Grupo Radio Centro

Complete News World

Las economías del sur de Europa han divergido – POLITICO

Carla Subirana Artús es economista que se ha desempeñado como analista de políticas para el Banco de Inglaterra y analista de investigación de Europa para Economist Intelligence.

Si la eurozona fuera una escuela, Portugal, Italia, Grecia y España serían los vagos. Los cuatro países, marcados con el feo acrónimo PIGS, hablan en voz alta, disfrutan de una vida tranquila bajo el sol, están sobreendeudados y necesitan reformas, o eso dice el cliché.

Sin embargo, eche un vistazo más de cerca y verá que algunos de estos estudiantes que antes eran rebeldes se han convertido desde entonces en estudiantes estrella poco probables.

Aunque Italia y Grecia siguen rezagados económicamente, la trayectoria de crecimiento de España y Portugal se ha vuelto más sólida y convincente desde las crisis de la deuda soberana de 2012, un cambio que se ha hecho visible con el final de una era de política monetaria ultralaxa. Y gran parte del mérito de esta división entre la Península Ibérica e Italia y Grecia se debe a las reformas estructurales que España y Portugal han introducido durante la última década. Pero aún así, la zona euro no está a prueba de crisis.

Un ejemplo reciente de la divergencia entre las economías del sur de Europa y su respectivo enfoque de reforma se vio cuando el Banco Central Europeo (BCE) prometió poner fin a su programa de compra de bonos en junio. Mientras que los rendimientos de los bonos soberanos a 10 años de Italia y Grecia se dispararon, los costos de endeudamiento de Portugal y España se mantuvieron más cerca de los de los Países Bajos, visto como un estudiante modelo por los líderes de la Unión Europea.

READ  Lala cierra operaciones en Costa Rica

Durante la última década, las reformas laborales de Italia han sido poco entusiastas y el país solo ha resuelto parcialmente las deudas incobrables de sus bancos, mientras que España ha abordado estos problemas con mucha más decisión. Como resultado, el PIB per cápita de España en términos de poder adquisitivo, respaldado por un aumento en la productividad total de los factores -o la eficiencia con la que una economía utiliza sus insumos productivos- superó al de Italia en 2017.

Desde entonces, el país se ha convertido en uno de los mayores fabricantes de automóviles de Europa y sus exportaciones se han diversificado más allá del turismo hacia productos químicos, productos farmacéuticos, maquinaria y servicios profesionales.

Los inversionistas ahora miran al país bajo una luz diferente, lo que lleva a menores costos de endeudamiento para los hogares y las empresas. Alors que les spreads sur les swaps sur défaut de crédit du pays – qui sont des dérivés de type assurance qui paient en cas de défaut – étaient identiques à ceux de l’Italie jusqu’en 2014, ils se sont depuis rapprochés de ceux de la Francia.

Portugal, por su parte, también tuvo una década prometedora. Desde 2014, su economía ha crecido en promedio tres veces más rápido que la de Grecia, donde la producción permanece casi una cuarta parte por debajo de su nivel de 2007. E impulsando el crecimiento, implementando reformas costosas y cumpliendo los estrictos objetivos presupuestarios exigidos por los funcionarios de la UE, António Costa , primer ministro socialista de Portugal desde 2015, se ha convertido en el alumno favorito de Bruselas.

READ  El BEI apoya el plan de expansión de los servicios ferroviarios de carga de Medway Rosco

Por el contrario, Syriza, el partido griego de izquierda que gobernó el país de 2015 a 2019, era la clase rebelde. El gobierno se retractó de las reformas ya que la deuda nacional siguió siendo la más grande de la eurozona, los préstamos bancarios incobrables se acumularon y los ingresos fiscales continuaron descansando sobre una base demasiado estrecha, exigiendo tasas altas que disuadieran la contratación.

Sin embargo, a pesar de su progreso, cualquier cántico sobre el éxito de la Península Ibérica aún debe moderarse.

Por ejemplo, la prudencia fiscal de Portugal tuvo un costo. La inversión pública fue la más baja de la UE en 2020 y 2021, y la deuda pública del país, la más alta de la eurozona después de Grecia e Italia, pone a la economía en general en riesgo de verse afectada por mayores costos de endeudamiento público. Además, los salarios son bajos para los estándares de Europa occidental, lo que envía a muchos portugueses al extranjero a trabajar.

Al otro lado de la frontera, el gobierno español, compuesto por socialistas y el grupo de extrema izquierda Unidas Podemos (United We Can), no ha ofrecido soluciones creativas para arreglar el insostenible sistema de pensiones del país y la tasa de desempleo juvenil no se ha disparado desde 2019. Y con una elección fea en la que es probable que ningún partido gane la mayoría, los moderados miran ahora con cautela a Vox, un equipo de extrema derecha relativamente nuevo que atrae un apoyo preocupante en las encuestas.

Mientras tanto, Grecia ha estado ocupada haciendo sus deberes para unirse al club de historias exitosas de “cambio” en la periferia de la Eurozona. El gobierno de Kyriakos Mitsotakis, primer ministro de centroderecha de Grecia desde 2019, ha logrado pulir su imagen entre turistas e inversores, atrayendo inversión extranjera récord el año pasado.

READ  La regla de España que protege a los pasajeros de la economía informal conduce a la escasez de mano de obra, dice Uber

Sin embargo, es muy probable que el crecimiento italiano continúe decepcionando, ya que la rara estabilidad que el primer ministro Mario Draghi trajo a su política ahora ha llegado a su fin.

La estabilidad política es importante, y no solo para las familias italianas. Los funcionarios del BCE temen que si el infame ‘bucle catastrófico’, que vincula la solvencia de los bancos con la de sus países anfitriones, golpeara a Italia y amenazara con desencadenar una crisis de deuda, la unión monetaria comenzaría a parecer endeble.

Y aunque la mayoría de los bancos europeos han reducido la exposición a su país de origen desde la crisis de la deuda soberana de 2012, los bancos italianos siguen tan expuestos a su deuda pública como lo estaban hace una década, y el vínculo entre los bancos y los soberanos es especialmente fuerte.

Por lo tanto, a medida que aumenta el malestar político en Italia y los inversores comienzan a exigir mayores rendimientos para mantener la deuda italiana, los bancos del país inevitablemente sufrirán. Ya hay señales de que los bancos italianos van a tener problemas: los rendimientos del año hasta la fecha del mayor prestamista del país, una medida del rendimiento de las inversiones, han caído un 24% desde febrero.

Y ahora, acosada por la lentitud de las inversiones, las escasas reformas y, una vez más, la inestabilidad política, Italia seguirá siendo el estudiante en apuros de la zona euro en el futuro previsible.