Grupo Radio Centro

Complete News World

¿Está el Partido Popular español atrapado entre una revolución silenciosa y una contrarrevolución silenciosa?

A partir de 2015, el Partido Popular Español experimentó una caída dramática en el apoyo. Como parte de una serie sobre la ley dominante en Europa, Sonia alonso Saenz desde Oger y Bonnie N. Field examinar las raíces del declive del partido.

Los principales partidos de derecha de Europa occidental finalmente están recibiendo una merecida atención en los círculos académicos, especialmente con el nuevo volumen, Montar la ola populista: la derecha europea dominante en crisis, editado por Tim Bale y Cristóbal Rovira Kaltwasser. El principal argumento del libro es que la derecha dominante en Europa Occidental está bajo la presión de dos desafíos principales. En palabras de Bale y Rovira Kaltwasser:

De todos los marcos propuestos, el que reduce de manera más útil, pero también comunica la complejidad, es la noción de Ronald Inglehart de revolución silenciosa – un cambio generacional hacia los valores posmateriales, progresistas y liberales, que a su vez produjo una reacción violenta (a menudo, pero no exclusivamente, centrada en la antipatía hacia la migración y el multiculturalismo) denominada la contrarrevolución silenciosa de Piero Ignazi.

Nuestro contribución Al libro se analiza el desarrollo y decadencia del Partido Popular (PP) en España. El PP ha hecho un viaje singular de un partido de derecha empañado por sus orígenes franquistas a un partido gobernante exitoso que fue hegemónico de derecha hasta 2015. Sin embargo, desde entonces su dominio de la derecha ha desaparecido. Sostenemos que las Revoluciones Gemelas son útiles para entender España. Sin embargo, una mirada a los beneficios estructura de oportunidad para los nuevos partidos es necesario comprender la evolución y el destino de la derecha española dominante.

La trayectoria electoral del PP

Los orígenes del PP se encuentran en un segmento de la élite política franquista, que lanzó la Alianza del Pueblo de Derecha durante la transición de la década de 1970 a la democracia. El partido luchó por ganar credibilidad como partido de derecha dominante hasta finales de la década de 1980, cuando fue refundado como Partido Popular.

Mientras que muchos partidos de derecha dominantes en Europa compitieron con partidos de derecha radicales en las décadas de 1980 y 1990, el PP mantuvo su hegemonía de derecha durante 25 años entre 1990 y 2015. Durante este período, el PP mantuvo su hegemonía de derecha durante 25 años, obtuvo una media del 40% de los votos. Primero gobernó bajo el primer ministro José María Aznar (1996-2004) y regresó al poder bajo el primer ministro Mariano Rajoy entre 2011 y 2018.

READ  India y EE. UU. Alcanzan un compromiso sobre impuestos digitales

El PP se enfrentó primero a un serio rival de los Ciudadanos (Cs) de centroderecha, que ingresaron al parlamento en 2015. Luego, la derecha radical Vox se abrió paso electoralmente a partir de 2018. Vox puede considerarse como una escisión del PP, tanto por su base electoral inicial y porque varios de sus dirigentes fundadores habían sido miembros del PP. Hoy el PP está seriamente debilitado. Solo ganó el 21% de los votos en las últimas elecciones legislativas de 2019, contra el 15% de Vox. Por lo tanto, ideológicamente está emparedado entre Cs, un partido que tiene partidarios hemorrágicos, y Vox.

La revolución silenciosa llega a España

España ciertamente ha visto los cambios sociales que predijo Inglehart. Después de quedarse atrás de sus vecinos de Europa occidental en términos de modernización económica y social, la transformación de España entre 1978 y 2019 fue dramática. Por ejemplo, las actitudes hacia la homosexualidad, el aborto, el divorcio y la igualdad de género han sido comparativamente tolerantes y progresistas desde los primeros días de la democracia en la década de 1980. Y lo han sido aún más desde entonces, como así lo demuestran regularmente los datos de Europa y España. encuestas.

Sin embargo, estos cambios no impidieron que el PP se convirtiera en hegemónico de derecha durante un cuarto de siglo. Por el contrario, el PP ha sabido moderar su oferta programática para adecuarla a la evolución de la sociedad española. A principios de la década de 1990, el PP se había convertido en un partido global. El perfil de su electorado ha cambiado en consecuencia. Cuando el partido obtuvo por primera vez la mayoría de escaños en el parlamento en 2000, el perfil sociodemográfico de su electorado era una aproximación cercana al electorado español en su conjunto.

