Grupo Radio Centro

Complete News World

La UE da la bienvenida al acuerdo fiscal del G7, pero las divisiones internas podrían frustrar el consenso

La Unión Europea está dispuesta a dar un gran paso en la política fiscal, y no planea hacerlo sola.

El pasado fin de semana los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos) ha llegado a un acuerdo histórico establecer una tasa impositiva corporativa mínima general del 15 por ciento.

El acuerdo también prevé una reasignación de los derechos impositivos para garantizar que la tributación de las ganancias ya no esté determinada exclusivamente por la presencia física de una empresa, un status quo que quedó obsoleto por el creciente dominio de las multinacionales tecnológicas transfronterizas, como Google y Amazon. .

El comunicado del G7 prevé gravar aranceles en función del lugar donde las empresas venden sus productos y servicios, un método que reflejará mejor la realidad de la digitalización y la globalización.

Con el acuerdo, el G7 quiere acabar con lo que la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, ha llamado la “carrera hacia el fondo”: en las últimas décadas, las economías desarrolladas se han enfrentado para ofrecer los impuestos corporativos más atractivos con el objetivo de atraer nuevas empresas y nuevos inversores. .

Esta subvaloración mutua ha resultado en una caída dramática en las tasas de impuestos corporativos. Un estudio de 2018 realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en 88 jurisdicciones encontró un impuesto corporativo promedio del 21,4%, un aumento del 45 al 50% en la década de 1980.

“Un gran problema”

Partidarios de un impuesto corporativo bajo disputarse que ayuda a las empresas a crecer, motiva a los inversores, frena la deslocalización y recompensa a los trabajadores con salarios más altos.

Los críticos, por otro lado, argumentan que las tarifas bajas privan a los estados de una fuente importante de ingresos para financiar los servicios públicos.

El G7 es consciente de que un acuerdo simple no resolverá por completo el tenso debate económico: la administración del presidente estadounidense Joe Biden defendió inicialmente una tasa mínima del 21%, una cifra que llegó a los titulares internacionales pero que rápidamente se perdió. atractivo.

La Casa Blanca espera que el margen del 15% sea el mínimo y que los países ricos, actualmente muy endeudados y desesperados por encontrar formas de financiar la recuperación posterior al coronavirus, vayan aún más lejos. Los detalles técnicos precisos del acuerdo del G7 aún no se han negociado y podrían pasar varios años antes de que entre en vigor.

Se espera que tengan lugar discusiones similares en los próximos meses en el G20 y la OCDE, donde el número de países involucrados será mayor y las posibilidades de éxito más escasas.

“Desde 2015, la atención se ha centrado en evitar la transferencia de beneficios y garantizar que los países paguen impuestos donde obtienen sus beneficios”, dijo a Euronews Rebecca Christie, investigadora no invitada de Bruegel.

“El 15% a nivel mundial sería un problema muy grande porque actualmente no existe un acuerdo global. Los países individuales serían libres de establecer tasas impositivas más altas si eso estaba en consonancia con sus prioridades y si era algo que pudieran adoptar. a nivel nacional. A nivel mundial, es muy difícil lograr que la gente esté de acuerdo en algo. Así que estar de acuerdo con el 15% sería bueno.

READ  Vishing, otra forma de operar de los ciberdelincuentes con la que debes tener cuidado

Torneado

Para la Unión Europea, el avance del G7 es una gran victoria.

Los países de la UE cuentan con algunos de los sistemas de protección social más amplios y generosos del mundo, que abarcan áreas como la protección social, la atención de la salud, la educación, el medio ambiente, la vivienda y la seguridad social y la cultura. Gasto público en el bloque representado más del 47 por ciento del PIB total. Estos servicios son extremadamente costosos y requieren una combinación de impuestos sólida y estable para financiarlos.

