Usted se imaginará el cóctel explosivo de corrupción que podía darse en un lugar donde concurrían Javier Duarte y Rosario Robles.

Comentarios