Grupo Radio Centro

Complete News World

El canario en la mina: agotamiento y resiliencia en tiempos de pandemia

La semana pasada tuvimos una interesante discusión en el 34 Congreso de Bioética coorganizado entre los Facultad de Medicina de la Universidad de Lleida y el Instituto Borja de Bioética de la Universidad Ramon Llull.

En mi presentación sobre Bioética y pandemia habló de la necesidad de cultivar y promover la resiliencia durante la pandemia, mientras @oyuguero comentó en un tweet del Dr. @GavinPrestonMD, que literalmente decía: «La medicina es la única profesión en la que cuando el canario muere en la mina de carbón, los líderes simplemente dicen: ¿por qué no podemos encontrar canarios más resistentes?«

¿Resiliencia vs burnout?

¿Resistencia para sobrevivir en condiciones estructurales insuficientes o inadecuadas?

O un poco más lejos, ¿la vocación ha servido para perpetuar condiciones de trabajo inaceptables?

Y es este caso, ¿Construir resiliencia perpetuaría unas condiciones laborales y profesionales inadecuadas?

Si algo ha demostrado ampliamente la La pandemia de Covid-19, es su capacidad para amplificar y enfatizar conflictos o problemas preexistentes., llevándolos a límites insospechados. Podríamos decir que una de las crisis que ha amplificado es la de las profesiones sanitarias.

Tres ejes para analizar la pandemia Covid-19

La pandemia nos golpeó con toda su dureza en marzo, nos puso a todos, a los profesionales de la salud, a toda la sociedad, en órbita y desde entonces no hemos tocado tierra firme. Creo que para analizar correctamente la pandemia, debemos centrarnos en tres ejes:

– Primero desde donde nos impacta la pandemia, es decir, cual era la situacion anterior

– Segundo, que elementos pueden ayudar a sobrevivir mientras orbitamos, con una trayectoria irregular y una situación de muy alta incertidumbre

– Y tercero, donde queremos estar cuando volvamos tocar el suelo. La pandemia no nos colocará donde empezamos, pero es fundamental saber hacia dónde queremos llegar.

Antes de la pandemia, no podemos olvidar que el campo de la salud ya estaba en crisis. Las cifras de agotamiento de profesionales quemadosFue muy alto. Dependiendo del campo o especialidad, las cifras de agotamiento oscilaban (antes de Covid-19) entre el 20 y el 80 por ciento y, en el mejor de los escenarios, 1 de cada 5 profesionales sanitarios sufrió quemaduras.

El Burnout había sido definido como una crisis de salud oculta, y se reconoció por su alto costo, no solo a nivel personal en los profesionales, con un mayor riesgo para la salud, tanto física como mentalmente (si todavía pensamos que se pueden diferenciar), pero también a nivel de calidad de la atención a los pacientes.

El concepto de Burnout es relativamente nuevo, descrito en la década de 1960 por Freudenberger y luego conceptualizado por Christina Maslach que desarrolla el conocido cuestionario Inventario de desgaste de Maslach (MBI). Los ejes del síndrome son tres:

– Fatiga emocional o agotamiento mental

– Despersonalización

– Disminución del desempeño con percepción de ineficiencia laboral

A finales de 2019, Danille Ofri, en Medicina Académica Estaba hablando acerca de ‘El pacto‘, el pacto o la alianza, en relación con compromiso de los médicos con sus pacientes, pero también se refirió al compromiso de la profesión con sus profesionales: “¿Resiliencia? Los médicos que veo se encuentran entre las personas más duras que existen. Que logren seguir adelante en este sistema desgarrador, en su mayoría se las arreglan para cuidar bien a sus pacientes y no salir en masa, ¡eso es resiliencia! … la desesperación que veo entre nuestros colegas hoy es más que agotamientoEs una traición a la confianza que le dimos a nuestra propia profesión ”.

El agotamiento debe considerarse un problema del sistema de salud

Cifras tan elevadas de este trastorno ya deberían habernos alertado de que el burnout era un problema más profundo y más amplio que las dificultades individuales para adaptarse a las exigencias profesionales; de hecho, debería considerarse más un problema del sistema que un problema personal.

Y seguramente este conflicto está relacionado de alguna manera con las profesiones de la salud no habían completado su transición al siglo XXI y arrastramos una brecha (más bien abismo) entre contrato social implícito (lo que la sociedad y los sistemas sanitarios esperan de las profesiones sanitarias) y contrato social explícito (condiciones laborales y contractuales para cumplir el contrato implícito).

El alcalde, en un editorial en BMJ, nos marcó el camino a seguir para saber hacia dónde ir. Comentó que el agotamiento era «un problema a nivel del sistema que requiere una respuesta a nivel del sistema”, Detectando los aspectos tóxicos de la profesión médica que provocan y mantienen el agotamiento, promoviendo la liderazgo clínico y una cultura organizacional solidaria, considerando la el bienestar de los profesionales como parte central de la atención centrada en el paciente, ya que afecta claramente a la atención del paciente y reconoce la bienestar de los profesionales como indicador de calidad para todos los sistemas de salud.

Ante la pandemia de Covid-19, debemos ser resilientes, no solo los profesionales de la salud

Pero en el medio viene la pandemia, acentuando los conflictos preexistentes y creando otros nuevos… y tendremos que sobrevivir. Aquí es donde para mí está importante introducir el concepto de resiliencia. El Burnout puede ser, como comentó Lemaire, una respuesta a unas condiciones profesionales totalmente inadecuadas que hay que repensar, pero la resiliencia será necesaria y fundamental para sobrevivir. no solo en los baños sino en la población en general.

Rosenberg, oncólogo pediatra, en su artículo ‘Cultivar la resiliencia deliberada durante la pandemia de la enfermedad por coronavirus de 2019‘analiza lo que ha aprendido sobre la resiliencia en su campo profesional, cómo algunas familias después de pasar por un proceso de enfermedad grave o muerte de sus hijos quedan devastadas y otras sufren una transformación.

La resiliencia es la proceso de adaptación ante la adversidad, trauma, tragedia, amenazas o fuentes importantes de estrés, este proceso permitirá superarlo e integrarlo adecuadamente. Nos recuerda que la resiliencia no es un rasgo de personalidad o una cualidad personal, sino un proceso activo, complicado, contextual y promocionable, que requiere un esfuerzo deliberado y como tal, acciones deliberadas y activación de estrategias resilientes.

Rosenberg identifica tres tipos de recursos resilientes:

– YOndividuales, que serían características individuales y habilidades personales, que sería importante identificar y activar

Comunidad, que incluiría todos los apoyos sociales, tanto formales como informales, fomentando un sentido de conexión

Existencial, que daría el sentido y propósito

Aconsejo una lectura tranquila del artículo.

Víctor Frankl, el llamado psiquiatra de los sentidos, después de su experiencia en el campo de exterminio de Auschwitz y luego de perderlo todo, incluida su familia, comentó “tienes que sobrevivir antes de volver a vivir”.

¿Resiliencia versus luchar contra las condiciones que generan el agotamiento? Ambos no son una dicotomía. Ambos serán imprescindibles y necesarios, para poder hacer frente a las situaciones y momentos excepcionales que nos toca vivir. Pero principalmente pensando y liderando hacia donde queremos llegar, como profesión sanitaria, y cómo queremos posicionarnos cuando volvamos a tocar tierra. Debido a que este movimiento no se va a dar de forma espontánea, requiere tener un camino claro y un liderazgo. alcanzar.

READ  SICOM destina 14 millones de pesos para mejorar unidad médica en Salamanca