Al escanear más de mil cráneos de personas de 18 a 86 años, investigadores de la Universidad de la Costa del Sol en Australia descubrieron que las personas se encorvan tanto tiempo para ver sus pantallas que desarrollan «protuberancias occipitales externas» en la base del cráneo.
La comunidad científica detectó que el crecimiento se da mucho más rápido de lo esperado y sobre todo en jóvenes de 18 a 30 años.
Una cabeza promedio pesa unos 5 kilos y el esfuerzo prolongado llevaría al cuerpo a construir un hueso nuevo para aumentar el área de superficie que sostiene esta masa, y así ayudar al cráneo a lidiar con el estrés adicional, explicaron los especialistas.
Es decir, esta carga mecánica repetitiva y sostenida conduce a la adaptación de los tendones y los tejidos conectivos.
En promedio, las personas pasan entre dos y cuatro horas diarias con la cabeza inclinada mirando el celular, dando lugar al llamado «cuello de texto».
Si en la parte posterior de tu cabeza, justo por encima del cuello, sientes un pequeño bulto óseo, es posible que tu cuerpo haya respondido al mal uso de teléfonos, computadoras y tablets, y haya generado nuevas capas de hueso.
Redacción Radio Centro
Foto: utelesup.edu.pe

Compartir

Comentarios