Grupo Radio Centro

Complete News World

Ayuda de México está disponible para estadounidenses que quieran abortar

Ciudad de México (AFP) – Ante los altos costos médicos y la presión para reconsiderar, una madre soltera que vive en California ayudó a realizar abortos con activistas al otro lado de la frontera en México.

“Tenemos que estar en un país libre, se puede fumar marihuana, pero el aborto sigue estando algo prohibido”, dijo, poco antes de que la Corte Suprema de Estados Unidos fallara a favor de la práctica a nivel nacional. .

La mujer, de ascendencia mexicana, cree que ahora el aborto será difícil, aunque los estados liberales de la costa oeste de California, Oregón y Washington se han comprometido conjuntamente a proteger el derecho al aborto.

El fallo de la Corte Suprema el viernes para derogar el derecho al aborto en todo el país otorga a los 50 estados la libertad de bloquear la práctica, y se espera que más de la mitad lo haga de una forma u otra.

Previo al fallo, una madre de tres hijos que trabaja en un restaurante de San Diego dijo que acceder a un aborto seguro en Estados Unidos ya era «complicado si no tenías el dinero».

Inicialmente acudió a dos clínicas en Estados Unidos, pero el costo práctico de ambas era de unos 1.000 dólares, que no podía pagar.

En un centro con afiliaciones religiosas, no la desanimaron de realizar abortos.

«Me dijeron que había otras formas de darlo en adopción. Pero estaba segura, era pesimista», dijo a la AFP por teléfono, explicando que estaba embarazada porque los métodos anticonceptivos habían fallado.

‘Gran revés’

La mujer se enteró a través de una amiga de Colectiva Bloodys, una ONG con sede en Tijuana, al sur de San Diego, que forma parte de una red transfronteriza que brinda asistencia gratuita a mujeres en Estados Unidos que no tienen acceso al aborto.

READ  YouTube sufrió una caída mundial que afectó a millones de usuarios

«Me sorprendió que me ayudaran a salir de México. Pensé que éramos tan generosos aquí», dijo.

«Todo se movió allí muy rápido. En un día dijeron ‘aquí está la solución'», dijo la mujer.

Le enviaron una combinación de medicamentos que interrumpen el embarazo al encoger el útero, lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera seguro principalmente hasta las 12 semanas de gestación.

Manifestantes exigen que se despenalice el aborto en el Día Internacional del Aborto Seguro en la Ciudad de México en septiembre de 2021 Alfredo Estrella AFP / Archivo

La ONG respondió rápidamente a cualquier pregunta de seguimiento y «siempre me apoyó», agregó.

Colectiva Bloodys ha estado enviando estos tratamientos durante años a estados estadounidenses de tendencia conservadora como Oklahoma, Texas y Georgia. Crystal Pérez Lira, una de sus integrantes, también dijo que espera más demandas tras el fallo de la Corte Suprema.

«Es muy desafortunado, un revés grande, pero tenemos la energía y la voluntad», dijo Pérez Lira.

Activistas mexicanas ya se han preguntado por el interés de las mujeres en Estados Unidos en la red transfronteriza lanzada en enero ante las barreras para acceder a abortos seguros.

“Hasta mayo, hemos ayudado a 200 mujeres que enviaron 1.000 medicamentos a través de la frontera. No esperábamos ese número”, dijo Verónica Cruz, fundadora de Los Libres, uno de los 30 grupos de la red.

Restricciones financieras

Los activistas esperaban que principalmente personas latinas buscaran su ayuda, pero también se les acercaron personas que no hablan español.

“La mayoría de las personas regresan a nosotros por razones financieras. Hay medicamentos que cuestan alrededor de $ 600 o tienen que esperar semanas para obtenerlos de las compañías. Los damos gratis”, dijo Cruise.

READ  Una caravana de migrantes reciente se rompió después de 2 días en México

Algunas mujeres que buscan ayuda en México se resisten a acudir a una clínica en Estados Unidos porque no cuentan con los documentos migratorios necesarios.

“No invadimos su privacidad. No cuestionamos su estatus legal ni su nacionalidad”, dijo Pérez Lira.

Contrariamente a los fallos de los Estados Unidos, la Corte Suprema de Justicia de México declaró el año pasado inconstitucionales las leyes de aborto, reconociendo la práctica en los países conservadores de América Latina.

En la Ciudad de México en 2007, donde el aborto era un delito y la atención era gratuita sin importar el lugar de residencia, las autoridades prometieron apoyar a las mujeres de Estados Unidos tras un fallo judicial.

«Su regreso a un país donde se reconocen estos derechos es verdaderamente reaccionario, trágico e indignante. Estaremos listos para ayudar», dijo a la AFP Oliva López Arelano, secretaria de salud de la ciudad.

«Tenemos capacidad para unos 25.000 despidos legales al año, y ahora somos la mitad de eso», dijo.

Uno de cada 10 de los 247.000 abortos realizados en la ciudad en los últimos 15 años son de inmigrantes a Estados Unidos, la mayoría centroamericanas, agregó.

Además de la Ciudad de México, ocho de los 32 estados de México son inocentes del aborto.