julio 15, 2024

Complete News World

La sequía convierte una de las mayores lagunas de España en un desierto de sal | España

6 min read
La sequía convierte una de las mayores lagunas de España en un desierto de sal |  España

Cristian Rueda baja furtivamente la ventana de su camioneta. Apunta con precisión y, casi en silencio, dispara. Él está tocando el objetivo y sonriendo. Son las 10 de la mañana y este fotógrafo de naturaleza acaba de terminar un día que comenzó en medio de la noche. Las últimas fotos del día son de un gorrión cantor posado en una rama al borde de la laguna de Fuente de Piedra, ubicada en el norte de la provincia de Málaga en España. El fotógrafo repasa los nombres de algunas de las aves locales que ha capturado con su cámara Nikon, desde el búho real hasta el gatito. Pero no hay rastro del flamenco. La atracción animal estrella de esta reserva natural no llegó este año debido a la sequía, que convirtió el humedal en un desierto salado. “Es algo habitual”, dijo Rueda, contorsionando el rostro. Es tan común que hoy en día apenas se divisan a lo lejos un centenar de flamencos rosados; solo se detuvieron para descansar en el camino hacia el norte. El año pasado por estas fechas había más de 17.000 flamencos criando a casi 4.000 polluelos.

Con seis kilómetros de longitud, esta laguna de agua salada es la mayor de Andalucía y una de las mayores de España. Mide aproximadamente 1.400 hectáreas y se encuentra a pocos kilómetros de Antequera. La laguna llegó a recibir a 20.000 parejas de flamencos rosados; según la Junta de Andalucía, la mayor colonia de flamencos de la Península Ibérica, y la segunda de Europa, anida allí con asiduidad. Ahora la falta de lluvia lo ha dejado seco. Los datos de la Junta de Andalucía indican que desde el inicio del actual año hidrológico el pasado mes de octubre, hasta mediados de mayo, sólo han caído en la región 220 litros por metro cuadrado, la mitad de la media habitual. En marzo de cualquier otro año, las aves habrían encontrado al menos 20 centímetros de agua -suficiente para los flamencos- y construido sus nidos en una isla natural ubicada en el centro; este año no había ni un centímetro de agua, por lo que los flamencos bordeaban la zona. Por ello, el Ministerio de Medio Ambiente ha decidido cancelar el tradicional anillamiento de recién nacidos, un evento entre julio y agosto que se celebra con fines científicos desde 1984. También se ha suspendido en 2021 por la falta de agua y en 2020 debido a la pandemia de Covid-19.

READ  El Boletín Oficial del Estado no es suficiente para generar un tejido empresarial
Un cadáver de ave en la laguna de Fuente Piedra, que carece de agua debido a la sequía, el 9 de mayo.PACO PUENTES

Cada verano, la laguna se evapora, pero la temporada de lluvias normalmente la llena. Pero ese no fue el caso en 2023. “No es normal que esté tan seco en esta época del año”, dice Eduardo Baca, de 63 años, quien trabaja en la reserva natural desde hace dos años mientras camina. el borde del humedal; posteriormente, ingresa allí para realizar labores de vigilancia y mantenimiento. Hace unos días llovió un poco durante varios días, pero no fue suficiente para recuperar el humedal ni atraer a los flamencos, según el Gobierno regional. Los bajos niveles de agua son “el resultado de varios años consecutivos de escasez de precipitaciones”, según explicó la directora y conservadora de la reserva natural, Africa Lupion. Esta es la primera vez en el siglo XXI que este humedal se queda sin agua en primavera; esto solo sucedió antes en 1995 y 1997 (las grabaciones comenzaron a principios de la década de 1980). Los ecologistas rechazan la idea de que el uso ilegal del agua y de las aguas subterráneas cercanas esté relacionado con la situación actual de este espacio natural, que alberga unas 200 especies diferentes de aves.

