Grupo Radio Centro

Complete News World

Grandes cantidades de cubanos están llegando a la frontera con México

MIAMI – Un gran número de inmigrantes cubanos han estado llegando a Estados Unidos desde el Mariel de 1980 a bordo, esta vez a través de la frontera sur de Estados Unidos, no por mar.

El mes pasado, más de 32.000 cubanos fueron detenidos en la frontera de Estados Unidos con México, más del doble del número de llegadas en febrero, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos no publicadas por el Washington Post. La CBP está a punto de arrestar a más de 155.000 cubanos en el actual año fiscal, según muestran los registros, casi cuatro veces el total de 2021 y doce veces el de 2020.

Muchos de los recién llegados vuelan a Nicaragua, que eliminó el requisito de visa para los cubanos el otoño pasado, luego a Del Rio, Tex, o Yuma, Aris. Lands, donde se entregan a los agentes fronterizos estadounidenses para iniciar la solicitud de asilo. Proceso.

María Victoria González voló a Nicaragua en enero y llegó a Miami con su esposo y sus dos hijos, describiendo la evacuación actual de Cuba como «una congestión para Managua», refiriéndose a la capital centroamericana. “Casi todos están dejando a la generación más joven”, dijo.

El auge de la inmigración en Cuba ha pasado desapercibido en gran medida en medio de una visita general sin precedentes bajo la presidencia de Biden. El récord de arrestos de CBP en la frontera sur llegó a 1,73 millones en el año fiscal 2021, y el número total de este año será aún mayor.

La llegada de tantos cubanos está preocupando a las comunidades aquí en el sur de la Florida, mientras que nuevamente actúa como una válvula de escape para los funcionarios comunistas que enfrentan disturbios en medio de la peor crisis económica que ha afectado a la isla durante décadas.

Michael Fustamande, un historiador cubano de la Universidad de Miami, dice que el levantamiento migratorio ejerce una nueva presión sobre la administración Biden para que reestructure su estrategia, dejando la mayoría de los aspectos del enfoque de la administración Trump en «máxima presión» para endurecer las sanciones estadounidenses. Las protestas callejeras que estallaron en las ciudades cubanas en julio pasado fueron vistas por los partidarios del expresidente Donald Trump como una demostración de esa estrategia, pero ahora las duras sanciones -junto con los propios fracasos económicos de Cuba- exageran la inmigración.

“La gente se está yendo de Dodge en lugar de salir a la calle, lo que es una clara evidencia de que el enfoque de máxima presión no está funcionando”, dijo Bustamond. “Esta no es una victoria de la política estadounidense, no es una victoria del pueblo cubano”.

Los cubanos que cruzan la frontera ilegalmente bajo el Título 42 de la Ley de Salud Pública y deportan a miles de inmigrantes haitianos del campamento de Del Río en septiembre pasado, enfrentan el pequeño riesgo de ser deportados o «deportados» rápidamente. Los cubanos que han huido del sistema comunista han recibido durante mucho tiempo un trato prioritario.

READ  Arwal nombra nuevos directores generales en Reino Unido y España

Título 42 CDC para eliminar gradualmente los controles fronterizos; Los cruces esperados aumentarán

Según datos preliminares obtenidos por The Post, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) de EE. UU. ha deportado solo a 20 cubanos en los últimos cinco meses, y solo a 95 en el año fiscal 2021. Las autoridades deportaron a 1583 cubanos para 2020, según datos de ICE.

En un comunicado, el Departamento de Seguridad Nacional dijo que estaba «coordinándose con el Departamento de Estado para mantener discusiones periódicas con países socios en el hemisferio sobre temas relacionados con la migración» y «continuando trabajando con gobiernos extranjeros para mejorar la cooperación con países que rechazan formalmente o retrasar la repatriación de sus ciudadanos». El DHS no respondió a preguntas sobre restricciones específicas del gobierno cubano sobre el regreso de inmigrantes cubanos.

