Grupo Radio Centro

Complete News World

Los bancos centrales corren el riesgo de hundirnos en una recesión

El vicepresidente Luis de Guindos planteó la posibilidad de una primera subida de tipos y el fin definitivo del QE a partir de julio. Los mercados prevén tres subidas de tipos para finales de año.

Es realmente como 2008, cuando el BCE reaccionó de forma exagerada a un shock petrolero temporal y subió las tasas cuando Alemania e Italia ya estaban en recesión.

Da la casualidad de que el Business Cycle Research Institute acaba de publicar una nota para clientes advirtiendo que Alemania e Italia están ahora al borde de la recesión. Bank of America indica que su indicador de crédito macroeconómico europeo emite alerta roja.

En cierto sentido, es absurdo que la zona euro todavía tenga tipos de menos 0,5 % y siga haciendo QE en un momento en que la inflación es del 7,6 % en Alemania, del 9,8 % en España y del 11,8 % en los Países Bajos.

Pero tal es la absurda situación en la que se ha puesto la Eurozona bajo la estructura de la unión monetaria. El sistema puede exigir tasas negativas a perpetuidad.

Andrew Bailey, el gobernador del Banco de Inglaterra, está más atento a los peligros del dominio monetario y resiste la estampida del banco central. “Estamos caminando por una línea muy fina entre la lucha contra la inflación y los efectos sobre la producción del shock del ingreso real, y el riesgo de que podría crear una recesión”, dijo.

Habrá un momento para una autopsia de las políticas pandémicas del banco central.

No se les debe culpar por haber contratado un seguro contra el riesgo extremo de colapso económico y financiero al inicio del Covid. El error fue persistir demasiado tiempo con QE extremo una vez que se activó el rebote V.

READ  Estos son los países con más inventoras

Se metieron en problemas porque dejaron de prestar atención a los datos monetarios como parte de sus modelos de personal neokeynesianos. Estos modelos de personal no han sido revisados ​​y ahora están causando que cometan el error opuesto.

El exjefe de la Fed, Ben Bernanke, dijo que la QE no funciona en teoría, pero funciona en la práctica. Los monetaristas responden que QE ha funcionado exactamente como cabría esperar según la teoría cuantitativa del dinero.

Si tienen razón, y la han tenido durante los últimos dos años, implica que el cambio abrupto de QE a QT conducirá a una drástica desaceleración en la oferta monetaria amplia. Desencadenará una crisis de activos este año, seguida de un caos económico el próximo año si los bancos centrales no retroceden a tiempo.

Este episodio no debe confundirse con la década de 1970, cuando la inflación se acumuló durante varios años y se arraigó en la psicología colectiva. Hoy, las expectativas de inflación todavía rondan el 2% para los próximos cinco años y 10 años.