Grupo Radio Centro

Complete News World

Ang Greth Fleischer, de 69 años, nunca olvidará el día en que vio por primera vez a su marido. Eso fue hace 60 años

Snap, snap, mocos, luego estaban las citas. Aquí hay algunas historias sobre cómo se usó, una vez más.

Publicado por: Publicado por:

Érase una vez, en un mundo que ahora parecía estar muy lejano, alguien tenía que atravesar la puerta para encontrar el amor. Las aventuras románticas no comienzan con subtítulos o Tinder, sino con un viaje a la oficina, bar o tienda. Las personas realmente aventureras pueden escribir un anuncio privado o lanzarse a una cita a ciegas. Pero para la mayoría de la gente, la elección fue fácil: Maker se encontró cara a cara.

Luego vino Internet. Las citas digitales han pasado de la exclusión a la ley. En 1995, solo el 2% de las parejas transgénero en los Estados Unidos se conocían en línea, y en 2017, 4 de cada 10 parejas lo tenían, según un estudio de la Universidad de Stanford. No se dieron más reuniones físicas el año pasado. La oficina en casa no está llena de socios potenciales, los grifos están cerrados, ¿cuántas personas pueden encontrar el amor a primera vista con una máscara azul de médico?

Así que recuerda cómo puede ser. Estas son las historias de una pareja que se conoció allí.

Sobre la vergüenza. Sonrisa insegura. Chispa accidental (?) De una mano giratoria. Una mirada que dice más de mil emojis.

Érase una vez, este fue otro hermoso día cuando el virus se soltó. Cuando se desata el deseo reprimido de una epidemia y los noruegos acuden en masa al lanzamiento de primavera y se preparan para nuevas aventuras.