Grupo Radio Centro

Complete News World

El dúo sudafricano Harris y Klaasen se preparan para el Abierto de Australia

Lloyd Harris en acción en el Abierto de Australia. (Foto de Mackenzie Sweetnam/Getty Images)

lloyd harris y cuervo klaasen siguió sus victorias en el evento de dobles masculino del Abierto de Australia el sábado.

La dupla sudafricana triunfó por 6-4, 6-4 en la segunda ronda ante la dupla francesa Sadio Doumbia y Fabien Reboul.

Harris y Klaasen fueron mucho más hábiles y más rápidos el sábado en su victoria en dos sets.

Arrancaron su campaña de dobles masculino con victoria de 7-6 (7/5), 7-6 (11/9) por delante de Pedro Martínez (España) y Thiago Monteiro (Brasil).

Harris dijo que se sintió «mucho más renovado y mucho más vivo» en la cancha el sábado. «Pude jugar un mejor nivel de tenis».

También existía la sensación de que estaban «mejor conectados hoy» y «disfrutaban de las condiciones más rápidas» resultantes del clima más cálido y muy poco viento en Melbourne Park.

LEER | Lloyd Harris se retira en singles en el Abierto de Australia en la segunda ronda

Preguntado sobre su desempeño en el servicio en el partido del sábado. Harris respondió: «¡Yo tenía la consistencia pero Raven tenía el pop!»

El lema sudafricano es «toma un punto a la vez, compite y gana todos los puntos».

Con respecto a sus oponentes de tercera ronda, Marcel Granollers (España) y Horacio Zeballos (Argentina), el especialista en dobles Klaasen los conocía mejor que Harris.

«Vamos a salir, dar un buen espectáculo y quedarnos atrapados».

‘Rodando a vapor’

En una nota más ligera, se les preguntó a Harris y Klaasen qué animales serían en la cancha de tenis.

Klaasen respondió: «Definitivamente sería un zorro. Mi apodo de Lloyd es Foxy».

READ  Eslovenia vs Polonia: transmisión en vivo, actualizaciones de puntaje y cómo ver los cuartos de final del partido FIBA ​​​​EuroBasket | 13/09/2022

Harris agregó: «¡Soy más un búfalo del Cabo que se tropieza con todos!».

En cuanto al progreso del tren Harris-Klaasen, Harris lo resumió mejor: «¡Vamos a toda máquina!»