Grupo Radio Centro

Complete News World

La caravana de expatriados parte hacia el sur de México

Marcador de posición cuando se cargan las acciones del artículo

Tapasula, México.- Miles de migrantes en el sur de México comenzaron a caminar bajo la lluvia de la madrugada de este lunes, cansados ​​de esperar para normalizar su posición en una región sin pequeños empleos y lejos de su objetivo final de llegar a Estados Unidos.

Sus abogados dijeron que les gustaría centrarse en su difícil situación en la cumbre de Estados Unidos en Los Ángeles esta semana. Esto incluye entre 4000 y 5000 migrantes, en su mayoría de América Central, Venezuela y Cuba.

Aunque el grupo más grande estuvo estacionado en Guatemala el año pasado, fue la caravana de expatriados más grande que intentó salir del sur de México este año. Las autoridades mexicanas eventualmente irrumpieron por la fuerza y ​​se ofrecieron a resolver sus casos rápidamente.

Muchos cargaban a los niños en brazos y espaldas y usaban láminas de plástico o mantas para protegerlos de la lluvia constante.

Durante meses, inmigrantes y solicitantes de asilo se han quejado de que la estrategia de México de restringirse en el sur del país les ha hecho la vida imposible. Muchos tienen deudas significativas por su migración y es menos probable que trabajen en el sur de México.

Mientras tanto, la agencia de asilo de México tiene un alto número de solicitantes. Las restricciones para solicitar asilo en México son una de las pocas formas en que los inmigrantes pueden legalizar su estatus y continuar viajando hacia el norte.

La caravana partió pocas horas antes de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunciara que no asistiría a la cumbre de Estados Unidos porque la administración Biden no había invitado a Cuba, Venezuela y Nicaragua a asistir.

READ  Haitianos que cambian Estados Unidos están listos para esperar en México

Louis García Villagran, un activista que trabaja con inmigrantes en Tapsula, dijo que quería enviar un mensaje a los líderes regionales de que «las mujeres y los niños inmigrantes, las familias inmigrantes no negocian por intereses ideológicos y políticos».

Rubén Medina, quien emigró a Venezuela, dijo que él y 12 miembros de su familia viven en el sur de México.

“(Llevamos) dos meses esperando la visa, nada más, entonces es bueno empezar a caminar en esta marcha”, dijo Medina.

Joslyn Bones de Nicaragua dijo: “Nos dieron una cita el 10 de agosto (en la junta de asilo). No teníamos dinero para esperar. Tuvimos que huir del asentamiento, hubo juicios porque nos encerrarían si nos atrapaban. «

El evento para caravanas de expatriados comenzó en 2018. Anteriormente, pequeñas caravanas anuales destacaban la difícil situación de los inmigrantes a través de México, pero sin el objetivo de llegar a la frontera con Estados Unidos.

Pero luego, varios miles de inmigrantes comenzaron a caminar juntos, apostando a que los oficiales de seguridad y del gobierno no intentarían detenerlos. Al principio funcionó, pero recientemente los gobiernos de Guatemala y México se han mostrado muy activos para desmantelar las caravanas antes de que puedan cobrar impulso.

Octubre de 2021 La caravana creció a unos 4.000 inmigrantes antes de disminuir en el sur de México. Otro que fue roto por las autoridades en Guatemala en enero de ese año se estimó aún más grande.

Aunque las caravanas han recibido la atención de los medios, los inmigrantes que viajan en ellas representan una pequeña parte del flujo de inmigrantes, que lleva personas a la frontera de los EE. UU. todos los días, generalmente con la ayuda de contrabandistas.

READ  Checo Pérez: el piloto mexicano que talló su propio nombre de los karts al Olimpo de la Fórmula 1