Vidrios rotos y destrozos en restaurantes y monumentos, fue el saldo que dejó la marcha por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

Comentarios