A medida que COVID-19 devastó el poder adquisitivo de los ciudadanos comunes y destruyó millones de puestos de trabajo, y por lo tanto disminuyó los ingresos por impuestos a la renta personal y la compra de bienes, los gobiernos europeos se han centrado en las empresas, especialmente las más grandes, muchas de las cuales realmente han prosperado. durante la crisis sanitaria gracias al repentino cambio al mundo online.

Un informe por el recientemente inaugurado Observatorio Fiscal de la UE, un centro de investigación para ayudar a combatir el abuso fiscal, estima que la tasa impositiva mínima acordada del 15% permitirá al bloque recaudar 50 mil millones de euros adicionales en 2021 Si el G7 se hubiera conformado con una tasa del 21 por ciento, la UE podría ganar hasta 170 000 millones de euros.

“Este [G7] El acuerdo es un gran paso hacia la equidad y la igualdad de condiciones “, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Olaf Scholz, el ministro de Finanzas de Alemania, lo llamó una “revolución fiscal”, mientras que su homólogo francés, Bruno Le Maire, dijo que era “histórica”. El comisario europeo Paolo Gentiloni, que asistió a la cumbre del G7 en nombre de la Comisión Europea, también celebró la noticia, calificándola de “gran paso”.

El optimismo ha ido en aumento en Bruselas y en todo el continente desde que Janet Yellen declaró públicamente el apoyo de Estados Unidos a una tasa impositiva mínima global a principios de abril. Las palabras de Yellen estuvieron lejos de ser altruistas: el presidente Biden necesita fondos para financiar su ambicioso proyecto de ley de infraestructura de 2,3 billones de dólares.

En un claro signo de coordinación, la Comisión desvelado una estrategia para adaptar los sistemas fiscales al siglo XXI dos semanas antes de la reunión del G7 en Londres. Como parte del plan, el ejecutivo prometió elaborar una base impositiva común y una regulación única para las empresas.

“La Comisión está muy involucrada [with tax reform]”, dijo Christie.”[It] hará todo lo que esté en su poder para garantizar que la UE aplique las [G7] acuerdo y que cumple con todos los tratados y leyes de la UE. Necesitaremos legislación europea “.

READ  Este es el auto volador que busca inaugurar una nueva era

Patchwork litigioso

Bruselas espera que el impulso infundido por el G7 ayude a allanar el camino para la unanimidad en toda la UE, un requisito inevitable establecido por los tratados fiscales de la UE.

Pero el camino hacia la unidad podría ser un viaje difícil y lleno de baches.

Cuatro países de la UE (Hungría, Bulgaria, Cyrus e Irlanda) tienen actualmente tasas de interés corporativas por debajo del 15 por ciento. Uno de ellos, Hungría, incluso cae por debajo del umbral del 10 por ciento. Por el contrario, Alemania, Portugal, Francia y Malta superan la marca del 30%, lo que significa que sus tasas de impuestos corporativos son dos veces, si no tres veces, más altas que las de sus pares.

El aumento de las tasas impositivas de la noche a la mañana para cumplir con el estándar del G7 podría alterar un entorno económico profundamente arraigado y despojarlos de un rasgo muy característico en el escenario mundial.

“Nadie tiene derecho a intervenir en la política fiscal de Hungría desde el exterior”, dijo el mes pasado el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, Péter Szijjártó, mientras el debate ganaba impulso.

El caso de Irlanda ha recibido mucha atención en los últimos años.

Promovió su tasa impositiva corporativa del 12,5 por ciento para persuadir a las multinacionales de que establecieran su sede europea dentro del país.

Google, Facebook, Twitter, LinkedIn y Airbnb se han establecido en Dublín alrededor de un área conocida como Silicon Docks, un apodo que imita al Silicon Valley de California.

Este sistema ha visto a las grandes empresas de tecnología presentar sus ganancias bajo un esquema generoso que, según los críticos, evita que otros países graven las ganancias obtenidas dentro de sus fronteras.

La Comisión Europea ha tratado de frenar la práctica que considera injusta: en 2016, Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia, ordenó a Apple pagar 13.100 millones de euros, más intereses, en impuestos impagos al Estado irlandés. Vestager argumentó que los beneficios fiscales de Irlanda equivalían a ayuda estatal ilegal.

