Las empresas fantasma están constituidas ante notario, tienen domicilio fiscal y RFC, lo que es inexistente son los servicios que proporcionan o los bienes que venden, asegura Luis Pérez de Acha, abogado experto en derecho fiscal.

Comentarios