Hace apenas un año, un paseo por la laguna significaba escuchar una sinfonía de sonidos característicos de los flamencos, que se destacaban de otras especies de la zona. Hoy hay mayormente silencio y un manto de sal como la nieve dentro de la reserva natural. El reflejo del sol en la sal es tan brillante que lastima los ojos. Desde los diversos observatorios ubicados a su alrededor, el paisaje parece sufrir. Junto al mirador de Las Latas, sólo unas amapolas destacan sobre los terrones de tierra en los que crecen los olivos y las lagartijas oceladas sorprenden al espectador al cruzar velozmente la carretera. No hay señales de los flamencos; se han abierto camino para criar en otros humedales como Cabo de Gata, Almería, donde hay 500 de estas aves. Otras especies tampoco lograron reproducirse este año; en 2022, los caspianos de pico negro también lo intentaron y fracasaron.

READ  Covid Reino Unido: las familias británicas tienen que pagar más de £ 1,000 para llegar a los puntos de acceso europeos populares
Eduardo Baca, oficial de seguridad y trabajador de mantenimiento de la laguna y el centro de visitantes. PACO PUENTES

Menos visitantes

La laguna es el principal atractivo turístico de Fuente de Piedra, un tranquilo pueblo de casi 3.000 habitantes. Más allá de la grave situación ambiental, la ausencia de la singular colonia de aves también es un duro golpe para la economía. “Las visitas al centro de recepción están disminuyendo notablemente. En las últimas semanas las temperaturas han sido más altas de lo habitual, lo que también hace que venga menos gente a pasear por los humedales”, explica el alcalde, Siro Pachón. “La sequía está causando estragos”, dice; el alcalde no descarta ninguna medida o restricción en los próximos meses. Los lugareños estaban convencidos de que llovería en abril -en abril de 2022 cayeron 300 litros de lluvia, lo que evitó problemas este verano-, pero este año no ha sido así. La región permanece en sequía este verano. Como resultado, los olivares y otros cultivos de la región también están sufriendo.

Vista desde uno de los miradores.PACO PUENTES

Al menos Pachón puede respirar un poco mejor, porque hay un nuevo pozo y una pequeña planta de tratamiento de aguas residuales para que la gente de la región tenga acceso estable al agua potable. Hasta el año pasado todo dependía de las lluvias, porque su acuífero tradicional ya no era suficiente. Por si acaso, el municipio ha dictado una orden prohibiendo el uso de la red de abastecimiento para el llenado de piscinas, riego de jardines y lavado de vehículos. “Hacemos prevención. Quizás en el futuro haya más medidas restrictivas o incluso restricciones, porque no sabemos cómo reaccionarán los nuevos acuíferos”, advierte el alcalde. Lo mismo decía hace unos días el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla; además, no descarta tomar “medidas dolorosas” en septiembre si para entonces no llueve en la región. Mientras tanto, los flamencos rosados ​​ya saben que no pasarán unos meses más aquí.

READ  Cómo el euro dividió a Europa
Un grupo de flamencos rosados ​​en un estanque formado por agua de una planta de tratamiento en la localidad de Humilladero. PACO PUENTES

Ecologistas denuncian pozos ilegales en Antequera

El pasado mes de febrero, la ONG española Ecologistas en Acción denunció la existencia de “numerosos” pozos ilegales en los alrededores de Antequera. Creen que los pozos se utilizan para cultivos intensivos en agua, como espárragos, aceitunas, almendras y hortalizas. “Consideramos esta proliferación y descontrol de supuestos pozos ilegales en la región de Antequera -que sigue sufriendo una carencia estructural de agua que no se debe a la falta de lluvias sino a la sobreexplotación de las aguas subterráneas y a la incapacidad de satisfacer la demanda- recursos disponibles- para ser lo suficientemente serio”, explicó la organización ambientalista. Recientemente, la existencia de puntos irregulares de extracción de agua ha sido la causa de una de las operaciones más llamativas de la Guardia Civil en la comarca de la Axarquía y la provincia de Málaga, en la que han sido detenidas 26 personas e investigadas otras 44 por uso de agua recursos.

Matricularse en nuestro boletín semanal para obtener más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS USA Edition

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *