Mi maestro fue Taibo, pero mi padre profesional fue Emilio Azcárraga, un hombre que me tuvo una confianza gigantesca, asegura el periodistas Ricardo Rocha.

Comentarios