Grupo Radio Centro

Complete News World

El francés Emmanuel Macron ganó un segundo mandato y derrotó al líder de extrema derecha.

Emmanuel Macron es el primer presidente francés en ocupar el cargo por segunda vez en dos décadas.

París:

El presidente francés, Emmanuel Macron, ganó la reelección el domingo, derrotando a su rival, Marine Le Pen, de manera convincente, trayendo alivio a Europa al expulsar del poder a la extrema derecha.

Con base en una muestra del recuento de votos de los canales de televisión franceses, las agencias de encuestas predijeron que el centrista Macron ganaría el 58 por ciento de los votos en la segunda vuelta de la segunda vuelta, en comparación con el 42 por ciento de Le Pen.

Macron es el primer presidente francés en ganar un segundo mandato en dos décadas, pero el resultado de Le Pen marca la culminación de la revelación de Le Pen de una nación profundamente dividida que aún no ha llegado al poder en Francia.

El presidente de 44 años enfrenta una letanía de desafíos en su segundo mandato, comenzando con las elecciones parlamentarias de junio, cuando mantener la mayoría será crucial para hacer realidad sus aspiraciones de reformar Francia.

Se esperaba que los resultados fueran confirmados por los resultados oficiales durante la noche y las cifras finales se publicarían el lunes.

«Nueva era»

En un discurso de victoria en el Campo de Marte al pie de la Torre Eiffel en el centro de París, Macron prometió responder a la indignación de los votantes que apoyaron a su rival de extrema derecha y dijo que su nueva administración permanecerá sin cambios durante los últimos cinco años. .

«Necesitamos encontrar una respuesta a la ira y la disidencia que llevó a muchos de nuestros Compañeros a votar por la extrema derecha. Será responsabilidad mía y de los que me rodean», dijo a miles de simpatizantes.

READ  Sižeidusi Rusija atmeta ES laiššą

Prometió «renovar» el gobierno de Francia y agregó que esta «nueva era» no sería una «continuación del último mandato que ahora termina».

En un discurso ante sus seguidores en París, Le Pen, de 53 años, reconoció los resultados pero no mostró signos de abandonar la política y dijo que nunca «abandonaría» a los franceses y se prepararía para las elecciones a la asamblea de junio.

“El resultado representa un éxito brillante”, dijo feliz.

«Esta noche comenzamos la gran lucha por las elecciones legislativas», dijo Le Pen, quien agregó que tenía «esperanzas» y llamó a sus opositores presidenciales a unirse a su partido Agrupación Nacional (RN).

«Cuenta en Francia»

El resultado fue más estrecho que en la segunda vuelta de las elecciones de 2017, cuando los mismos dos candidatos se enfrentaron en la segunda vuelta y Macron obtuvo más del 66 por ciento de los votos.

Para Le Pen, su tercera derrota en las elecciones presidenciales será un trago amargo, ya que trabajó durante años para elegirse a sí misma y alejar al partido del legado de su padre, Jean-Marie Le Pen.

Cuando Macron señaló repetidamente su plan para prohibir el uso de velos musulmanes en público si es elegida, los críticos afirmaron que su partido no terminaría siendo de extrema derecha y racista.

Estas predicciones han traído un gran alivio a Europa, luego de los temores de que el Brexit y la renuncia de la canciller alemana Angela Merkel a la política podrían dejar a Le Pen como presidente.

Al describir la victoria del primer ministro italiano Mario Draghi Macron como «una gran noticia para toda Europa», el canciller alemán Olaf Scholes dijo: «Hoy los votantes franceses han enviado un fuerte voto de confianza a Europa».

READ  Boris Johnson quiere una solución 'en horas' para el transporte ...

El presidente de la UE, Charles Michel, dijo que el grupo ahora podría «considerar a Francia otros cinco años», mientras que la jefa de la comisión, Ursula von Der Lane, lo elogió y dijo que estaba «complacido de continuar con nuestra excelente cooperación».

«Océano del Abandono»

Macron espera un segundo mandato menos complicado, que le permita implementar su visión de una reforma más favorable a las empresas y una integración más estrecha de la UE, seguida de protestas después del primer mandato y luego de la invasión rusa de Ucrania.

Pero debe ganarse a los que apoyan a sus oponentes ya los millones de franceses que no se molestan en votar.

Según cifras oficiales, la participación fue del 28 por ciento, la participación más alta en la segunda vuelta de cualquier elección presidencial desde 1969.

En la parte superior de su lista de tareas pendientes está Macron, quien argumenta que la reforma de las pensiones, incluido el aumento de la edad de jubilación en Francia, es esencial para el presupuesto, pero es probable que provoque una fuerte oposición y protesta.

Jean-Luc Melenchon, el candidato que corrió con fuerza en la primera vuelta, se negó a aceptar a Macron y ahora sus ojos están puestos en las elecciones de julio.

Melenchon saludó la derrota de Le Pen como «una muy buena noticia para la unidad de nuestro pueblo».

Sin embargo, «la señora Le Pen y el señor Macron tienen solo un tercio de los votantes registrados», dijo. Macron «se está ahogando en un mar de abstención y papeletas saqueadas».

(Excepto por el título, esta historia no ha sido editada por el personal de NDTV y se publica desde un feed sindicado).

READ  Greta Thunberg califica la COP26 como un fracaso mientras miles de jóvenes protestan en Glasgow