A 12 semanas del movimiento “Chalecos Amarillos”, miles de personas volvieron a las calles de Francia para denunciar la violencia policial que se vive en las protestas, así como del uso de balas de goma, que han lesionado a los manifestantes.
La denuncia se enfocó a los manifestantes heridos desde el 17 de noviembre, fecha en que dieron inicio las protestas sociales en contra del gobierno del presidente Emmanuel Macron.
Los manifestantes denunciaron el uso de LBD y exigieron la prohibición de granadas y lanzadores de balines; aclamando a Jerome Rodrigues, uno de los participantes que sufrió graves lesiones en un ojo a causa de un balín de goma, y se convirtió en emblema de los heridos.
Los enfrentamientos se extendieron en la Plaza de la República, donde los manifestantes incendiaron material urbano y la policía detuvo a varios de ellos; además, algunos heridos por proyectiles de caucho fueron trasladados al hospital.
De acuerdo con los informes de la policía parisina, alrededor de 10 mil personas participaron en la manifestación.
Redacción: Radio Centro Noticias
Foto: AP

Comentarios