Grupo Radio Centro

Complete News World

Efectos de la reforma laboral: 62% de los CDI firmados hasta octubre no generaron empleo real

En los primeros diez meses de 2022, las altas de trabajadores con contrato indefinido sumaron 2,6 millones de personas. Para ello se han tenido que firmar 5,95 millones de contratos, lo que significa que casi 3,7 millones de ellos, o el 62%, han “desaparecido” sin traducirse en nuevos puestos de trabajo estables. Esta brecha, además, se está ampliando intensamente: se amplió en medio millón sólo en el último mes.

El diario El Economista explica que si bien esta comparación es cuestionable, porque mezcla el cálculo de la escolaridad media con el del registro de contratos, es el que utiliza el Ministerio del Trabajo para elogiar la calidad del empleo permanente creado por sus reformas.

Su argumento es que la tasa de «contratos falsos» es mucho menor que en años anteriores. Y es cierto: en 2022 se necesitan 2,6 contratos para crear un contrato indefinido, mientras que hace un año eran 4,7.

Sin embargo, este análisis omite que el número real de personas que firman un CDI se ha disparado con la reforma, por lo que el número de los que ven que su trabajo no “pega” también es mucho mayor: ha aumentado un 181% respecto a 2021. .

Los expertos no dejan de ver en esta evolución la consecuencia de que la reforma haya incrementado el número de contratos indefinidos, especialmente al suprimir los contratos temporales de trabajo y de servicios. Pero ello sin complementarlo con otras medidas para promover la estabilidad laboral en un país cuyas empresas dependen históricamente de la estacionalidad.

Esta situación explica que el indiscutible récord de contratos indefinidos se apoye en un aumento de los contratos menos cualitativos en términos de remuneración y estabilidad, como los contratos indefinidos. Los contratos indefinidos ordinarios a tiempo completo descienden 30 puntos respecto a los datos de 2019.

READ  Juez español encuentra "pruebas suficientes" para juzgar a Shakira por evasión fiscal | Economía y negocios

Volviendo al índice de calidad del empleo cuestionado por el ejecutivo, para crear un empleo ordinario permanente a tiempo completo, hace un año se iba a firmar el 2.2. Para un trabajo a tiempo parcial se requería 2,6. Pero en el caso de empleo fijo discontinuo, la proporción es de 3,2. En otras palabras, sólo un tercio de estos contratos resultó en un aumento real del empleo.