Grupo Radio Centro

Complete News World

La edad de oro de los repartidores de comida | Economía

Varios repartidores esperaban fuera de un establecimiento de comida rápida en Barcelona el miércoles.Marta Pérez / EFE

Bares cerrados, otros que dependen de sus terrazas, restaurantes que ofrecen menús para llevar … La segunda ola de la pandemia ha obligado, una vez más, a tomar medidas que transformen lo que hasta hace poco era realidad. Con el estado de alarma, las comunidades autónomas han aprobado nuevas restricciones para frenar el virus, afectando especialmente a la hostelería y restauración. Cataluña, País Vasco, Navarra y municipios como Logroño obligan a cerrar completamente bares y restaurantes, mientras que en el resto del territorio proliferan nuevas restricciones de tiempo y capacidad.

Ante la desesperación de los restauradores, que solo acumulan pérdidas en un año negro para el negocio, el las empresas de reparto a domicilio ven cómo crece su actividad yUna vez más, pueden beneficiarse de esta crisis al ser vistos como un servicio esencial. Envueltas en la polémica sobre el modelo laboral de sus repartidores, estas empresas libran una guerra de precios en la calle para ganar terreno. En medio de esta tormenta, viven su edad de oro.

Es la hora de comer y el centro de Barcelona está prácticamente vacío. La Rambla, una vez una de las calles más concurridas de la ciudad, ha estado solitaria durante meses, y con el cierre de bares y restaurantes la desolación es mayor. En este momento, las bicicletas y motocicletas predominan en la zona con el logo de empresas de reparto a domicilio estampado en las mochilas de los conductores. “Durante el encierro trabajamos mucho y ahora hay más trabajo. La gente prefiere que le lleven la comida a casa que tener que ir a buscarla ”, explica José, un repartidor de Deliveroo que espera, junto a otros cinco, frente a un restaurante asiático. En Cataluña, las restricciones a la hostelería solo permiten la entrega a domicilio o la recogida de pedidos.

READ  Jack Ma arremete contra las regulaciones financieras y defiende las criptomonedas

La pandemia afectó a las empresas del sector: Glovo puso al 40% de la fuerza laboral en ERTE, y Uber y Deliveroo despidieron a una parte de su personal. Sin embargo, la actividad ha crecido como nunca antes.

“Cada vez que ves algo más que el entrega es la forma en que los restaurantes pueden mantenerse activos. Los propietarios se han dado cuenta, y entre enero y septiembre el número de tiendas en nuestra plataforma ha aumentado un 30% ”, explica Yuri Fernández, vocero de Uber Eats. “Los entrega Ya estaba creciendo mucho antes de la pandemia, pero está claro que esto la ha acelerado ”, agrega. El negocio global de Uber Eats se ha duplicado este año y ya es el pilar de los ingresos de su empresa matriz, Uber, afectada por restricciones de movilidad.

Desde Just Eat explican que, a pesar de sufrir un golpe al inicio de la pandemia, que provocó el cierre de restaurantes y también mermó la actividad de la entrega, este sector fue de los primeros en recuperarse rápidamente cuando el local abrió solo para entrega.

Deliveroo ha incorporado 1.500 restaurantes (hasta los 9.000 que tiene en oferta) y 1.000 repartidores, además de los 1.500 que ya tenía en España desde el inicio de la pandemia. Y Glovo, con amplia presencia en el territorio, también ha experimentado un crecimiento en su actividad: en la primera semana de nuevas restricciones a la restauración, la demanda de productos de hostelería ha aumentado un 21%, mientras que el resto de rubros (por ejemplo, parafarmacia, supermercado y otros) también han aumentado entre un 11% y un 36%. “Nos sentimos muy afortunados en comparación con otros negocios, ya que la entrega a domicilio ha sido la primera en permitirse. Nos recuperamos relativamente rápido del primer impacto ”, explica Sacha Michaud, cofundador de Glovo.

READ  Jane Fraser será la primera directora ejecutiva de un banco de Wall Street

El impulso de Covid

El negocio de entrega Movió 740 millones de euros en España en 2019, un 23% más que el año anterior, según datos que gestiona la consultora NPD Groups. Este año, con el impulso de la pandemia, se espera que la facturación supere los 1.000 millones, según el portal Statista. “Los consumidores han tenido que adaptarse a las soluciones digitales, forzados por el confinamiento. Esta tendencia se va a quedar ”, afirma Enrique Porta, socio responsable de Consumo y Distribución de la consultora KPMG. Los estudios de esta organización indican que la restauración fuera de las instalaciones puede duplicarse y representar el 22% de la facturación en 2021, siendo la entrega a domicilio la mitad de este porcentaje y la otra mitad recogida en el restaurante.

A pesar de este crecimiento, todas las empresas de este sector (excepto Just Eat, que tiene un modelo de negocio y de trabajo diferente) siguen persiguiendo la rentabilidad y cada año la cierran con pérdidas. En su búsqueda por escalar y mantenerse activas, a pesar de no ser rentables, las empresas luchan entre sí utilizando ofertas agresivas para ganar clientes.

Y lo hacen cuando son mas altos la Inspección de Trabajo y justicia sobre el modelo laboral que utilizan, Residencia en repartidores autónomos: A finales de octubre, la Inspección registró más de 11.000 distribuidores Glovo y reclamó una multa de 16,2 millones de euros.

Los perdedores de esta cruenta guerra de precios también son los restaurantes, que en este contexto no tienen más remedio que acudir a las plataformas de reparto a domicilio, a las que pagan comisiones de entre el 25% y el 40% por cada pedido. Después de que varias asociaciones de restaurantes y grandes cadenas se quejaron de esta situación, las empresas de comida a domicilio se han visto obligadas a ofrecer ventajas.

READ  Volkswagen Golf VIII: ya fabricado en China y contará con una evolución electrificada del motor 1.5 TSI