Grupo Radio Centro

Complete News World

Buenos Aires Times Histórico río Paran: ¿ciclo natural o cambio climático?

El Parán, el décimo lecho de río más grande del mundo, ha caído a su nivel más bajo en más de medio siglo; sigue siendo un misterio si las causas responden al ciclo natural oa los inciertos efectos a largo plazo del cambio climático.

Junto al Amazonas en América del Sur, el Paraná ha ido disminuyendo de tamaño desde 2019 y no se ha visto desde 1940 a una profundidad mínima. Los expertos dudan de que se recupere el entusiasmo que fue el principal camino de la integración del Mercosur. Temporada de lluvias en diciembre.

El descenso de los últimos meses ha sido tan severo que la navegación mercante, la energía hidroeléctrica, la pesca, el turismo y el suministro de agua para uso doméstico y riego y su relieve geográfico han modificado el agua y el cauce del río. Nadie será permanente sin ropa.

Los expertos no saben si esto es parte de un ciclo natural o el resultado del cambio climático.

Importante

El Parana Khurana está conectado a los arroyos subterráneos del nivel freático: es una de las reservas de agua dulce más grandes del planeta. El río de 4.000 kilómetros (2.500 millas) conecta las principales ciudades de América del Sur, mientras que sus sedimentos se alimentan de las fértiles llanuras de Argentina.

“El Parané es el humedal más extenso del país, de alta biodiversidad y de inmensa importancia social y productiva en Argentina”, dijo a la AFP el geólogo Carlos Ramonel, profesor de la Universidad Nacional del Litoral.

Aunque la rama principal fluye, “sólo entre el 10 y el 20 por ciento [of its tributaries] Se necesita agua y el resto está seco ”, señaló.

READ  Emilio Lozoya será extraditado a México mañana

“Las represas brasileñas, la deforestación y el cambio climático se han citado como causas, pero desde un punto de vista científico, no estamos en condiciones de decir. No hay suficiente lluvia, pero ¿qué la provocó?” Pregunta Ramonel.

Nacido en Brasil, fluye por el río Paraguay y desemboca en el Atlántico vía Argentina, cuyo territorio es importante para las exportaciones a Bolivia y Paraguay.

Juan Carlos Muñoz, director de Armadore Fuels, una naviera paraguaya, dijo: “Desde abril no navegamos en el Paraná, transportando carga al río Paraguay.

Cerca de 4.000 kayaks, 350 remolcadores y 100 portacontenedores esperan a que el río crezca.

La extraordinaria apertura de embalses en Brasil en mayo pasado despejó el río abajo de cientos de embarcaciones paraguayas, pero los continuos bajos niveles de agua no lo permitieron.

Bolivia también ha afectado las exportaciones de soja y las importaciones de diesel.

‘Un proceso’

Fluye a un promedio de 17.000 metros cúbicos por segundo, pero es tan bajo como 6.200 m3 / s, el nivel más bajo jamás registrado en 1944 con 5.800m3 / s.

Ha reducido a la mitad la generación de energía en la represa gemela de Yazirete (en la frontera entre Argentina y Paraguay), que suministra el 14 por ciento de la electricidad de Argentina.

“La razón está en la naturaleza. Es un proceso. El año pasado pensamos que bajaríamos pero este año empeoró”, dijo Marcelo Cardinali, ingeniero ejecutivo de Yazirette, que junto a Itaipe (compartida entre Brasil y Paraguay), construye dos enormes complejos hidroeléctricos sobre 50 presas.

El nivel por debajo del río ha afectado la reproducción de los peces, impidiendo que los animales dejen sus huevos en estanques y arroyos para que se separen de la arena principal.

READ  Este es el elenco de 'La Mexicana y el Guero' donde Itatí Cantoral volverá a brillar

“El exceso de sal en el agua debe sumarse al estrés causado por el sistema biológico por esa fragmentación”, explica Ramonel.

Los niveles más bajos del río han traído la basura a la superficie, mientras que el ganado local ha eliminado las malas hierbas y ahora están creciendo donde solían estar los estanques.

“En los niveles bajos del río, los químicos tóxicos como el mercurio y el plomo cristalizan en el suelo de la orilla. Cuando el agua suba de nuevo, los peces chupadores de lodo morirán. Veremos un gran impacto”, dijo Ana Birgas. La ciudad de Coriandus es famosa como destino turístico de koya, pesca amateur, pero ahora con visitantes.

La veda de pesca de fin de semana busca proteger cerca de 200 especies en el río.

“Desde que construyeron las represas, el río ha cambiado mucho”, comentó Raman Akuna, un pescador de tercera generación de su familia.

Entre las anguilas de las sombras que alguna vez fueron abundantes, su padre tomó la base de la pirámide de peces de Paraná del agua, dejando solo un recuerdo.

“No podemos negar que el nivel debajo del río es solo una variación natural”, dice Ramonell, quien citó ciclos similares hace un siglo cuando no había represas, deforestación ni calentamiento global.

A quién culpar o anticipar el futuro no es la respuesta en este momento.

Noticias relacionadas

Magali Cervantes, Sonia Ávalos y Hugo Olazar, AFP