Cerca de 125.000 cubanos llegaron durante el paseo en barco Marial en 1980, cuando los puertos y marinas de la isla permitieron que los barcos estadounidenses recogieran a cualquiera que quisiera partir. Otros 30.000 cubanos llegaron a Estados Unidos a través del Estrecho de Florida durante la crisis de «Balsa» de 1994.

Luego de ese episodio, funcionarios estadounidenses acordaron aumentar las visas de reunificación familiar y abrir un sistema de lotería de visas que permitiría a 20.000 cubanos establecerse legalmente cada año. Pero esas vías legales se paralizaron después de que el Departamento de Estado despidió a la mayoría de su personal de la embajada de Cuba en 2017 luego de «incidentes de salud» inexplicables conocidos como Síndrome de La Habana.

Los cubanos tenían que viajar a Guyana para el procesamiento de la visa, lo que ralentizó todo el proceso y contribuyó a la gran acumulación de visas.

La embajada de Estados Unidos en La Habana dijo que se preparaba el miércoles Reiniciar Servicios diplomáticos limitados en mayo, pero solo para padres de ciudadanos estadounidenses.

El número actual de inmigrantes a los Estados Unidos es más que posible a través de canales legales. Además de los vuelos a Nicaragua, los cubanos también vuelan a través de terceros países, incluido Panamá. Los manifestantes asediaron la embajada de Panamá en La Habana el mes pasado cuando las autoridades panameñas impusieron un requisito de visa de transporte a los viajeros cubanos.

Los registros de CBP muestran que el 75 por ciento de los cubanos arrestados en la frontera con México son adultos que viajan solos. Algunos cubanos aceptan llevar guías de tráfico a través de México, mientras que otros afirman confiar en las redes sociales, eligiendo a Del Río y Yuma como destinos relativamente seguros y de fácil acceso.

Un pequeño número de inmigrantes cubanos, unos 750, han llegado a Estados Unidos por otros medios en los últimos seis meses, incluido un paciente de cáncer que fue rescatado de los Cayos de Florida a finales de marzo. tabla de windsurf.

READ  La película de Bollywood de Ramón Margareto hecha en España se puede ver en Filmin

Algunos cubanos son liberados con un estatus legal temporal conocido como libertad condicional humanitaria en la frontera, mientras que otros son enviados a ICE o a los tribunales de inmigración de EE. UU. para enfrentar procedimientos de deportación. Los funcionarios estadounidenses dicen que ofrecen libertad condicional humanitaria caso por caso, pero no explican cómo toman esas decisiones.

Santiago Albizer, un abogado de inmigración en el sur de Florida, dijo que ha recibido una serie de demandas en los últimos meses por no poder recibir nuevos clientes en abril. Fueron registrados como provenientes ilegalmente, lo que significa que no calificaron automáticamente Ley de Ajuste Cubano En 1966, a los cubanos se les permitió solicitar una tarjeta verde en los Estados Unidos después de un año.

“La mayoría de mis casos tienen que solicitar asilo ahora”, dijo.

Albizarr, quien huyó por mar durante la crisis de 1994, ha estado escribiendo cartas a políticos cubanoamericanos instándolos a reactivar el programa de lotería de visas y reunificación familiar. Muchos cubanos que se mudan a Nicaragua han estado separados de sus cónyuges, hijos y otros familiares cercanos durante años con poco o ningún acceso al proceso de solicitud de visa estadounidense.

Oasis Peña, un activista social en Miami, dijo que la nueva ola masiva de visitas a Cuba ya ha puesto presión sobre las agencias que trabajan con inmigrantes. En el Grupo Médico Integra, ayuda a conectar a los cubanos con los servicios sociales, quienes comienzan a hacer cola la noche anterior para inscribirse en beneficios como cupones de alimentos y asistencia legal.

“Hay mucha gente”, dijo. «Servir a todos es imposible para el hombre».

Peña llegó a los Estados Unidos a la edad de 14 años y ha trabajado con inmigrantes durante tres décadas. “Nunca había visto tanta gente cruzando la frontera”, dijo.