Ese año representa la culminación del proceso de moderación del PP: el 58 por ciento de los votantes del PP eran centristas, mientras que el 30 por ciento eran de derecha y el 7 por ciento de extrema derecha. Más importante para nuestro argumento, el PP capturó a los votantes de centro sin perder a los votantes de extrema derecha: el 95% de los votantes de extrema derecha votaron por el PP, así como el 68% de los votantes de centro.

READ  La economía rusa se contrae un 3,1% en el año de la pandemia, World News

Sin embargo, a mediados de la década de 2000, los dos principales partidos españoles se separaron más en cuestiones posmaterialistas y de centro-periferia (en particular, la identidad nacional). Los socialistas se han vuelto más socialmente liberales y properiferia. El PP hizo todo lo contrario. Hizo hincapié en el nacionalismo español, en particular enfrentándose a los nacionalistas periféricos a España, como los nacionalistas catalanes y vascos, y los valores morales conservadores.

¿Una contrarrevolución silenciosa condujo al declive del PP?

Sostenemos que el declive del PP no es una simple historia motivada por el desafío de la contrarrevolución silenciosa. Por ejemplo, cuando las actitudes antiinmigrantes aumentaron a fines de la década de 1990 y principios de la de 2000, ningún partido de derecha radical hizo avances. Y, comparativamente, las actitudes de los españoles hacia los inmigrantes fueron y son muy tolerantes.

En cambio, el declive del PP (y la fragmentación política en general) está ligado a una estructura de oportunidades favorable al surgimiento de nuevos partidos. Esto benefició primero a Cs en 2015 y luego a Vox a partir de 2018. La Gran Recesión y las medidas de austeridad que la acompañaron entre 2008 y 2013 afectaron especialmente a España. Una serie de graves escándalos de corrupción también asoló el país. Uno de los más importantes, el Bolsa de cinturón, fue noticia en 2013. Implicó al PP en tráfico de influencias y financiación ilegal de partidos. Años después, en 2018, la Audiencia Nacional sancionaría al partido, desencadenando un voto de censura contra el gobierno del PP de Mariano Rajoy.

Además, los nacionalistas catalanes comenzaron a convocar a un referéndum sobre la independencia de España, especialmente después de 2012. La campaña por la independencia llegó a un punto crítico en 2017 cuando el gobierno catalán celebró un referéndum desafiando a España. ‘Una decisión judicial. Posteriormente, el parlamento catalán declaró la independencia y, a su vez, el gobierno español suspendió la autonomía de Cataluña. Esto sucedió con el PP en el gobierno, y mientras el PP y los Cs competían ferozmente por la hegemonía en el espacio de la identidad nacional española.

READ  Demanda contra Apple por la batería del iPhone en Bélgica y España

Es en este contexto que la derecha radical Vox dio un salto electoral, ganando primero representación en la región de Andalucía en 2018, luego en el parlamento español y en la mayoría de las demás regiones en 2019. Los campeones de Vox ardiente nacionalismo español – superando a su derecha -alarmando a los competidores al abogar por la eliminación del estado descentralizado- valores muy conservadores y nativismo. El PP ha perdido el electorado sociodemográfico e ideológicamente diverso que alguna vez le fue muy útil.

La respuesta del PP al ascenso de la derecha radical

El PP se enfrenta ahora a dilemas similares a los de muchos de sus homólogos europeos. Se enfrenta a una sociedad liberalizada (revolución silenciosa) y la competencia de un partido de derecha radical que pone especial énfasis en la identidad nacional española frente a las identidades nacionales minoritarias, los valores altamente conservadores y el nativismo (contra la revolución silenciosa).

La respuesta inicial del PP a Vox fue ir a la derecha y aceptarlo como un potencial y luego un verdadero aliado. Pese al descenso electoral de 2018 y 2019, el PP tomó la iniciativa de forjar un gobierno regional con los Cs en Castilla y León, y de negociar acuerdos en Andalucía, Madrid y Murcia que le permitieran liderar gobiernos de coalición minoritaria con los Cs, con apoyo externo de Vox.

¿Qué nos espera? Es poco probable que haya espacio en la derecha política – y en el espacio de la identidad nacional española – para tres partidos de derecha, especialmente dadas las tendencias mayoritarias del sistema electoral español. La sólida estructura organizativa del PP y su historial de adaptabilidad sugieren que no será él quien se vaya. Con la caída del apoyo electoral a los Cs, Vox es ahora el principal competidor del PP por la derecha.

Para obtener más información, consulte la contribución de los autores a Montar la ola populista: la derecha europea dominante en crisis, editado por Tim Bale y Cristóbal Rovira Kaltwasser


Nota: Este artículo da el punto de vista de los autores, no la posición de EUROPP – European Politics and Policy o la London School of Economics. Crédito de imagen destacada: Partido Popular Europeo (CC BY 2.0)