Veo gente acostumbrada o deseosa de ver sangre en las calles, que le gusta la mano dura y que ha estado detrás de ella, al ver los tuits de Felipe Calderón y su esposa lo que vemos es ese patrón sanguinario de conducta, asegura Monero Rapé.

Comentarios