Más de 450 mil consumidores alemanes reclaman una reparación por sus vehículos diésel trucados, cuatro años después del estallido del ‘dieselgate’.
La primera audiencia de este juicio que se escalonará a lo largo de varios años, empezó en el tribunal regional de Brunswick.
La asociación de consumidores VZBV, acusa al grupo automovilístico de haber perjudicado deliberadamente a sus clientes al instalar un dispositivo que hace que el vehículo parezca menos contaminante de lo que es en realidad.
Los jueces deberán determinar si Volkswagen «provocó un prejuicio» y «actuó de manera contraria a la ética».
Pero aunque la sentencia sea desfavorable a Volkswagen, no implicará un reembolso directo, sino que cada consumidor registrado deberá reivindicar sus derechos de forma individual.
El examen de esta acción colectiva durará al menos hasta 2023, debido a la posibilidad de una apelación. La segunda audiencia está prevista el 18 de noviembre.
Recordemos que el escándalo estalló en 2015, cuando Volkswagen reconoció haber equipado 11 millones de vehículos con dispositivos para trucar los resultados.
 

Redacción Radio Centro

Foto: @volkswagen [1] 

[1] https://twitter.com/volkswagen

Compartir

Comentarios