Grupo Radio Centro

Complete News World

Emilio Sánchez es el primer artista cubanoamericano en presentar marcas estadounidenses – ARTnews.com

El pintor Emilio Sánchez ha hecho historia como el primer artista visual cubanoamericano en aparecer en una nueva serie de sellos emitidos por el Servicio Postal de los Estados Unidos. Lanzado este año para conmemorar el centenario de su nacimiento, los sellos presentan sus cuatro pinturas y litografías coloridas: Las tardes (1973), Lugar de dados (1976), சூக்கில் (1972) y Intitulado (Ventana pequeña Azar) (1981).

Sánchez, fallecido en 1999, ha sido elogiado por sus “pinturas arquitectónicas”. Estas obras, con su color dramático y su luz viva, se comparan con las de Edward Hopper y Charles Schiller, aunque la práctica de Sánchez no tiene sus raíces en los suburbios estadounidenses, sino en su Cuba natal.

Artículos relacionados

Sarah Master.

Victor Dubey, profesor cubanoamericano de historia de la arquitectura en la Universidad de Miami, dijo: “Este es un gran logro, especialmente porque no es reconocido por la comunidad artística. “Es un honor maravilloso en muchos frentes porque da muchas voces a personas de diferentes razas y orígenes étnicos”.

Sánchez nació en Camage, Cuba, en 1921, y fue criado por una de las familias más importantes de la isla, cuya riqueza le permitió viajar con frecuencia. Cuando era adolescente, se mudó a la ciudad de Nueva York para comenzar su educación artística en la Art Students League. Pasaría el resto de su vida en la ciudad y su entorno construido se convirtió en una pasión duradera. En la década de 1960, las primeras representaciones de amigos y modelos llevaron al estudio de las nítidas líneas horizontales y verticales que abarcaban la geometría de la ciudad, representando un espacio con una especie de abstracción deseada por muchos en ese momento.

READ  "Back to Spain", la campaña internacional para que los europeos vengan a España

Sánchez estaba principalmente interesado en el impacto de la luz sobre el color, y esa fascinación se hizo evidente en las escenas vistas en Cuba. Carol Damian, directora del Frost Art Museum de Miami, describió una vez a sus temas como símbolos de edificios, no como copias interesantes.

El artista viajó extensamente en los años setenta y ochenta, estudiando la arquitectura del Mediterráneo y América Latina. Las altas casas blancas que bordeaban los vastos bulevares de Casablanca le daban un aspecto particular. Utilizando sus viajes como inspiración, exploró aún más el color a través de las puestas de sol, la ropa y la longevidad de las frutas y flores tropicales, aunque Sánchez a menudo estaba despierto y atraído por las ventanas o puertas abiertas.

En Sin título (Media Punto, San Juan, Puerto Rico), 1971, el vitral de una estructura de puerta curva arde brillantemente desde atrás, haciendo avanzar la luz a través de la puerta abierta. Durante este tiempo, Sánchez se presentó en América del Sur y el Caribe durante veinte años, y recibió su primer premio en el Vigésimo Aniversario de San Juan de 1974 en Puerto Rico.

En la actualidad, sus obras se presentan en más de 60 exposiciones individuales y colectivas en museos y galerías de todo el mundo, y su arte se exhibe en instituciones culturales como el Museo de Arte Moderno, el Museo Metropolitano de Arte y el Museo de Arte de Filadelfia.