Grupo Radio Centro

Complete News World

Atención integral al paciente con cáncer de riñón

Marcela Moreno Wilches
Noticias de la Agencia Latina de Medicina y Salud Pública

Todos los tratamientos oncológicos pueden implicar no solo cambios físicos para el paciente, sino también cambios emocionales, y como en otras condiciones médicas, no todos los pacientes reaccionan igual a los mismos tratamientos, por lo que es necesario un control multidisciplinar `para brindar la mejor calidad de vida posible.

Cuando un paciente es diagnosticado y se prepara para recibir tratamiento, es común que sienta miedo, ya que no conoce en detalle los tratamientos a los que va a acceder y sus efectos secundarios, por lo que es fundamental que cuente con el apoyo de un equipo médico y familiares.

Hacer frente a los efectos secundarios

Su especialista lo guiará a través del proceso para elegir el mejor tratamiento enfocado en atacar y ralentizar el crecimiento de las células cancerosas, sin embargo, es posible que note cambios en su salud física según la etapa del cáncer, la duración y la dosis del tratamiento, y su salud general.

Es fundamental que establezcas una buena comunicación con tu equipo médico para que les puedas informar cómo te sientes y así recibir apoyo, un método que es muy efectivo es registrar los cambios que notas en tu cuerpo para ver si el tratamiento que estás recibiendo está logrando los efectos esperados.

Para los pacientes que se han sometido a cirugía, es importante que continúen su tratamiento con medicamentos integrales que puedan ayudar a mejorar el pronóstico y que sigan las recomendaciones del especialista, tanto en la adherencia a los tratamientos que previenen la reaparición de células cancerosas como en cuestiones de nutrición. son esenciales para la mejora y estabilidad de la salud del paciente.

READ  Ejercicio y discapacidad

El cuidado de un familiar con cáncer de riñón

El acompañamiento de familiares y amigos cercanos es clave para que el paciente pueda sentirse acompañado durante el proceso de diagnóstico y tratamiento.

Los cuidadores pueden brindar acompañamiento a las citas médicas y asegurarse de que se cumplan las dosis e ingestas de medicamentos o la asistencia puntual a tratamientos rigurosos, a fin de evitar que el cáncer esté solo en los riñones y se disemine a otras partes del cuerpo o que los tumores que son pequeños en la primera instancia puede aumentar de tamaño.

Los pacientes con este tipo de cáncer tienen hoy en día medicamentos eficaces para apoyar al sistema inmunológico en su lucha por destruir las células cancerosas.