Los solicitantes de asilo de EE. UU. tendrán un papel importante en los controles fronterizos bajo el nuevo programa Biden

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, un antiguo aliado del gobierno cubano, salió de la isla de González con su familia en Miami en enero, solo unos días después de que se levantaron los requisitos de su visa.

González, de 36 años, profesor de periodismo en la ciudad central cubana de Santa Clara, dijo que ganaba unos 100 dólares al mes. Su marido, profesor de ingeniería mecánica, ganaba menos. Dijo que sus ingresos totales no eran suficientes para alimentar a sus dos hijos.

A medida que la economía cubana experimentó su peor contracción desde la caída de la Unión Soviética, su situación se volvió más precaria durante las epidemias del coronavirus. Los precios se dispararon a principios de 2021 cuando los líderes cubanos implementaron una dolorosa reforma monetaria. Los impuestos sobre la compra de bienes básicos como la carne y el aceite de cocina se estiraron durante horas. La represalia represiva del gobierno el 11 de julio de 2021 -cuando las autoridades dictaron largas penas de prisión- dejó en claro que el cambio no era posible en ningún momento para muchos jóvenes cubanos.

READ  Receta: Lleva el sabor de México a tu mesa con salupas

La ruta a Nicaragua finalmente proporcionó una ruta razonablemente segura para cubanos como González. Con la ayuda de sus parientes estadounidenses, la familia compró cuatro boletos a Managua por $ 3,400 cada uno; los inmigrantes denuncian que las aerolíneas comerciales y chárter están engañando a los pasajeros porque la demanda es alta.

En el aeropuerto de Cuba, González dijo que muchas personas suben al avión porque no hay ni un asiento libre en la sala de espera. Otros viajeros describieron haber vendido todas sus pertenencias, incluidas casas y automóviles, para financiar el viaje. Muchos pagaron grandes sumas para comprar sus boletos, con un par pagando $4,500 cada uno.

Nadie llevaba maletas pesadas. Cuando el avión finalmente partió de Cuba, algunos a bordo aplaudieron.

González y su familia llegan a la medianoche, se registran en un hotel y comienzan un viaje de un mes hacia la frontera de Estados Unidos. Toman autobuses y taxis, paran y se relajan de vez en cuando, para saber los próximos pasos. González dijo que las autoridades mexicanas nunca los detuvieron ni les pidieron que mostraran sus pasaportes.

Durante el viaje les dijeron a sus hijos -de 8 y 4 años- que iban a visitar a su abuelo en Estados Unidos, y ellos poco a poco fueron revelando que estaban a punto de comenzar una nueva vida.

González dijo que recuerda muy claramente la última fase del viaje. Aunque muchos pasaron por Río Grande, González escuchó historias de personas que se ahogaban y se asustó mucho. En cambio, decidieron cruzar el desierto en Arizona.

Empezaron a las 21h con un grupo hinchado de 30 a 40 personas. Su hijo de 4 años usaba tenis con luces intermitentes. Alguien le dijo que sería bueno que se los quitara porque llamarían la atención. Hacía frío, pero tuvo que venir a Estados Unidos sin zapatos. Su esposo lo cargaba en la espalda, mientras que González sostenía la mano de su hija.

Rápidamente, casi corriendo, corrieron hacia Yuma.

En 20 minutos, estaban sentados en bancos junto al muro fronterizo, en Arizona. Los agentes de la patrulla los procesaron primero a ellos y a otras familias con niños. Pasaron los siguientes tres días bajo custodia de CBP. Más tarde fueron liberados, tomaron un autobús a Phoenix y luego un vuelo a Miami.

Tres meses después, su hija ahora está inscrita en la escuela. Han solicitado que su hijo se una al programa de kindergarten el próximo año. “Sabíamos que teníamos que empezar desde cero”, dijo González. «Sabemos que nada es fácil, pero tenemos confianza.

Murphy informó desde Washington.