Grupo Radio Centro

Complete News World

Campeón de baloncesto en silla de ruedas inspira a otros con entrenamientos cerrados

El Telégrafo

Los países de la UE dicen a Reino Unido que no pueden garantizar la extradición de los delincuentes tras el Brexit

Veinte estados de la Unión Europea se niegan a garantizar que los delincuentes que se cree que son ciudadanos de su país puedan ser extraditados al Reino Unido. Diez países de la UE se han negado categóricamente a permitir tales extradiciones, dos solo lo harán si el presunto criminal está de acuerdo y ocho han agregado otras restricciones. El desarrollo ha aparecido en documentos publicados recientemente desde Bruselas y refleja el hecho de que Brexit significa que el Reino Unido ya no es parte de la orden de arresto europea. La configuración actual compromete potencialmente la capacidad de los europeos sospechosos de cometer delitos en el Reino Unido para ser llevados ante la justicia después de huir al continente. Los abogados han advertido que también podría mantener artificialmente alta la población carcelaria, ya que los jueces pueden ser reacios a otorgar una fianza por temor a que los sospechosos europeos abandonen el país y no regresen. La posición de cada uno de los 27 estados miembros de la UE sobre la extradición y el Reino Unido fue manchada en una nota de notificación de la UE emitida el 6 de abril. Según la orden de detención europea, los presuntos delincuentes podrían ser extraditados fácilmente dentro del bloque. Pero ahora que Gran Bretaña está fuera de la UE, los estados miembros individuales pueden decidir su posición. Diez estados miembros de la UE han dicho que no entregarán ciudadanos sospechosos de delitos al Reino Unido: Alemania, Grecia, Francia, Croacia, Letonia, Polonia, Eslovenia, Eslovaquia, Finlandia y Suecia. Otros dos, la República Checa y Austria, solo lo harán si el sospechoso está de acuerdo. Otros ocho países tienen restricciones, como las penas de prisión cumplidas en su país de origen. Solo los otros siete Estados miembros de la UE están de acuerdo en general en la reciprocidad con el Reino Unido: Bélgica, Irlanda, España, Italia, Bulgaria, Chipre y Malta. Esto significa que existe un desequilibrio dado el deseo del Reino Unido de extraditar a los británicos sospechosos de cometer delitos en países de la UE. Edward Grange, socio de los abogados de Corker Binning, dijo: “El Reino Unido continuará extraditando a sus propios ciudadanos ya que no ha dado ninguna notificación de que se aplicará la prohibición de nacionalidad. “De hecho, esta posición continúa el enfoque de larga data del Reino Unido de que la nacionalidad de un individuo por sí sola no debe evitar la extradición”. Un portavoz del Ministerio del Interior dijo: “El Reino Unido ha firmado un acuerdo de seguridad integral con la UE, que incluye acuerdos de extradición simplificados. “Algunos estados miembros de la UE han impuesto prohibiciones constitucionales sobre la extradición de sus propios nacionales a terceros países, por lo que hemos negociado un acuerdo específico que permite a los infractores enfrentarse a la justicia de otra manera, incluso cuando un país no extradita. su propio nacional. “La política del Reino Unido desde hace mucho tiempo es no distinguir entre ciudadanos del Reino Unido y otros en los procedimientos de extradición para garantizar que las personas puedan ser llevadas ante la justicia. En otro desarrollo, la Comisión Europea ha dicho a los estados miembros de la UE que se opone a la solicitud del Reino Unido de adherirse a la Convención de Lugano. La convención es un tratado que decide cuál es el tribunal competente para las disputas civiles y comerciales transfronterizas y garantiza que las sentencias se ejecuten a través de las fronteras.

READ  Christian Giménez y su cuenta pendiente con América