La subasta de joyas decomisadas al crimen organizado realizada este domingo se quedó muy por debajo de la recaudación de 30 millones de pesos, monto previsto por el presidente Andrés Manuel López Obrador.
En la junta de postores, realizada en el Centro Cultural los Pinos, se vendieron 110 de los 148 lotes ofertados.
De acuerdo al Servicio de Administración y Enajenación de Bienes, el monto obtenido fue de 10.3 millones de pesos, ya que las piezas de mayor valor quedaron desiertas.
Considerada la joya de la corona de esta subasta, el reloj Piaget para caballero, de oro de 18 kilates con más de 160 diamantes de diferentes cortes, con un valor de 2 millones 953 mil pesos, se declaró desierta.
La pieza más cara se compró en un millón 20 mil pesos, corresponde a un reloj para caballero Patek Phillippe Geneve en oro blanco de 18 kilates, edición limitada. Su precio de salida fue de 843 mil 800 pesos.
Entre las joyas más excéntricas, Carlos González, joven joyero, se llevó el reloj fabricado con piezas del Titánic.
Las que no se vendieron, fueron piezas con grabados singulares, como el reloj con hojas de mariguana en la carátula o dijes con las imágenes con San Judas Tadeo y símbolos religiosos.
Al concluir la tercera subasta realizada con sentido social, el titular del SAE, Ricardo Rodríguez, aseguró que ésta resultó un éxito, aun cuando no se vendieron las piezas con mayor valor.
La recaudado se destinará a comunidades pobres de la sierra de Michoacán.
Con información de Gabriel Díaz

Imagen TW SAE

 

Comentarios