La empresa Le Bras Freres, encargada de los trabajos de renovación en la Catedral de Notre Dame, reveló que algunos empleados fumaban en la obra, pese a que estaba prohibido.

Marc Eskenazi, portavoz de la empresa que estaba encargada del montaje de los andamios en el techo del recinto religioso, afirmó que los empleados ya notificaron a la policía francesa sobre este error.
La compañía tuvo que enfrentar las críticas luego de que el semanario satírico Le Canard enchainé, publicó este miércoles que la policía habría encontrado siete colillas de cigarrillos cerca de los andamios.
Sin embargo, Eskenazi negó que una colilla mal apagada haya provocado el incendio que arrasó parte del techo de la catedral gótica y derrumbó su emblemática aguja.

Sostuvo que los trabajadores serán declarados responsables hasta que concluyan las investigaciones correspondientes.

Los primeros indicios señalan que el fuego se originó accidentalmente, probablemente por un cortocircuito, pero los expertos deberán estudiar minuciosamente todos los restos calcinados en busca de pruebas para determinar exactamente las causas.
La catedral de Notre Dame es el monumento histórico más visitado de Europa, con entre 12 y 14 millones de turistas anuales.

Redacción Radio Centro Noticias

Foto: Archivo RCN

Comentarios