El elegante vehículo volador que opera con electricidad generada con hidrógeno, algún día servirá como taxi, transporte de carga y ambulancia, pero para que ello pase, los expertos dicen que deberá superar una serie de obstáculos regulatorios antes de ser aprobado para despegar en el futuro.
Con seis rotores en el techo y asientos para cinco personas, un modelo para pasajeros del Skai, parece una cruza de dron grande con una lujosa camioneta todoterreno.
El vehículo de la compañía Alakai Technologies, despega y aterriza como un dron, es decir, verticalmente, y es uno de varios autos voladores eléctricos que ya se producen, incluidos prototipos de Boeing y Airbus. Skai utiliza celdas de combustible de hidrógeno muy ligeras, lo que le da capacidad de cargar 454 kilogramos de peso.
Alakai planea hacer un vuelo de prueba cerca de su sede en Massachusetts. Sería operado por un piloto a bordo utilizando un par de palancas de mando, pero existe la tecnología para que con el tiempo vuele remota e incluso autónomamente.
Vehículos parecidos a drones, como el Skai, primero deben demostrar sus buenas condiciones para el vuelo, como cualquier avión, y después de eso, obtener la certificación comercial.
 

Redacción Radio Centro Noticias

Foto: AP

Comentarios