Grupo Radio Centro

Complete News World

El flamenco y el Woodstock español de 1922

Cuando la audiencia salió al final de la segunda noche, muy empapada después de una tormenta eléctrica, la mayoría estaba más que satisfecha. Había sido un evento exuberante. Pero, mientras los últimos rezagados se alejaban apresuradamente del gran Palacio Nazarí, el debate sobre el significado más amplio del concierto, y en última instancia, el significado del flamenco, apenas comenzaba.

Hoy en día es difícil elegir un libro sobre flamenco que no reconozca la influencia -buena y mala- del Concurso de Cante Jondo. El legado del evento en el mundo del flamenco pesa tanto como el festival de Woodstock de 1969 preocupa a los historiadores del rock. Aunque los dos eventos fueron marcadamente diferentes en tamaño y tono, ambos ayudaron a definir sus eras, generaron una cabalgata de eventos similares, pero de alguna manera no lograron cumplir sus promesas más ambiciosas.

Al igual que Woodstock, gran parte de la fama perdurable del Concurso residía en quién estaba allí.

“El poder de 1922 está en el peso de los grandes nombres que lo lideraron y lo apoyaron, sobre todo Falla y un Lorca muy joven”, explica José Javier León, escritor y profesor, y autor de un libro de 2021 sobre el Concurso titulado Burlas y Veras del 22.

Salvado de la extinción

En cuanto a sus consecuencias positivas, el concierto de 1922 inspiró una serie de competencia por toda España, destacando el Concurso de Córdoba de 1956, y otros en Sevilla, Huelva y Madrid. El evento de Falla también logró descubrir nuevos talentos (incluida la leyenda del flamenco que se convertiría en El Caracol) y rescatar varios palos flamencos antiguos, entre los que destaca el martinette y liviana, casi seguro que se extinguirá.

READ  AOA Mina se recupera, su vida ya no corre peligro

“Creo que el Concurso ha sentado un precedente de concursos en la profesión que ha cambiado definitivamente la forma en que percibimos el flamenco y en cierta medida cómo lo disfrutamos”, dice la bailaora formada en la escuela Magdalena Mannion, salón de baile Amor de Dios en Madrid. . «¿Tuvo éxito en su intento de preservar la pureza del arte? No creo, creo que lo que hizo fue iniciar un proceso en el que cuantificar y comparar algo tan personal que debería ser difícil de juzgar por números».

Los observadores modernos de hoy en día se inclinan a cuestionar algunas de las suposiciones históricas de Falla y Lorca, particularmente que el flamenco en la década de 1920 era decadente y agonizante.

“El flamenco en sus orígenes fue una manifestación urbana”, dice León, “no rural y clandestina, como creían los impulsores del Concurso, no un producto artesanal de un aficionado, sino una disciplina artística compleja. Partieron el árbol flamenco en dos, en un lado cancion jonda con connotaciones sólo positivas, y por otro lado «flamenco» – derivado, adulterado y comercializado. Esta división fue perniciosa».