctica lo que es el conocimiento científico. Y el arte y la ciencia son dos campos absolutamente relacionados. Por otro lado, lo que veo es que en 2021 hemos cruzado una frontera de lo que es el mundo, lo que es la vida tecnológica, lo que es la vida no tecnológica. Y ahora pasamos más tiempo dentro de los artefactos, ¿no es así? Nuestra existencia pasa más tiempo allí que en el mundo real. Así que creo que la gran tecnología que debemos adoptar en este momento, por extraño que parezca, en mi opinión, es la biología. Aquí es donde está la frontera. En otras palabras, es lo que nos saca de la pantalla. Ya estamos dentro de la pantalla todo el tiempo. Estamos aquí, estamos dentro de la pantalla, ¿no? Entonces, ¿cómo vamos a asegurarnos de que otras técnicas nos lleven a un lugar de inspiración, un lugar que deje nuestro lugar común? Otra cosa que creo que debe quedar muy clara es que los humanos somos muy predecibles. Somos máquinas con código muy simple, pero creando tecnologías muy potentes, como la inteligencia artificial, que ya serán capaces de imitar nuestros sentimientos y producirán un arte que probablemente nos emocione. Entonces, ¿volveremos la cabeza por completo o nos volveremos obsoletos? O los agentes creativos se embarcan en una aventura para conocer sus mentes, expandir su conciencia, buscar nuevos territorios y una originalidad radicalmente nueva, o nos convertiremos en el único consumidor de un código repetido. Entonces, ser creativo es un acto político, es decir, el acto de decir: “No, no seré susceptible ni obediente.
¿El futuro debe ser un derecho humano? Menos máquinas. Serán ambos, no tenemos otra opción. Pero depende de nosotros si el futuro es humano. La pregunta es si el futuro puede ser más humano.

Vea la entrevista completa a continuación

READ  Pronóstico del tiempo para febrero: confirmaciones importantes del giro frío de Rusia a mediados de mes