El Tribunal General de la UE más tarde falló a favor de Apple y criticó el débil razonamiento de la Comisión Europea. El gobierno irlandés acogió con satisfacción el veredicto, pero Bruselas dijo que tenía la intención de apelar y continuar la lucha.

A medida que se desarrollaba la batalla en la corte de Luxemburgo, algunos países europeos como Francia, Reino Unido, Italia, España y Austria tomaron cartas en el asunto y decidieron presentar impuestos especiales por servicios digitales como soluciones provisionales hasta que se alcance un acuerdo global.

Estos acuerdos no se han coordinado y son de diferente naturaleza, sino que se dirigen principalmente a ingresos seleccionados de grandes empresas digitales. La Casa Blanca los considera discriminatorios porque afectan principalmente a las empresas estadounidenses y ha amenazado con imponer aranceles en represalia.

READ  BBTok, el malware que ataca a los usuarios bancarios en México

Preocupada por la fragmentación, la Comisión Europea está trabajando en su propia propuesta fiscal digital para toda la UE, con el objetivo de hacerla operativa para 2023. El ejecutivo dijo que la tasa será modesta y no discriminatoria y operará junto con el acuerdo de la OCDE.

“No necesariamente adecuado”

La disputa sobre Apple y los impuestos digitales sirve como un anticipo de las próximas discusiones a nivel de la UE. Los países pequeños y medianos afirman que deben ofrecer tasas impositivas atractivas para poder competir con las grandes economías.

“Espero participar en las discusiones de la OCDE. Hay 139 países alrededor de la mesa, y cualquier acuerdo tendrá que satisfacer las necesidades de países grandes y pequeños, desarrollados y en desarrollo”, dijo el ministro Paschal Donohoe. Finanzas irlandesas, en Twitter poco después de la conclusión del acuerdo por parte del G7. Donohoe asistió a la cumbre en su calidad de presidente del Eurogrupo.

Billy Kelleher, un eurodiputado irlandés que forma parte del grupo liberal Renew Europe, comparte el punto de vista del ministro y cree que el acuerdo final de la OCDE debería “adaptarse” a todo tipo de países.

“Tenemos que aceptar que lo que propone el G7 no se adapta necesariamente a la composición más amplia de las economías de todo el mundo. Así que creo que tenemos un largo camino por recorrer”, dijo Kelleher a Euronews.

“Tratar de imponer un impuesto que sea adecuado para las grandes economías de todo el mundo puede no ser suficiente para abordar las diferencias en la producción económica y la actividad económica dentro de los países. Así que creo que debemos ser conscientes de eso también”.

Kelleher cree que es necesario un impuesto digital, pero advierte contra las medidas injustas y unilaterales.

“Tenemos empresas que obtienen enormes beneficios. También tenemos que asegurarnos de gravarlo de forma justa y equitativa para asegurar que todos los países puedan beneficiarse de los ingresos que generan. Simplemente creo que debemos asegurarnos de que perspectiva, cuando hablamos de impuestos digitales, por ejemplo, lo que tenemos es consistencia en todo el mundo.

Las ONG también han criticado al G7, aunque por diferentes razones. Oxfam International arremetió contra el G7 por no ir más allá del 15 por ciento, diciendo que el umbral acordado “haría poco” para poner fin a la carrera hacia el fondo y al uso de paraísos fiscales.

“Es absurdo que el G7 afirme que está ‘revisando’ un sistema fiscal global fallido al instituir una tasa impositiva corporativa mínima global similar a las tasas suaves cobradas por paraísos fiscales como Irlanda, Suiza y Singapur. . Tan bajo que las empresas pueden pasar por encima de él “, mencionado Gabriela Bucher, directora ejecutiva de Oxfam International.

“Será imposible detener la explosión de desigualdad causada por Covid-19 y abordar la crisis climática si las empresas continúan prácticamente sin pagar impuestos”.