Grupo Radio Centro

Complete News World

La resistencia del bipartidismo imperfecto en España

Fernando G. Urbaneja | El gobierno español, socialcomunista según su vicepresidente segundo Pablo Iglesias, espera continuidad hasta el final de la legislatura (diciembre de 2023). Pero muestra tensiones internas más propias del enfrentamiento entre gobierno y oposición que los debates internos propios de un gobierno de coalición. Todo ello en medio de una crisis sanitaria y económica sin precedentes, que El desempeño del gobierno varía de pobre a muy pobre. El gobierno tiene a su favor el rumbo que dure la actuación de la oposición es tan decepcionante como su; una oposición lastrada por divisiones y crisis internas que no puede superar, acentuada por la incapacidad de superar los viejos errores (más que los errores) que quería enterrar.

Esta situación lleva a los votantes a optar por el menor de dos males y no cambiar en caso de que empeore. Prueba de ello son las encuestas que, si bien son irrelevantes cuando las elecciones están muy lejos, revelan una ciudadanía decepcionada, poco movilizada y sin cambios apreciables en la intención de voto. Los dos principales partidos están más o menos donde estaban hace un año, en las últimas elecciones de finales de 2019.

Durante cuarenta años, de 1976 a 2016, la democracia española consolidó la estabilidad política e institucional a través de una bipartidismo imperfecto con dos partidos centrales en el poder: el PSOE y el PP, cada uno con sus respectivos dirigentes.

El modelo español no es excepcional, no constituye una democracia española, sino una democracia europea. Este es el que ha funcionado desde la posguerra en países como Francia, Alemania, Reino Unido, Italia … Dos partidos centrales, conservadores y socialdemócratas, capaces de gobernar con o sin el apoyo de terceros. El sistema electoral, mayoritario (británico o francés) o proporcional (alemán o italiano), que tiene evidentes consecuencias sobre las formas de gobierno, no obstaculiza el modelo bipartidista.

READ  La vacuna Oxford y AstraZeneca tiene una efectividad del 70.4% • Forbes México

Sin embargo, la primera crisis económica y financiera del siglo XXI (2008-12) debilitó el modelo. Explotó en Francia e Italia cuando los partidos socialdemócratas y conservadores (neogaullista o cristianodemócrata) desaparecieron y fueron reemplazados por otras nuevas formaciones con prejuicios más o menos populistas. En Alemania, el modelo se mantuvo firme gracias al liderazgo de la canciller Merkel. Logró mantener la confianza en su Partido Demócrata Cristiano (CDU), aunque con el colapso de los socialdemócratas (en gran parte reemplazados por los Verdes), desangrado por la izquierda y el centro, sin perder de vista el camino de algunos votantes tradicionales hacia el derecha extremal.

El caso británico presenta factores específicos vinculado al Brexit y la independencia escocesa. Los dos partidos tradicionales, el conservador y el laborista, gestionan sus propias identidades a su manera con tensiones internas intensificadas y sin resolver.

En el caso español, el cambio de sistema político está a mitad de camino. El imperfecto sistema bipartidista entró en crisis después de las elecciones europeas de 2014. Sin embargo, resistió el asalto, los dos partidos mantuvieron el estatus de partidos gobernantes a pesar del surgimiento, a su izquierda y a su derecha, de alternativas. abrumarlos.

Entre 2014 (elecciones europeas) y las últimas elecciones generales (diciembre de 2019) hubo seis elecciones en las que la suma del bipartidismo fluctuó entre el 45 y el 55%. Esto fue insuficiente para formar un gobierno de un solo color, pero suficiente para evitar la formación de un gobierno sin que uno de los dos partidos tradicionales ejerza una posición dominante en una coalición y tenga la presidencia del gobierno con poderes exclusivos para establecer un gobierno y disolver el gobierno. cámaras. .

READ  La mujer tose a los pasajeros al bajar del avión; ver video

Con un apoyo electoral de alrededor del 30% de los votos (para el partido más votado) y alrededor del 50% de la suma de los dos partidos (frente a más del 70% en los cuarenta años anteriores) ambas partes siguen siendo fundamentales en el gobierno. Ambos todavía tienen una base social y electoral para sobrevivir a pesar de sus obvios errores de gestión que los han obligado a encontrarse o, al menos, parecen haberlo hecho.