Grupo Radio Centro

Complete News World

El estudio advierte que las altas tasas de tuberculosis en las cárceles latinoamericanas son una “crisis de salud y derechos humanos”

Un estudio advierte que la alta incidencia de tuberculosis (tuberculosis) en las cárceles latinoamericanas está socavando los esfuerzos por controlar la enfermedad en la población, una “crisis de salud y derechos humanos”.

Según una investigación publicada enLa lanceta, Los casos de tuberculosis en las cárceles regionales aumentaron del 5% del total de casos notificados en 2011 al 11,1% en 2017. La población cautiva en América Central y del Sur representa el uno por ciento de la población total.

Los autores del estudio advirtieron que la crisis de salud y derechos humanos de la tuberculosis entre las PDL (personas que han perdido su independencia) y sus comunidades requiere una acción urgente y una atención continua de los Ministerios de Salud y Justicia y la comunidad médica mundial.

El problema es particularmente agudo en Venezuela y El Salvador. En Venezuela, en 2011, el 1,8 por ciento de los casos de tuberculosis se notificaron en las cárceles, pero en 2017 ese porcentaje se elevó al 15,5 por ciento.

En El Salvador, 225 casos de tuberculosis, el 11 por ciento del total, ocurrieron en las cárceles en 2011. Seis años después, se encontraron 1.889 casos, el 51,5 por ciento de todos los casos notificados, entre los reclusos.

El estudio encontró que tanto en América Central como en América del Sur, la incidencia de la enfermedad entre los presos fue más alta que la mejora en el control de la tuberculosis lograda entre la población general.

La alta incidencia de la enfermedad en las cárceles, más allá de los muros de la prisión, aumenta el riesgo de tuberculosis para los trabajadores penitenciarios y las familias de los reclusos, advierten los investigadores.

READ  Jet 2, EasyJet, Ryanair y Tui: consejos de viaje recientes del Reino Unido para España, Mallorca, Menorca y otras Islas Baleares

Catherine Walter, epidemióloga de la Universidad de Stanford en Estados Unidos, dijo:

Existe una creciente evidencia de que el encarcelamiento pone a las personas en mayor riesgo de contraer enfermedades y que este riesgo se está extendiendo a las comunidades vecinas. “

Las cárceles latinoamericanas – Walter las describe como “inhumanas” – están superpobladas y mal ventiladas, y los reclusos a menudo carecen de una salud y nutrición adecuadas, lo que proporciona investigación y las condiciones adecuadas para la propagación de infecciones.

“La forma más directa de reducir la incidencia de tuberculosis en las cárceles es reducir el número de personas encarceladas en estos sistemas, lo cual es muy riesgoso”, agregó Walter.

El estudio advierte que la resistencia a los medicamentos también puede ser un riesgo si no se controla la afección. Señala: “Si bien América Central y del Sur aún no se han visto afectadas por la tuberculosis resistente a los medicamentos en las cárceles, como es el caso en muchos países de Europa del Este, el camino actual requiere que la resistencia a los medicamentos también sea monitoreada de cerca”.

María Belén Herrero, socióloga y epidemióloga que no participó en la investigación, dijo que los aspectos más destacados eran “un problema real, una necesidad urgente de abordar la situación de la tuberculosis y el problema en las cárceles”.

Sin embargo, Herrero, investigador argentino de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), dijo que la tuberculosis era “un aspecto importante entre los internos, pero no explicaba la situación de la enfermedad en la región”.

La tuberculosis está “fuertemente determinada por el entorno social y las condiciones de vida y, a menudo, refleja todo esto como resultado de los eventos de tuberculosis en las cárceles, y este no es el origen del problema”, agregó Herro.

READ  Sorprendente pole para Stroll en la rara clasificación de Turquía

Zulma Ruda, coautora del estudio en la Universidad de Manitoba en Canadá y epidemióloga, cree que debemos entender que quienes están encarcelados para resolver el problema “no pueden hacer que la tuberculosis sea parte de su castigo”.

Dijo que era importante una mayor inversión en programas de tuberculosis, más voluntad política, apoyo financiero para la investigación y tratamientos eficaces contra la enfermedad, además de abordar el estigma asociado con la tuberculosis.

Numerosos estudios han sugerido que el estigma y la discriminación pueden convertirse en una barrera para la atención oportuna, la adherencia al tratamiento y los resultados exitosos. ”

Zulma Ruda, study cO-Teacher y epidemiólogo, Universidad de Manitoba