Grupo Radio Centro

Complete News World

Estudio niega creencias científicas anteriores sobre el ‘hermano malvado de la Tierra’

Los científicos estudian Venus porque es similar a la Tierra en muchas características, y aunque parece estar “muerta”, están constantemente buscando evidencia que pueda mejorar la posibilidad de albergar vida.

Las nuevas misiones científicas del ‘gemelo malvado de la Tierra’ pronto pueden revelar si el planeta está vivo y aún geológicamente activo, y los científicos esperan descubrir si el planeta albergaba océanos poco después de su nacimiento hace 4.500 millones de años.

Lee mas

La Tierra tenía y tenía océanos hace unos cuatro mil millones de años, y Marte tenía lagos y ríos hace 3.5 a 3.8 mil millones de años.

Cependant, la question de savoir si l’eau s’est condensée à la surface de Vénus reste un mystère car la planète, qui est maintenant complètement sèche, a subi des événements mondiaux qui sont revenus à la surface et ont obscurci la majeure partie de su historia.

Según un nuevo estudio, parece poco probable que Venus haya tenido océanos, lo que también arrojaría dudas sobre si el vecino más cercano de la Tierra alguna vez albergó vida.

Un equipo de astrofísicos dirigido por la Universidad de Ginebra y el Centro Nacional de Planetas de Eficiencia de Investigación en Suiza creó un modelo climático para reproducir las condiciones que habrían aparecido en el joven planeta Venus.

Ella señala que la temperatura de la atmósfera de Venus nunca bajó lo suficiente como para que el agua se condense y, a su vez, llueva y forme océanos.

“Simulamos el clima de la Tierra y Venus al comienzo de su evolución, hace más de cuatro mil millones de años, cuando la superficie de los planetas aún se estaba derritiendo”, dijo Martin Turbet, uno de los científicos que trabajó en el modelo.

Añadió: “Las altas temperaturas asociadas significan la presencia de agua en forma de vapor, como es el caso de una olla a presión gigante”.

Para que se formen los océanos, explicaron los científicos, la temperatura de la atmósfera debe bajar lo suficiente como para que el agua se condense y caiga en forma de lluvia durante varios miles de años, como sucedió en la Tierra.

Pero su modelo mostró que las temperaturas nunca bajaron lo suficiente como para que esto sucediera y, en cambio, el agua permaneció como un gas en la atmósfera.

Los astrofísicos dijeron que aunque el sol en ese momento era un 30% más ligero de lo que es ahora, eso no era suficiente para bajar la temperatura de Venus a un punto en el que se pudieran formar océanos.

Tal caída de temperatura solo fue posible si la superficie de Venus estaba protegida de la radiación solar por las nubes, pero el modelo indica que las nubes se formaron en el lado nocturno del planeta, donde no pueden enmascarar el Sol.

En cambio, estas nubes han ayudado a mantener altas las temperaturas al causar un efecto invernadero que atrapa el calor en la densa atmósfera del planeta, según el equipo de investigación.

“Gracias a nuestras simulaciones, pudimos demostrar que las condiciones climáticas no permitían que el vapor de agua se condensara en la atmósfera de Venus”, reveló Turbet.

Lee mas

Esto significa que las temperaturas nunca han bajado lo suficiente como para que el agua se forme en su atmósfera como gotas de lluvia que pueden caer sobre su superficie. En cambio, el agua permaneció como un gas en la atmósfera y los océanos nunca se formaron.

READ  Radiologex lanza el STO de la plataforma blockchain médica R-DEE

Una de las principales razones de esto es que las nubes que se forman preferentemente en el lado nocturno del planeta provocan un fuerte efecto invernadero que evita que Venus se enfríe tan rápido como los científicos pensaban anteriormente.

Y si los científicos tienen razón, Venus siempre ha sido un “infierno”. Sin embargo, los datos recopilados por futuras misiones espaciales al planeta deberían permitir probar estos resultados.

El modelado en la Universidad de Ginebra no solo simuló el nacimiento de Venus, sino que también simuló la Tierra primitiva, con resultados sorprendentes en el proceso.

Y si la Tierra estuviera un poco más cerca del sol, o si nuestra joven estrella hubiera brillado un poco, alrededor del 92% de su brillo hoy, las cosas serían muy diferentes ahora.

La atmósfera brumosa de nuestro planeta nunca se condensará y la Tierra se parecerá a Venus, lo que significa que no estaremos allí para contarlo.

Sin embargo, afortunadamente, la radiación solar relativamente débil ha permitido que la Tierra se enfríe lo suficiente como para condensar las aguas que forman nuestros océanos.

Fuente: Daily Mail